[R-P] Carta de Hugo Chávez.

Gustavo Battistoni gustavo.battistoni en gmail.com
Mar Oct 25 09:02:57 MDT 2011


Carta del presidente venezolano a Cristina Fernández de Kirchner
¡Al Gran Pueblo Argentino, Salud!
Publicado el 25 de Octubre de 2011
Por Hugo Chávez Frías Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.
Qué mejor tributo a la memoria de Néstor, el eterno paladín popular,
que la consolidación, gracias a tu liderazgo, de la Argentina grande y
buena, grande y bonita, que ambos fraguaron, en la que ambos creyeron
y a la que ambos consagraron todos sus desvelos.


Miraflores, 24 de octubre de 2011.

Compatriota y compañera
Cristina Fernández de Kirchner
Presidenta de la República Argentina.

Con el mayor fervor y la más genuina alegría, saludo la gran victoria
popular del 23 de octubre de 2011 como una nueva y hermosa
reafirmación colectiva y soberana de la Argentina y de su luminoso
destino. Hablo en nombre del sentir bolivariano de mi Pueblo,
entrañablemente unido al tuyo; avanzando juntos, a paso de vencedores,
hacia la Independencia definitiva; encarnando el abrazo inmortal de
Guayaquil.
Hoy he vuelto a recordar los versos de ese entrañable trovador
argentino que es Víctor Heredia: “La vida puso Argentina / Ese azul y
blanco en mi corazón”. Ese azul y blanco que se funde a ese amarillo,
azul y rojo en mi corazón, en los corazones de la inmensa mayoría de
mis compatriotas.
Desde el júbilo inmenso, no tengo otra manera de decirlo: la victoria
de este bienaventurado 23 de octubre es una victoria de todas y de
todos, porque en ella se traduce la larga lucha por la dignidad
libertaria de nuestras Patrias y de nuestros Pueblos. En realidad y en
verdad, es la causa suramericana la que ha vencido hoy en la
Argentina. Es la divisa de Perón que se ha convertido en luz y guía:
Unidos, seremos inconquistables; separados, indefendibles.
Son los Pueblos, Cristina, quienes nos trazan su camino de esperanza,
depositando en nosotros su confianza a través de los procesos
electorales, y nos han convertido en sus amorosas servidoras y
servidores a tiempo completo. Atrás, definitivamente atrás, quedaron
los tiempos de las masas engañadas, una y otra vez, en toda Nuestra
América.
Hoy los Pueblos se han echado el miedo a la espalda y, con su
participación protagónica, siguen dándole concreción al cambio de
época, haciéndolo irreversible. Así ha quedado confirmado este domingo
en la Argentina, en nuestra Argentina.
Qué mejor tributo a la memoria de Néstor, el eterno paladín popular,
que la consolidación, gracias a tu liderazgo, de la Argentina grande y
buena, grande y bonita, que ambos fraguaron, en la que ambos creyeron
y a la que ambos consagraron todos sus desvelos.
Y en el fecundo legado de Néstor siempre habrá que nombrar el haber
entendido, y actuado en consecuencia, la necesidad de sentar las bases
de una alianza estratégica entre la Argentina y Venezuela. Y nuestra
alianza estratégica, tan ejemplar como modélica, ha tenido la más
armoniosa continuidad contigo en la Presidencia de la República: toca
seguir fortaleciéndola e incrementándola. Sigamos ganándole, Cristina,
tiempo al tiempo.
El 23 de octubre demuestra una verdad que es y será irrefutable:
¡Néstor vive y está en la pelea! ¡Ha vuelto por todos los caminos y se
ha convertido en millones!
Compañera del alma:
En esta hora en que la voluntad popular te acompaña mayoritariamente,
para seguir construyendo más patria, más libertad y más igualdad, tal
como lo definiste en tu cierre de campaña, cómo recobran toda su
significación libertaria estos versos del Himno Nacional de la
Argentina: “Y los libres del mundo responden: ¡Al Gran Pueblo
Argentino, Salud!”
Y cómo está resonando la voz de Mariano Moreno, aquel infinito
artífice del Mayo argentino de 1810, para iluminar el presente y
prefigurar el porvenir: felizmente, se observa en nuestras gentes, que
sacudido el antiguo adormecimiento, manifiestan un espíritu noble,
dispuesto para grandes cosas y capaz de cualquier sacrificio que
conduzca a la consolidación del bien general. En realidad y en verdad,
a través de Mariano Moreno está hablando la fuerza histórica de tu
Pueblo, la de ayer y la de hoy. La fuerza histórica que impulsó a
Moreno, a Juana Azurduy, a San Martín, a Perón, a Evita, al Che
Guevara, a Néstor, y a tantas otras forjadoras y forjadores de la
dignidad argentina. Es la fuerza histórica, Cristina, que hoy tiene en
ti a su más digna y valiente adalid.
No en vano tu Pueblo se reconoce en ti y en tu liderazgo. Ha hecho
suyo el proyecto de liberación en curso; lo ha defendido
encarnizadamente, haciendo gala de una gran conciencia patria. Y no en
vano su firme convencimiento en la magna obra de construir la Patria
Grande; en aquella brillante idea por ti enunciada, esto es, la
ecuación de alimentos y energía como desafío fundamental y reto
fundacional para darle vida a nuestra unidad en el siglo XXI.
Se me impone, en este momento, la viva y combativa memoria de Evita,
de quien eres legítima heredera y genuina continuadora. Quiero evocar
este conmovedor pasaje de La razón de mi vida: “Cuando un pibe me
nombra ‘Evita’ me siento madre de todos los pibes y de todos los
débiles y humildes de mi tierra. Cuando un obrero me llama ‘Evita’ me
siento con gusto ‘compañera’ de todos los hombres.”
Y si el Pueblo te llama Cristina, es porque te sabe leal y plenamente
identificada con quien fue y es el más trascendente ejemplo de
compromiso, mística y entrega; de amor por los excluidos, al punto de
consagrar la vida a la causa de su redención, echando su suerte, como
diría José Martí, con ellos.
Quien tenga ojos que vea y quien tenga oídos que oiga: la resurrección
de la Argentina es una feliz e irreversible realidad. Los resultados
electorales son la confirmación rotunda e incontestable de la
recuperación de la esperanza y la soberanía popular. Pero, también, de
lo que me atrevo a llamar la fe nacional. Como decía el gran pensador
antiimperialista argentino Raúl Scalabrini Ortiz: “¡Creer! He allí
toda la magia de la vida”. Y vaya que el Pueblo argentino está
probando, en los hechos, la fortaleza de su creencia.
Toda la admiración y el cariño de mi Pueblo para ti. Un interminable
abrazo y un infinito beso de quien te sabe y te siente compañera del
alma e incomparable amiga.
¡¡Al Gran Pueblo Argentino, Salud!!
¡Hasta la Victoria siempre!
¡Viviremos y Venceremos! <



Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular