[R-P] [Carlos "Chino" Fernández] Los trabajadores y las capas medias. La batalla cultural

Néstor Gorojovsky nmgoro en gmail.com
Mar Dic 28 05:22:10 MST 2010


Los trabajadores y las capas medias
La batalla cultural
Carlos Chino Fernández

Para muchos analistas y políticos, en la relación entre los
trabajadores organizados y las capas medias, está la clave de una
alianza política capaz de triunfar en una elección y así poder llevar
a delante y con éxito un proyecto de desarrollo nacional.
Para estructurar una alianza de este tipo en la realidad argentina, es
preciso conocer la situación objetiva de cada uno de los sectores que
potencialmente  integrarían las capas medias, y conocer también las
condiciones subjetivas que presenta cada una de ellas.
Lo cierto es que de la enunciación general de este tema, hasta llegar
a la materialización de la idea en concreto, existe un largo camino
por recorrer. La sociedad se ha transformado lo suficiente como para
tener que hacer un gran esfuerzo en todos los planos. Sin ir más
lejos, cuando en la década del ’40-´50 hablábamos de peronismo, era
hablar de una alianza entre el movimiento obrero organizado, una
burguesía nacional con conciencia de clase nacional, sectores
profesionales al servicio de la Nación, la Iglesia Católica
(especialmente el cristianismo popular), y un sector del ejército
dispuesto a ponerse al hombre un proyecto nacional industrial junto a
una banca con intereses localistas: ¿Qué quedo de todo aquello?

Releyendo a Jauretche:
Don Arturo Jauretche decía que el problema principal que teníamos que
superar los argentinos era el coloniaje. Esta definición vale para
todas las épocas. El coloniaje o neo-coloniaje, hace referencia a una
situación de dependencia que en el plano cultural, el mismo autor la
denomina colonización pedagógica.
En la cultura se encuentra parte importante de las transformaciones
que se han producido en la sociedad argentina, para pensar una alianza
política en los tiempos que corren, teniendo como referencia nuestra
experiencia histórica reciente y la advertencia de no caer en viejas
consignas políticas sin fundamento con la realidad del momento.
Cuando Jauretche nos describía el medio pelo , nos estaba alertando de
las características de una parte importante de la sociedad que se
formaba con el afluente de los empobrecidos de las clases altas y la
aparición de los nuevos ricos. Su cualidad esencial era la imitación,
el comportamiento subjetivo de una posición concreta a la que no
pertenece o nunca pertenecerá.
Este peso significativo del medio pelo en la sociedad, está
directamente vinculado a las dificultades que tenemos de constituir
una burguesía nacional con conciencia de clase, para que junto a los
trabajadores lleven adelante el proyecto de país.

Entre tilingos y guarangos:
Decía Jauretche…” que en el guarango hay lo que potencialmente puede
ser, mientras que el tilingo es una frustración. Una decadencia. El
guarango es cantidad sin calidad. El tilingo es la calidad sin el ser…
”
El problema es que ahora ambas categorías se han confundido y
mezclado, al son de la multiplicación y diversificación de segmentos,
capas y fracciones sociales de la sociedad, digámosle post-moderna o
post-industrial . En esta diversidad  cultural -producto de la
descomposición parcial de relaciones sociales industriales propias de
la etapa anterior-, la idea de una burguesía nacional  también se ha
complejizado, más que como objeto de estudio como sujeto social
partícipe de una alianza política acorde con estos tiempos.

Entre tilingos transgénicos y guarangos post-doctorales
Hoy, cierta tecnología comunicacional e informática ha hecho más
resistente la supervivencia del tilingo, de la misma manera que la
soja RR es más resistente a los ataques de insectos o bacterias. Y a
ese producto típico del coloniaje lo tenemos entrelazado y reproducido
en ámbitos antes impensables.
Con el guarango, que según nuestro autor referido es arcilla
moldeable, masa esperanzadora que es necesario pulir y educar, ha sido
reprogramado con una batería de dispositivos de instrucción
deformantes, que dificultan llegar a su esencia y recuperar su
identidad. Tinelli es un escenario paradigmático en donde tilingos y
guarangos recorren sus días en feliz convivencia, hasta el punto de
mimetizarse en vísperas electorales con los candidatos de varios
partidos políticos, y aspirantes a funcionarios 4x4, es decir todo
terreno, dispuestos a cambiar de monta al mejor postor.
Es necesario entonces afinar el lápiz a la hora de analizar los
cambios en nuestra sociedad. Distinguir las diferentes fracciones
sociales que conforman las capas medias es una tarea muy necesaria
para salir de la confusión en que muchas veces caemos.
Parte de la tinellización de la cultura, el gobierno acertadamente la
neutralizó con la programación del Canal de TV Pública “Encuentro”, a
diferencia de la multiplicación de la tilinguería y la guaranguería
propuesta por uno de los monopolios mediáticos a través de un nuevo
Gran Hermano.

27 de diciembre de 2010





-- 

Néstor Gorojovsky
El texto principal de este correo puede no ser de mi autoría




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular