[R-P] Güemes y Guevara denostados por un "historiador"

José María Cavalleri ingcavalleri en yahoo.com.ar
Mar Jun 15 06:33:28 MDT 2010


Pedro Antonio Alvarez

Güemes y Guevara denostados por un "historiador"

A propósito de recordar este mes la muerte del Gral. Martín Miguel de Güemes (17 de junio) y el nacimiento del Co. Ernesto “Che” Guevara (14 de junio), considero oportuno DESAGRAVIAR a estos protagonistas de la historia tan vilmente denostados por un ex funcionario de la nefasta década menemista, el “historiador” Mario Pacho O`Donnell.

La Historia como ciencia de la realidad social exige la verdad, pero el no conseguirla en forma inmediata, no impide continuar buscándola. Hay historiadores que cumplen con los requisitos que impone esta metodología, pero otros –que se autotitulan historiadores- responden a la ideología de la clase dominante o pretendiendo ser “novedosos”, escriben infundíos e infamias repitiendo los mitos creados por otros historiadores detractores de los auténticos protagonistas de la historia.

Es así como Pacho O´Donnell en “El grito sagrado. La historia argentina que no nos contaron” (ostentoso título para su contenido), repite las maliciosas ambigüedades y vaguedades que escribían los enemigos de Güemes, entre otros, Mitre, Carrillo y Paz y que hoy pueden rebatirse documentadamente, como algunas que paso a impugnar.

O´Donnell insinúa que Güemes padecía de Hemofilia, probablemente al subscribirse a lo que el Gral. José María Paz dice en sus Memorias Póstumas : …Conociendo éste (el Dr. Redhead) la depravación humoral del físico de Güemes, le había anunciado que cualquier herida que recibiese le sería mortal... (Memoria Póstuma. J.M.Paz. Ed. Anaconda. Tomo I. pág. 300). Esto presupone una enfermedad hemolítica que es hereditaria y generalmente mortal por la hemorragia que origina cualquier herida, desconocida como tal en aquellos tiempos, estudiada recién a partir de los primeros años del siglo XX.

Esta “depravación humoral” (hemofilia) endilgada al Gral. Güemes queda desvirtuada e impugnada por las siguientes razones:

- a) no existen antecedentes hereditarios y/o familiares de la ascendencia ni de la descendencia del prócer. Así lo afirman sus descendientes en Güemes Documentado , donde dice: “…en la numerosa parentela de Güemes no existe ningún caso de hemofilia…” (Güemes Documentado. Luís Güemes. Ed. Plus Ultra. Tomo 11. pág. 200).

- b) la herida sufrida en la niñez -narrada por B. Frías- que dice “…ojos color pardo, con los párpados superiores llenos, notándose en uno de ellos la antigua ligera cicatriz de cuando niño, que le dejó una caída sufrida del caballo”. (Historia del Gral. Gúemes. Bernardo Frías. Ed. Depalma. 1972. Tomo III. Pág. 468).

- c) es lógico deducir también que la activa vida guerrera, expuesta a sufrir heridas, aún insignificantes, para un hemofílico era expresión de muerte. O como la herida de bala que llevó a la muerte del prócer por otra causa y no por hemorragia.

Estos breves fundamentos son suficientes para impugnar esta patología maliciosamente atribuida a Gúemes por sus enemigos.

Si O´Donnell habría leído a los biógrafos de Gúemes (Bernardo Frías, Atilio Cornejo, Luís Oscar Colmenares, Violeta Herrero, los Boletines del Instituto Güemesiano de Salta, etc., etc.) y sobretodo los doce tomos de Gúemes Documentado, no podría (ni debiera) escribir con liviandad sugiriendo a Gúemes “cobardía personal”.

Sería narrar toda gesta del héroe para impugnar esta infamia y demostrar su bravura y valentía. Y tan absurda la afirmación del “historiador”, que parece desconocer que, Pueyrredón, San Martín y Belgrano confiaron en el “cobarde” Gúemes como Jefe de las acciones en el norte y el mando estratégico de sus tropas.

Pero es el estilo del mediático “historiador”: banal, frívolo, superficial, como la biografía comercial, tramposamente titulada: “Che, la vida por un mundo mejor” , engendro mercantilista escrito con el signo $, libro lleno de hechos falsos, tergiversaciones, errores y epítetos groseros contra el CHE.

Y como postre reproduzco una carta de una parienta del CHE, Edelmira Moore de la Serna (que no comparte la estrategia política del primo), publicada en el diario conservador La Nación el 25 de septiembre de 2003:

Mi primo el Che Señor director [del diario La Nación: Al hojear en una librería de Buenos Aires la última biografía de Ernesto Guevara, editada por Sudamericana, descubro, con estupor, en la página 20, que al de decir de O’Donnell -su autor-, mi tía Celia de la Serna, madre del Che y Ernesto Guevara Lynch "se casaron el 20 de diciembre de 1927 en casa de Edelmira Moore de la Serna, porque no tenían dinero para alquilar los salones de algún club de moda" (sic). La única Edelmira Moore de la Serna soy yo, que aún no había nacido para entonces: primer dato falso. También, en la página 24, leo que Ernesto Guevara tenía sus "vacaciones gratuitas" en la "estanzuela" de los Lynch en Portela y en la estancia de los Moore de la Serna en Baradero. Segundo dato absolutamente falso: jamás mis padres tuvieron campo en Baradero ni propio ni arrendado, arrendaron campo, sí, en general Galarza (Entre Ríos) y luego compraron en el partido de Balcarce
 (Buenos Aires) donde iban los Guevara y nuestros otros primos con quienes compartíamos vacaciones en pie de igualdad. Por lo que, además de falsa, es sumamente chocante la expresión "vacaciones gratuitas". Recuerdo al señor O’Donnell que es de buena educación el dar y recibir hospitalidad con toda naturalidad, no exenta del mutuo agradecimiento por el placer de compartir momentos amables en la vida. También en la página 21 y, luego de la lista de personas, al final del libro, aparece una María Luisa de la Serna, hermana de Celia, que jamás existió. Tercer dato falso. Naturalmente devolví el libro sin comprarlo. Tampoco hice el cálculo de datos falsos que podía llegar a tener en sus más de quinientas páginas, si en las primeras veinticuatro descubrí tantos que hubiesen sido fáciles de investigar para un biógrafo argentino y contemporáneo. Y completamente falsa también es la tesis insinuada, sobre que el pensamiento del Che nació
 por resentimiento de pariente pobre: jamás lo vivió así, ni él ni la familia. Para Ernesto Guevara de la Serna, que sí dio "la vida por un mundo mejor", aunque, en mi opinión, con métodos equivocados, hubiese sido triste saber que los que más dinero ganan con su memoria son los fabricantes de remeras con su imagen y, en mucha mayor medida, los medios que lo usan, sabiendo que su solo nombre vende bien, sin preocuparse por profundizar en su persona como bien lo hubiese merecido. Edelmira Moore de la Serna Napoleofú (Buenos Aires) Argentina.

(*) Médico Forense Salta (Argentina)


      





Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular