[R-P] CORPUS, GARABÍ, CONDOR CLIFF - NO SE TRATA DE OPTAR, LA CLAVE ES SUMAR

Carlos Andrés Ortiz cpn.caortiz en gmail.com
Mar Oct 5 08:18:49 MDT 2010


CORPUS, GARABÍ, CONDOR CLIFF - NO SE TRATA DE OPTAR, LA CLAVE ES SUMAR

Recientemente un veterano y muy respetado dirigente empresarial de
Misiones (Don Miguel Schamalko), publicó un bien redactado artículo,
según el cual Corpus es una opción más conveniente que Cóndor Cliff y
La Barrancosa.

Corpus es el proyecto hidroeléctrico binacional argentino – Paraguayo,
que se levantará prácticamente en la ribera de la pequeña y hoy muy
pobre localidad homónima de la Provincia de Misiones.

Cóndor Cliff y La Barrancosa son dos obras hidroeléctricas que se
comenzarán a construir en breve en el Río Santa Cruz, el más
importante del extremo sur patagónico y tributario de las aguas de los
Hielos Continentales, limítrofes con Chile.

Respetando la vasta trayectoria y probada probidad dirigencial del
dirigente y ciudadano citado, entiendo que el enfoque debe ser mayor y
más abarcativo, incluyendo aspectos geopolíticos, además del enfoque
energético integral.

Coincido con Don Schmalko, que Corpus (a ubicarse en un cañón natural,
con un curso de agua con muy buena y bastante constante hidraulicidad,
y ubicado el emplazamiento mucho más cerca del nodo central del
consumo nacional (ubicado en General Rodríguez, Gran Buenos Aires), es
una obra de mayor rendimiento en función de la inversión que requiere.

Ahora bien, desde que el actual gobierno asumió la crisis energética
(en 2006), se vienen realizando obras prácticamente contra reloj, pues
ciertos “especialistas” de tergiversaciones y prestigitaciones de
datos, venían ocultando sistemáticamente el gravísimo cuadro de
situación que se avecinaba, pues el discurso casi monocorde hasta 2005
era que “Argentina no tiene problemas de energía”, y “sobra potencia
instalada”. Y esa cantinela arrancó muy atrás, con intermitencias
desde 1976, exacerbándose en los muy nefastos años ’90.

En ese contexto, las obras deben ser hechas sin dilaciones, pues toda
demora nos hace “caminar por la cornisa” de los apagones u otros
serios problemas de suministro (que por cierto se dan a diario en
zonas marginales, como sucede en el norte de Misiones, y en particular
en “la capital del grupo electrógeno” –cada hotel importante o
supermercado debe tener autogeneración, o se expone a largos cortes de
suministro eléctrico- que es Iguazú).

Dentro de ese contexto de premura totalmente lógica, compárese la muy
buena acogida que Cóndor Cliff y La Barrancosa tienen –es lo que se
deduce de los medios, y sobre todo de la inexistencia de oposiciones a
ultranza-; contrastando con el muy confuso panorama que años de
capciosas y muy tergiversadas mentiras y verdades a medias, lograron
inculcar en el ciudadano medio de Misiones, merced al accionar de las
duplas de ecólatras incoherentes y cargados de fanáticos odios; con
políticos oportunistas y/o de muy bajo nivel de formación, cuando no
carentes de toda noción de las cualidades elementales de estadistas.

En ese cuadro de situación, aparece como muy lógica la priorización de
las obras del Río Santa Cruz, pero con el cercano horizonte de Garabí,
Panambí y Corpus.

De hecho, existen muy fuertes motivaciones geopolíticas para concretar
grandes obras de infraestructura en el extremo sur (las citadas
grandes hidroeléctricas, la central a carbón de Río Turbio
-ampliamente apoyada por su propia comunidad- y los grandes tramos de
Líneas de Alta Tensión para integrar el extremo sur continental y
favorecer las radicaciones de población y de diversas actividades
económicas.

Dentro de esa concepción geopolítica, no puede sorprender que los
agentes del Imperio Británico, disfrazados de ecologistas (Greenpeace
y WWF-Vida Silvestre), más su pléyade de otras ONGs menores que les
responden casi ciegamente, hayan realizado costosas y feroces campañas
para impedir esas obras. A los que siguen buscando la balcanización
–fragmentación en varias republiquetas desintegradas y dóciles- no les
hace gracia que Argentina se fortalezca en la región geográfica que
está justo frente a los archipiélagos usurpados por el citado
decadente imperio.

Desde la óptica energética, es falso e incluso negativo plantear la
dicotomía de “Corpus o Cóndor Cliff”, o “Corpus o Garabí”.
¡Necesitamos todas las obras, incluso Paraná Medio, pues las
necesidades energéticas son enormes y perentorias! Consecuentemente la
ecuación correcta no es “Corpus o Cóndor Cliff”, ¡es “Corpus y Cóndor
Cliff”! No solo desde lo energético, geopolítico y estratégico; sino
también desde lo ambiental, habida cuenta de las enormes cantidades de
petróleo y gas que se ahorrarán, evitándose nocivas emisiones gaseosas
y otros negativos efectos contaminantes de la generación en base a
hidrocarburos.

Cabe evaluar que del panorama de carencia de inversiones y de planes
estratégicos a mediano y largo plazo, imperante en la larga “noche
neoliberal” de 1976 a 2001; a este febril cuadro de construcciones de
la actualidad, existe una abismal diferencia.  Eso amerita otro
análisis.


C.P.N. CARLOS ANDRÉS ORTIZ
Investigador de temas económicos y geopolíticos
Ex Investigador y Docente = Facultad de Ciencias Económicas = UNaM
Especialista en Gestión de la Producción y Ambiente – Fac. de Ing. = UNaM
Tesista de la Maestría en Gestión de la Energía  = UNLa – CNEA
Docente de Economía – Esc. Normal 10 – Nivel Terciario
Docente de la Diplomatura en Geopolítica – Inst. Combate de Mbororé




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular