[R-P] [Raúl Wiener] El candidato diferente (Ollanta Humala)

Néstor Gorojovsky nmgoro en gmail.com
Mie Dic 29 09:51:14 MST 2010


[Sobre los beneficios de la "crispación", es decir los beneficios de
ser claro, contundente y definido.]

El candidato diferente (Ollanta Humala)
por Raúl Wiener


Ollanta Humala no debería preocuparse tanto de que sus enemigos le
teman. Debería más bien inquietarse si dejan de temerle. En el 2006
hubo una campaña de miedo y esta se repitió en las municipales del
2010. El comandante nacionalista nunca se detuvo a darle explicaciones
a la prensa de derecha que lo atacaba día y noche, que recurrió a
Montesinos para que dijera desde la cárcel que el levantamiento de
Locumba había sido por orden suya, que informaba que soldados de Hugo
Chávez ya se encontraban en Iquitos y que un asesor español del
candidato tenía predilección por quemar iglesias.

Fue una lucha al todo vale, casa por casa, como la describió uno de
sus autoproclamados héroes, y por eso echaron a Hildebrandt de su
programa diario de televisión por ser demasiado independiente, y
cerraron filas con todos los demás medios escritos, radiales y
televisivos, en una sola línea. Por eso alentaron sin pudor la
agresión de la Universidad Ricardo Palma y construyeron varias
caricaturas de Humala, algunas de las cuales duran hasta hoy. A pesar
de todo el cargamontón Ollanta ganó por seis puntos la primera vuelta
y agregó 17 puntos adicionales de abril a junio, sin que ninguno de
los otros partidos participantes le transfiriera su votación.

La apuesta entre primera y segunda vuelta era que el nacionalismo
giraría hacia el centro a buscar nuevos votos y que de todos modos se
quedaría muy lejos de su contendor por tener una imagen muy dura. No
ocurrió así. Ni hubo cambio de discurso y programa, como se
anticipaba, ni la guerra sucia se detuvo, y la candidatura no se
estancó y estuvo a punto de ganar. ¿Qué pasó entonces de una vuelta a
otra? Parece evidente que la candidatura maduró por etapas en un país
que fue polarizando sus opciones; la batalla mediática lo que hizo es
ayudar a cristalizar los campos; mientras las resistencia de Humala a
aparecer amable con sus adversarios siguió convenciendo a un grueso
del país de que no se trataba de un farsante dispuesto a conciliar
(recuérdese el debate con García).

Hagamos una comparación con lo que acaba de suceder en la votación de
Lima. Se puede ver que aquí también hemos tenido una candidata
inesperada atropellando cuando ya había empezado la campaña; una
reacción brutal de la prensa ya entrenada en guerra sucia para detener
su ascenso; una polarización política y social, que va desde el primer
entusiasmo por la “tía bacán”, que era multiclasista, a una
concentración de votos en sectores populares; una tendencia de la
candidata a responder a los medios, diciendo que no es lo que dicen
que es, que sus aliados no son aliados, que sus propiedades no son
propiedades, etc. Al final un debate sin punche creyendo que sería
aplaudida por no pelear.

El balance del 2010 es que estando a más de doce puntos de ventaja de
su contendora, el final se cerró a menos de un punto. Si hubiera
habido segunda vuelta Susana hubiera perdido contundentemente. Todos
sus esfuerzos por hacer que no le tengan miedo no le ganó nuevos
votos, pero si sembró desazones diversas desde los que creían que no
quería ganar o los que dudaban si era una candidata popular. En estas
dos experiencias hay una serie de claves para la estrategia electoral
del 2011.  Y la primera de ellas es que entre lo que aspiran las
mayorías y la agenda que quieren imponer los grandes medios hay la
distancia entre el día y la noche.

29.12.10
www.rwiener.blogspot.com

-- 

Néstor Gorojovsky
El texto principal de este correo puede no ser de mi autoría




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular