[R-P] Una respuesta jurídica a los Sarlos boys

Díaz César Luis tatodiaz60 en yahoo.com.ar
Dom Feb 26 08:44:00 MST 2012


F. Salvioli es un funcionario de la NU en la actualidad. También es prof. de 
la facultad y fue director del Colegio Nacional de la UNLP.

tATO



******



Fabián Salvioli

He leído cuidadosamente el documento sobre Malvinas "una visión alternativa" 
escrito por un grupo de intelectuales de nuestro país. Independientemente de 
compartir ciertos diagnósticos, no puedo sino estar muy en desacuerdo, por 
las razones que siguen: El documento parte de la idea de que ha sido el 
principio de autodeterminación el que ha fundado el país. nada más lejano a 
eso; la autodeterminación de los pueblos es simplemente enunciado recién en 
la Carta de Naciones Unidas (1945) en lo relativo a los propósitos, y se 
consagra como principio a partir de la Resolución 1514 de la Asamblea 
General de Naciones Unidas, en 1960 y precisamente para poner fin a 
situaciones de dominación colonial. El documento ignora que la propia 
Resolución 1514 señala como una excepción al principio de autodeterminación 
de los pueblos, el principio de integridad territorial; y omite señalar que 
la integridad territorial fue violada por la fuerza en 1833, cuando el Reino 
Unido ocupó las islas de manera violenta. Se habla en el documento de las 
consecuencias de la derrota militar de la disparatada acción de la 
dictadura: nunca esas consecuencias se dan en el plano de la soberanía; la 
victoria militar no da derechos políticos para fijar límites o decidir 
soberanía, tal como ha sido establecido precisamente a partir de la doctrina 
Varela luego de la infausta guerra del Paraguay. Avalar derechos a partir de 
resultados militares puede alentar intervenciones en otros lugares, 
imposición de la fuerza, traslado de población y, finalmente, consagración 
de derechos medio o un siglo después. Se indica que en honor a los tratados 
de derechos humanos los malvinenses deben ser reconocidos como sujetos de 
derechos, como si no se diera esa situación: nunca la República Argentina ha 
impuesto a los malvinenses una nacionalidad - pueden mantener la británica 
si lo desean -; nunca se ha señalado que no podrán tener sus propiedades, ni 
dejar de desarrollar actividades comerciales, ni cambiar su modo de vida. La 
discusión es solamente (y nada menos) de soberanía territorial entre 
Estados, no de derechos individuales; en cuanto a lo colectivo: hay 
diferencias substanciales entre "pueblo" y "población" en derecho 
internacional; esa visión no es unilateral de la República Argentina, sino 
generalizada. Se señala que reenviar la situación a dos siglos atrás (antes 
de nuestra unidad nacional y cuando la Patagonia no era Argentina), "abre 
una caja de Pandora que no conduce a la paz". Este argumento directamente 
roza la ridiculez: ignora todos los tratados de límites y acuerdos desde 
1881 con Chile, el tratado del Beagle (1984), y el arbitraje de Laguna del 
Desierto (1994), señalar que plantear la devolución de Malvinas a la 
República Argentina genera inestabilidad de las fronteras es una 
argumentación que no resiste el menos análisis. Se señala que la posición 
argentina es contradictoria por buscar abrir el diálogo y a la vez sostener 
que la soberanía no es negociable. ¿cómo creen que China negoció Hong Kong? 
Precisamente la negociación ha de tener base en las Resoluciones 2065 y 
siguientes, aprobadas por la Asamblea General de la ONU. No necesito aclarar 
que en nada me alientan posiciones patrioteras, y que nada más lejos de mi 
postura que avalar cualquier cosa hecha por la dictadura; pero no parece ser 
esa la actual política exterior, como no la ha sido, por ejemplo, la llevada 
adelante por la administración de Raúl Alfonsín respecto a Malvinas, cuando 
se defendió enfáticamente la soberanía sobre las Islas y se buscó apoyo 
multilateral, algo abandonado por el gobierno de Menem. Al grupo de 
intelectuales que realizó el documento le faltó alguien que explique nada 
más y nada menos, cincuenta años de derecho internacional. Hay, también, una 
responsabilidad en estudiar a fondo algo antes de pronunciarse con un texto 
de indudable impacto político; eso también es el respeto que requieren 
quienes murieron en las Islas en la bárbara e irracional acción de la 
dictadura.






Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular