[R-P] 16 de junio

Néstor Gorojovsky nmgoro en gmail.com
Vie Jun 17 13:38:35 MDT 2011


[Esto nos ha llegado a través de Mario Gurioli, a quien le agradecemos
el envío. La fuente original es el grupo Cóndor Nacional, cuya guía
espiritual se ha concentrado en las manos del calumniador Edgar
Schmidt. No podemos menos que introducirlo con algunas preguntas.

¿Porqué será que condor-nacional no dice nada contra Pablo Vicente
Zaccari, el autor original del envío, cuando éste comenta que "el
diario La Nación puso el énfasis en recordar la quema de las Iglesias,
que se produjo ese mismo día, luego de que cayeran las bombas, y cuyos
autores muy probablemente fueron los propios enemigos de Perón para
exacerbar el enfrentamiento con los sectores católicos, pues no hubo
una sola iglesia quemada en los barrios y en las afueras de Buenos
Aires o de ninguna otra ciudad."?

¿Quién fogoneó el "enfrentamiento entre católicos"? Qué papel les cupo
a esos católicos "nacionalistas" de derecha que tanto defiende Schmidt
contra la Izquierda Nacional (porque ahora lo ataca también a Lacolla,
tratándolo de "vómito tibio")? Es más: qué papel les cupo en estas
tres cosas?:

1)
"Sobre el fuselaje de sus aeronaves habían inscripto la insignia
Cristo vence, con una “V” y en el centro de ella una cruz, un signo
que luego el peronismo transformará para hacerlo propio."

2)
"La verdad que la oposición a Perón recién cobrará fuerza y podrá
ganar la calle cuando la Iglesia se enfrenta al Gobierno."

3)
 "La fecha clave es el 11 de junio de 1955. Ese día, en la procesión
del Corpus Christi, la oposición al Gobierno logra reunir a unas cien
mil personas. Durante la marcha se congregan no sólo los católicos
sino también los radicales unionistas, los socialistas, el partido
comunista e incluso muchos ateos confesos. La marcha termina en el
Congreso, donde se quema una bandera argentina para apagar una de las
lámparas votiva del parlamento."

¿Cómo, entonces, se puede sostener, como permanentemente hace Schmidt,
que la lealtad hacia el "catolicismo" (entendiendo por tal el
catolicismo de los nacionalistas de derecha, y no "el catolicismo en
general") puede (y debe) ser un principio rector de los nacionales,
que la fe preconciliar merece más lealtad que la revolución nacional?]


---------- Mensaje de Pablo Zaccari reenviado ----------

Cuando se cumplieron los cincuenta años de la masacre, el diario La
Nación puso el énfasis en recordar la quema de las Iglesias, que se
produjo ese mismo día, luego de que cayeran las bombas, y cuyos
autores muy probablemente fueron los propios enemigos de Perón para
exacerbar el enfrentamiento con los sectores católicos, pues no hubo
una sola iglesia quemada en los barrios y en las afueras de Buenos
Aires o de ninguna otra ciudad.

Lo que reflejó La Nación es consecuencia de una mirada sobre la
historia nacional llena de silencios como el silencio que por años
reinó en torno a la masacre de la Plaza de Mayo.

Los hechos

A las seis de la mañana en la base aeronaval de Punta de Indio los
militares sediciosos ya estaban preparados para iniciar el bombardeo
sobre la Casa Rosada con el objeto de asesinar al general Juan Domingo
Perón.

A las nueve despegaron y en virtud de que las condiciones
meteorológicas habían empeorado debieron cruzar hasta el Uruguay,
donde sobrevolaron la ciudad de Colonia durante varias horas a la
espera de que mejoraran las condiciones del tiempo. Al mediodía, para
ser más exactos a las 12:40, el capitán de fragata Néstor Noriega da
la orden de bombardear. La primera bomba la tira él que cae sobre la
plaza.

En ese mismo instante, un trabajador de la Aduana, Juan Carlos Marino,
que viajaba todos los días desde Morón a Buenos Aires, asomaba en la
salida del subte que da sobre la plaza. Es alcanzado por una esquirla
y es el primer trabajador en caer asesinado.

La aviación naval contaba con seis aparatos Beechcraft. Estaban
armados con una bomba de cien kilogramos cada uno. Detrás de estos
aviones una formación de North American, al mando del capitán de
corbeta Santiago Sabarots, integrada por catorce aparatos con cuatro
bombas de cincuenta kilos, hicieron la segunda pasada. También
actuaron algunos aviones a reacción de la Fuerza Aérea.

Las bombas cayeron en un amplio perímetro y muy pocas en la Casa de
Gobierno. Al punto que la tercera bomba dio de lleno sobre un trolebús
que circulaba por detrás de la Casa Rosada. Penetró limpiamente el
techo de vehículo y aunque no estalló fue suficiente el vacío que
provocó para causar la muerte de alrededor de cincuenta personas y un
grupo de niños que iba a la escuela.

Unos trescientos hombres de la Infantería de Marina, al mando del
capitán de fragata Juan Carlos Argerich, avanzaron desde el Ministerio
de Marina -donde hoy funciona la sede de la Prefectura- hacia la Casa
Rosada. La heroica resistencia de los granaderos pronto los puso en
retirada.

Hay un dato para subrayar: los infantes de Marina contaban con
armamento moderno de origen belga, que había ingresado en el “Bahía
Tetis”, en el por entonces buque escuela de la Armada, y que
secretamente fue desembarcado en el apostadero de Río Santiago, lugar
donde funciona la escuela de oficiales de la Marina y que en ese
entonces dirigía Isaac Rojas.

Cayeron en el enfrentamiento quince granaderos que con sus viejos
fusiles Máuser de un tiro repelieron el ataque.

Los aviones

El segundo bombardeo se produce alrededor de las tres de la tarde. Los
sediciosos, en la madrugada, habían ocupado el aeropuerto de Ezeiza
para reabastecerse de combustible y armamento. En Ezeiza se suman tres
aviones Catalinas que habían despegado de la base Comandante Espora,
aunque según varios investigadores dos de los pilotos de estos
aparatos se negaron a bombardear. En ese segundo raid participan los
Gloster Meteors de la Aeronáutica

El oficial De la Vega, que toma la base aérea de Morón, es el jefe de
los aviadores que aportan los Gloster, los aviones a reacción más
poderosos que tenía la Argentina.

Los Gloster no eran aviones bombarderos pero estaban dotados de
cohetes y ametralladoras que usaron a discreción sobre distintos
puntos de Buenos Aires. Lo hacen sobre la CGT y el edificio donde hoy
funciona el Ministerio de Desarrollo Social, en plena Avenida 9 de
Julio, donde unos años antes se había llevado a cabo el Renunciamiento
de Evita.

También desde el aire se ataca la residencia presidencial, de Agüero y
Libertador, donde hoy se levanta la Biblioteca Nacional. Allí muere un
hombre de sesenta años y dos jóvenes de quince y dieciséis años, un
vigilante y una mucama de una casa de los alrededores.

Eran hombres muy jóvenes: tenían entre 22 y 23 años. Los aviadores
militares tienen una carrera muy breve. A los treinta años o un poco
más ya no pueden tripular aviones de combate. Se sentían una suerte de
cruzados.

Sobre el fuselaje de sus aeronaves habían inscripto la insignia Cristo
vence, con una “V” y en el centro de ella una cruz, un signo que luego
el peronismo transformará para hacerlo propio.

Los pilotos que participaron del bombardeo fueron: el capitán de
fragata Noriega, los capitanes de corbeta De la Canal, Pérez y
Gambier, el teniente de navío Masera, los tenientes de corbeta
Richmond, Kelly, Moya y Gentile, los tenientes de navío Garavaglia,
Sanguinetti, Kiernan y Orsi, los tenientes de fragata García, Mac
Dougall y Miranda, los guardiamarinas Pedroni, Grondona, Reindl y
Larrosa y el suboficial Aguilar. De la Fuerza Aérea participaron los
tenientes primeros Martin y Carus y el teniente Soto.

El teniente primero Carlos Enrique Carus, después de la rendición de
la Marina, fue el último en pasar sobre la Plaza de Mayo. Tira la
última bomba sobre los treinta mil trabajadores que se habían reunido
en la plaza.

La oposición política

La verdad que la oposición a Perón, vinculada a los grandes intereses
de la oligarquía, aparece simultáneamente con el peronismo, ya en el
´46. Sin embargo recién cobrará fuerza y podrá ganar la calle cuando
la Iglesia se enfrenta al Gobierno.

La fecha clave es el 11 de junio de 1955. Ese día, en la procesión del
Corpus Christi, la oposición al Gobierno logra reunir a unas cien mil
personas. Durante la marcha se congregan no sólo los católicos sino
también los radicales unionistas, los socialistas, el partido
comunista e incluso muchos ateos confesos. La marcha termina en el
Congreso, donde se quema una bandera argentina para apagar una de las
lámparas votiva del parlamento.

El objetivo del bombardeo era matar a Perón en la Casa de Gobierno y
junto a los marinos actuaron los denominados comandos civiles que
rodearon la Plaza de Mayo aquel 16 de junio bajo el liderazgo de Mario
Amadeo. Buscaban instalar un gobierno cívico militar con participación
del Ejército, la Marina y la Aeronáutica y con políticos como el
unionista Zavala Ortiz, funcionario años después de Arturo Illia, el
conservador Adolfo Vicchi y el socialista Américo Ghioldi, luego
embajador del Proceso en Lisboa y que ya había participado en el
alzamiento del año ´52 contra Perón.

También fue un protagonista importante Alvaro Morales, un estudiante
encargado de organizar el apoyo de los universitarios y Mariano
Grondona, que estaba a cargo de la célula de los Comandos Civiles en
la Facultad de Derecho.

http://youtu.be/Hb-rGt6PgtU


Pablo Zaccari

--

Néstor Gorojovsky
El texto principal de este correo puede no ser de mi autoría



Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular