[R-P] EEUU: El pichón de la serpiente empieza a romper el cascarón

Néstor Gorojovsky nmgoro en gmail.com
Jue Sep 16 05:48:17 MDT 2010


["Somos el pueblo, y los políticos nos van a tener que oir", es la
consigna central de estos movimientos de pequeño burguesía y de
trabajadores en estado de la más pura desesperación. Sin un movimiento
socialista sólido, el descontento de masas en los países imperialistas
tiende a generar diversas formas de fascismo (usamos la palabra en el
sentido técnico). Los EEUU pueden no ser la excepción.]

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1305172&origen=NLExt

El fenómeno del Tea Party
Fuerte avance en EE.UU. de la derecha radical
Arrasó en la interna republicana y complica también a los demócratas
Jueves 16 de setiembre de 2010
Silvia Pisani
Corresponsal en EE.UU

WASHINGTON.- Es el fenómeno más sorprendente de la política
norteamericana de estos días y es el anverso de la llegada de Barack
Obama al poder. El Tea Party, ese movimiento amorfo que más que nada
expresa enojo popular y rechazo a todo lo que signifique más gasto
público y más impuestos, arrasa en el proceso electoral previo a los
comicios de noviembre.

Su empuje descoloca tanto a los republicanos, a cuyos candidatos
aplasta en las internas del partido, como a los demócratas, a quienes
empuja a adoptar un discurso más de derecha, en un intento de no
perder al electorado que, descontento con Obama, parece virar hacia
esa posición.

La presencia del Tea Party "es lo más llamativo y novedoso del actual
panorama electoral", dijo, días atrás, John Voytek, analista social de
la Universidad de Colorado, uno de los estados donde el Tea Party está
cobrando fuerza, en diálogo con LA NACION.

Y como una máquina imparable, anteayer los candidatos del Tea Party
hicieron picadillo a figuras reconocidas del Partido Republicano.

Lo más llamativo ocurrió en la vecina Delaware, donde, de la noche a
la mañana, una mujer poco menos que desconocida en la vida política
sedujo al electorado de derecha con discursos a favor de las armas, la
abstinencia sexual, el fin de los impuestos y la "liquidación de todo
el aparato estatal".

Se llama Christine O´Donnell y no importa que su pasado personal
-saturado de quebrantos financieros- sea la cara opuesta del orden
fiscal sobre el que pontifica. Lo que importa es que la ex candidata a
vicepresidenta Sarah Palin -la estrella favorita del Tea Party- le
haya dado su bendición.

Con eso, y con 250.000 dólares que el movimiento dio para su campaña,
O´Donnell derrotó a un republicano moderado y de reconocida carrera
política, Mike Castle, nueve veces elegido para la Cámara de
Representantes. Y de nada le valieron ni la experiencia ni el apoyo de
todo el aparato del partido, que miraba desconcertado la derrota.

Fue apabullante: la mujer del Tea Party ganó con más del 53 por ciento
de los votos. Y con eso el movimiento ya tiene candidatos propios para
el Congreso en siete estados: Alaska, Kentucky, Utah, Nevada,
Colorado, Delaware y New Hampshire, donde, también anoche, y
nuevamente con la bendición de Sarah Palin, el ex procurador estatal
Kelly Ayotte se impuso al republicano moderado Ovide Lamontagne.

Ayer había pánico entre republicanos, asustados de que, de pronto, una
fuerza exterior les "fagocite" los comicios. Tanto que no eran capaces
de ocultar su animadversión por la advenediza O´Donnell.

"Personalmente, le he escuchado unas cuantas estupideces. Y no es ésta
la forma de avanzar", dijo Karl Rove, el ex asesor político de
cabecera del ex presidente George Bush. A su juicio, el avance del Tea
Party recorta las posibilidades de los republicanos de recuperar el
control del Congreso, que es el principal proyecto político que su
partido acaricia en estas elecciones.

"[Con esta gente] si antes podíamos ganar en ocho sobre nueve bancas
ahora sólo podemos vencer en siete", dijo Rove, que no cree -por
ejemplo- que tras su aplastante triunfo en la interna republicana la
estrella de O´Donnell siga brillando tanto como para darle la fuerza
necesaria para doblegar al aspirante demócrata, Chris Coons.

Rove y O´Donnell se cruzaron ayer en la conservadora cadena Fox, que
tiene a Palin contratada como columnista política. "No conté con el
apoyo de los dirigentes para ganar la primaria, no cuento con ellos
para ganar la elección general -dijo O´Donnell-. Ellos obviamente no
ven lo que está ocurriendo en el país este año."

Rove, que también trabaja para Fox, se limitó a responder con una
serie de acusaciones contra O´Donnell sobre sus deudas de campaña,
gravámenes por impuestos no pagados y antecedentes personales que,
según indicó, dificultarían que ella se imponga en noviembre.
Victoria en Nueva York

El Tea Party ganó también otra carrera de alto perfil en Nueva York,
donde Carl Paladino venció con facilidad frente a la opción de los
líderes del partido, el ex representante Rick Lazio, en la primaria
republicana para el cargo de gobernador.

Paladino, que se comprometió a gastar 10 millones de dólares de su
propio dinero, tiene escasas posibilidades de vencer en noviembre al
demócrata Andrew Cuomo.

Junto con el Tea Party, quienes más celebraban ayer eran los
demócratas, convencidos -tal vez, demasiado pronto- de que el popular
movimiento es su mejor aliado contra los republicanos.

"Esto es casi una comilona", ironizó Tim Kaine, del Comité Nacional
Demócrata. A su juicio, los candidatos apoyados por Palin -la cara más
conocida del Tea Party- están "canibalizando" a los hombres que
sostienen la cúpula republicana.

"Los republicanos invitaron a cenar a los «patriotas» y al final
fueron comidos. A esta altura están usando todas las energías para
combatirse uno a otro", añadió Kaine.

Hasta el ex presidente Bill Clinton ironizó sobre el asunto y comentó
que con tanta prédica ultraconservadora entre los republicanos George
W. Bush "a esta altura casi parece «liberal»".

Pero eso es sólo una cara del asunto. O una visión destinada a
insuflar optimismo entre los alicaídos demócratas.

Porque lo cierto es que la presencia del Tea Party también los empuja
a alejarse de la prédica "progresista" del partido y adoptar
posiciones más de derecha para salvar el pellejo en las urnas.

"Ya hemos visto a unos cuantos aspirantes demócratas deshaciéndose en
loas hacia la política de ajuste, el recorte del presupuesto y, en
pleno desempleo, eliminación de puestos estatales", dijo el analista
Voyteck.

"Resulta sorprendente" escuchar a aspirantes demócratas coqueteando
con la idea de cargarse estructuras de educación o de salud, comentaba
días atrás el influyente The Washington Post.
LAS FIGURAS REPUBLICANAS EN ASCENSO

CHRISTINE O´DONNELL
Candidata al Senado por el estado de Delaware

Edad: 41 años

Casi una desconocida hace un mes, la conservadora O?Donnell se impuso
anteayer en las primarias republicanas de Delaware al moderado Michael
Castle, un popular republicano que contaba con un fuerte respaldo de
su partido. Fue la tercera vez que O?Donnell se presentó para un
asiento en el Senado.

SHARRON ANGLE
Candidata al Senado por el estado de Nevada

Edad: 61 años

En las primarias de junio, la ultraconservadora Angle se impuso frente
a Sue Lowden, la candidata del establishment republicano. Ahora, en
las elecciones de noviembre, deberá enfrentar a Harry Reid, el líder
de la bancada demócrata en el Senado, cuya popularidad ha bajado en
picada.

RAND PAUL
Candidato al Senado por el estado de Kentucky

Edad: 47 años

En mayo pasado, Paul derrotó con holgura en las internas republicanas
de su estado a Trey Grayson, actual secretario de Estado de Kentucky,
que contaba con el apoyo de todo el aparato político de su partido. La
contienda fue seguida con gran interés y sirvió de parámetro para
medir la fuerza del Tea Party.

SARAH PALIN
Ex gobernadora de Alaska

Edad: 46 años

La ex candidata del Partido Republicano a la vicepresidencia en 2008
es la máxima figura del Tea Party. Según los analistas, con el apoyo
de los ultraconservadores Palin podría aspirar en 2012 a una eventual
candidatura presidencial. "Estados Unidos está listo para otra
revolución", afirmó durante la última convención del grupo.


-- 

Néstor Gorojovsky
El texto principal de este correo puede no ser de mi autoría




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular