[R-P] [Wall Street Journal] La recuperación de EE.UU., en problemas.

Gustavo Battistoni gustavo.battistoni en gmail.com
Mar Jun 9 09:37:41 MDT 2009


The Wall Street Journal.

Problemas en el horizonte.

Los principales indicadores bursátiles estadounidenses han borrado
casi todas las pérdidas de este año, los rendimientos de la deuda de
largo plazo han retornado a niveles considerados normales y los
precios de las materias primas han repuntado. Todo esto apunta a que
lo peor de la crisis económica podría haber quedado atrás.

Sin embargo, el camino de la recuperación tiene muchos baches. En
momentos en que el nerviosismo sigue vigente en los mercados, las
buenas noticias en un frente pueden tener efectos sorpresivamente
negativos en otro. En juego está la frágil confianza que se ha
restaurado en el sistema financiero.

El viernes pasado, por ejemplo, el anuncio del gobierno estadounidense
sobre la menor pérdida de empleos desde septiembre no provocó una gran
reacción en las bolsas, pero la deuda del Tesoro estadounidense tuvo
su peor día en nueve meses ante los temores de un rebrote
inflacionario y un alza de las tasas de interés.

Muchos estrategas y economistas mantienen una visión relativamente
optimista: el paquete de estímulo fiscal llegará a tiempo para
impulsar la demanda de las personas y las empresas, sin disparar la
inflación. Tal desenlace, una recuperación en forma de V marcada por
un rápido colapso y un repunte duradero, permitiría que las acciones y
otros activos sigan subiendo en el segundo semestre.

Sin embargo, los riesgos son grandes. Es posible que el estímulo
gubernamental sobrecaliente la economía, alimentando la inflación que,
a su vez, obligaría al gobierno a pisar el freno, generando un segundo
colapso. Es decir la recuperación en forma de V pasa a ser una
recuperación en forma de W.

También es posible que el estímulo fiscal resulte ineficiente en
momentos en que las familias estadounidenses sienten el peso acumulado
de su deuda y la pérdida de billones de dólares en su patrimonio. En
ese caso, una recuperación tenue sería más probable. Eso impediría un
disparo de la inflación, pero agravaría el desempleo, lo que, a su vez
haría que más personas se atrasen en los pagos de sus créditos
hipotecarios, vapuleando el mercado inmobiliario y causando una nueva
ronda de pérdidas en los bancos. A continuación, una mirada más
detallada a estos tres escenarios, que ciertamente no son los únicos
posibles.
La temperatura perfecta

El voluminoso estímulo gubernamental, una política monetaria sumamente
relajada por parte de la Reserva Federal (Fed) y US$ 787.000 millones
en gasto fiscal, incentivos tributarios y otros beneficios, logra que
los consumidores gasten y las empresas contraten. Eso estimula el
crecimiento económico, mantiene el desempleo bajo control y pone fin a
la crisis inmobiliaria.

Al mismo tiempo, los enormes problemas estructurales de la economía
estadounidense, como el alto endeudamiento de las personas y el
gobierno, sirven de freno para mantener la inflación a raya.

En este escenario, las ganancias de las empresas y el crecimiento
económico avanzan con dificultad rumbo a la recuperación durante el
segundo semestre, sentando las bases para un 2010 más saludable. Las
acciones suben, aunque no mucho. La visión de consenso entre muchos
estrategas es que el índice Standard & Poor?s 500 se ubicaría entre
los 1000 y los 1200 puntos a finales de año. Ayer cerró en 939,14
unidades.

Una recuperación floja le permitiría a la Fed mantener bajas las tasas
de interés de corto plazo por más tiempo sin temer presiones
inflacionarias, aunque los precios de las materias primas sigan
subiendo. El banco central incluso puede mirar con buenos ojos el
reciente aumento de las de largo plazo. El rendimiento en los bonos
del Tesoro a 10 años cerró ayer a 3,8%. En este escenario, no subiría
mucho más.
Muy caliente

La gigantesca liquidez que la Fed y otros bancos centrales le han
inyectado al mercado le agrega combustible al reciente repunte de las
acciones, los bonos corporativos, las materias primas y otros activos
de riesgo. El S&P 500 ya registra un alza de 39% desde 9 de marzo y
los bonos de alto rendimiento han subido 31%. El precio del petróleo
se ha duplicado desde febrero. "Los mercados son muy proclives a las
oleadas de liquidez, cuando el dinero que estaba afuera vuelve al
sistema a raudales", dice James Swanson, estratega jefe de inversión
de MFS Investment Management. "Eso no es un buen comienzo de un
mercado alcista sostenible".

En este escenario, el alza de los precios de los activos provoca
temores de inflación, perjudicando el dólar y llevando a aumentos en
las tasas de interés de largo plazo. Ta desenlace ha preocupado a los
inversionistas últimamente. Al alza en las tasas de largo plazo hay
que agregar una caída de 9% en el valor del dólar respecto a una
canasta de divisas desde el nueve de marzo.
Muy frío

Los altos niveles de deuda y la debilidad de los bancos y el mercado
laboral apabullan el estímulo del gobierno y la recuperación es
anémica.

"Ya he visto esta película, en 2002", dice David Rosenberg, economista
jefe y estratega de Gluskin Sheff, una consultora de Toronto. En ese
entonces, el desempleo subió bruscamente, la recuperación fue muy
débil y las bolsas se desplomaron. El mercado sólo inició una
recuperación duradera en marzo de 2003.

Hoy, los fundamentos de la economía están mucho más deteriorados. El
desempleo, que ya alcanza 9,4%, podría superar la barrera del 10% y
las empresas cautelosas tal vez esperen antes de reponer sus
inventarios. Los precios de los inmuebles podrían caer aún más. Eso
mantendría la presión sobre las finanzas de los bancos y el crédito.

Los indicadores bursátiles, en tanto, podrían regresar a sus mínimos
de marzo. En el largo plazo, también podría haber deflación, en la que
los precios caen amientras los consumidores mantienen las billeteras
cerradas.

La deflación puede ser duradera y tener efectos escalofriantes sobre las bolsas.

Por Mark Gongloff




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular