[R-P] [PTS] Chavismo y Kirchnerismo.

Gustavo Battistoni gustavo.battistoni en gmail.com
Dom Jun 21 17:58:23 MDT 2009


["Lo que se ha presentado como algo parecido a una estatización es el
caso de la papelera Massuh, cuando en realidad el llamado fideicomiso
que comanda Guillermo Moreno no pasa de un salvataje a los patrones
donde los obreros directamente pierden sus viejas conquistas. Digamos
que, aunque este no es el curso del gobierno, las estatizaciones de
Chávez tampoco son favorables para los trabajadores. Y no sólo porque
Chávez paga a los empresarios como Rocca de Techint indemnizaciones
millonarias a cuenta del erario público, sino porque también –y
fundamentalmente- busca regimentar y maniatar a la clase trabajadora
para impedir su lucha independiente. Cuando ya se han desarrollado 217
conflictos sindicales en lo que va del año en Venezuela, el presidente
Chávez acaba de instruir al Ministerio del Trabajo para la aprobación
de la Ley de Propiedad Social en las empresas estatizadas donde se
quiere terminar con toda autonomía de los sindicatos y remplazarlos
por consejos integrados al Estado, lo que viene generando la oposición
de amplios sectores del movimiento obrero y el sindicalismo
combativo."


Contra Kirchner, contra Chávez, contra todo, menos contra la
estupidez.Que es la marca de fábrica del "Morenismo" argentino...]







¿De qué “giro chavista” habla la derecha?


Por Manolo Romano y Ruth Werner

¿Se puede creer lo que agita el diario La Nación y Francisco De
Narváez que si gana el gobierno se viene un “giro chavista”? El
candidato de Unión PRO acaba de declarar que si Néstor Kirchner “gana
en la provincia, va a haber intentos de estatizaciones y arremeterá
contra la propiedad privada (...) Va a avanzar sobre los bancos y sus
depósitos”.

La campaña de la derecha neoliberal sólo busca crear un clima
ideológico reaccionario ante la perspectiva de crisis capitalista y
plantar una bandera, tal como hizo Mauricio Macri al declarar que
volvería a privatizar Aerolíneas y los fondos jubilatorios para
restablecer el negocio de las AFJP. Pero en realidad, mientras el
gobierno hace un discurso de “izquierda” para la tribuna, la
presidenta reunió en la Casa Rosada a cientos de empresarios para
ahuyentarle los temores sobre una mayor injerencia estatal en los
directorios de sus empresas mediante las acciones que posee la Anses.
Los altos precios internacionales de la soja que aumentan la
recaudación estatal y la revaluación de las monedas en Brasil y otros
países vecinos han atemperado –por ahora- el reclamo inmediato de una
mega devaluación por parte de los empresarios. Después de los
encontronazos con la cúpula empresaria por el caso Techint, allí
estuvieron desde los jefes de la UIA, Héctor Méndez, De Mendiguren y
hasta el opositor Cristiano Ratazzi de Fiat. Contrario a cualquier
pretensión estatizante, Cristina Kirchner les entregó nuevas
concesiones como la reglamentación a la ley de inversiones. Y por si
quedaba alguna duda, lejos de aquella amenaza “chavista” durante el
conflicto con el campo de algún tipo de intervención del Estado en el
control del comercio exterior, anunció nuevos beneficios para los
principales exportadores de granos, también presentes en la reunión a
través del presidente de Bunge.

Mientras los Kirchner hacen campaña en “defensa del empleo” la misma
CTA denuncia que en estos últimos meses ya hay más de 130 mil
trabajadores afectados por despidos, suspensiones o cambios en sus
condiciones laborales. Lejos de prohibir los despidos como proponemos
desde la tapa de este periódico, el gobierno sostiene a los
empresarios con subsidios y en la provincia de Buenos Aires se envía a
la policía contra los que luchan, como pasó recientemente con los
gráficos de FP Impresora, que resistían los despidos masivos que la
patronal lanzó en represalia ante la afiliación de los obreros al
sindicato. El doble discurso del gobierno llega al colmo cuando el
ministro de Trabajo Tomada declara en la asamblea de la Organización
Internacional del Trabajo “Nosotros escuchamos la palabra
flexibilización laboral y nos corre frío por la espalda” ¿Será que el
cinismo provoca escalofríos? Bajo su Ministerio el 40% trabaja en
negro, el salario mínimo no cubre las necesidades básicas de una
familia trabajadora y el trabajo precario es hegemónico. Si este es el
resultado del “modelo de acumulación con inclusión” en lo que va de
los seis años de crecimiento record y superganancias empresarias,
podemos imaginar lo que tienen reservado para el pueblo trabajador
cuando la crisis capitalista internacional golpee de lleno en la
Argentina. El gobierno dice que va a contener la crisis mediante la
intervención del Estado. ¿A favor de quién?

Lo que se ha presentado como algo parecido a una estatización es el
caso de la papelera Massuh, cuando en realidad el llamado fideicomiso
que comanda Guillermo Moreno no pasa de un salvataje a los patrones
donde los obreros directamente pierden sus viejas conquistas. Digamos
que, aunque este no es el curso del gobierno, las estatizaciones de
Chávez tampoco son favorables para los trabajadores. Y no sólo porque
Chávez paga a los empresarios como Rocca de Techint indemnizaciones
millonarias a cuenta del erario público, sino porque también –y
fundamentalmente- busca regimentar y maniatar a la clase trabajadora
para impedir su lucha independiente. Cuando ya se han desarrollado 217
conflictos sindicales en lo que va del año en Venezuela, el presidente
Chávez acaba de instruir al Ministerio del Trabajo para la aprobación
de la Ley de Propiedad Social en las empresas estatizadas donde se
quiere terminar con toda autonomía de los sindicatos y remplazarlos
por consejos integrados al Estado, lo que viene generando la oposición
de amplios sectores del movimiento obrero y el sindicalismo combativo.

Independencia política y democracia sindical

El abandono del duhaldismo de la alianza con De Narváez y Macri supone
la posibilidad de que Kirchner, Scioli y los intendentes del conurbano
sean ganadores en la provincia de Buenos Aires, lo que traerá consigo
el intento de apuntalar el control burocrático sobre el movimiento
obrero. El aparato del oficialista Baradel del gremio docente de la
provincia de Buenos Aires SUTEBA, al mismo tiempo que se acerca a
Kirchner y Scioli, intenta desconocer el triunfo electoral
completamente legítimo de la lista de la oposición sindical combativa
en la seccional La Plata. La subordinación de la dirección de los
sindicatos a los partidos patronales lleva inevitablemente al
aplastamiento de la democracia sindical y al recorte de la libertad de
organización de los trabajadores. Nuestra perspectiva es dar vuelta
esta situación. Justamente porque luchamos para que la clase
trabajadora se exprese como clase políticamente independiente,
mediante un partido propio es que defendemos la plena democracia de
los trabajadores en los sindicatos, las comisiones internas, los
cuerpos de delegados, para que se libere toda la fuerza de los
trabajadores contra los capitalistas y se acelere la experiencia con
los partidos patronales y conciliadores.

Un Pino que no hace sombra

Esto es lo opuesto a lo que nos proponen dirigentes como Víctor De
Gennaro que –como ya lo hizo con Chacho Alvarez- se empeña en hacernos
creer que se va a “distribuir la riqueza” venciendo la resistencia de
los capitalistas con la “fuerza” de... Pino Solanas. ¿Quién puede
creer que “prohibir los despidos o “terminar con el hambre en la
Argentina”, como propone la CTA, se puede lograr yendo detrás de una
figura mediática? ¿Qué recuperación de los recursos naturales puede
haber si no se cuenta con la fuerza social capaz de imponerla? ¿Con
quién piensa enfrentar Solanas a los “empresarios mineros que borran
del mapa nuestras fronteras y nos transforman en la Potosí del siglo
XXI”? En medio de una crisis económica mundial de características
históricas, Proyecto Sur es una hoja al viento. El derrotero histórico
de todas las corrientes de centroizquierda, ha sido el de fenómenos
pasajeros, que más tarde o más temprano, terminan en los brazos de los
grandes partidos capitalistas, como el Frepaso, o bien reducidos a su
mínima expresión, como Zamora ¿Qué aportaron al movimiento de los
trabajadores los 10 diputados que obtuvo “Autodeterminación y
libertad”?

Para que la crisis no la paguemos los trabajadores se necesita poner
en movimiento la fuerza social de la clase trabajadora, con sus
organizaciones, sus métodos de lucha, y la construcción de su propio
partido. Desde esta perspectiva estamos participando en el Frente de
Izquierda, de los Trabajadores, Anticapitalista y Socialista y los
llamamos a colaborar en las tareas de nuestra campaña electoral.
Nacional




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular