[R-P] [Página 12] Europa gira (aún más) a la derecha.

Gustavo Battistoni gustavo.battistoni en gmail.com
Dom Jun 7 21:52:28 MDT 2009


CON LA EXCEPCION DE GRECIA, LA CASI TOTALIDAD DE LOS ELECTORES
SANCIONARON A LAS CORRIENTES SOCIALDEMOCRATAS
Europa apoyó a los jinetes de la desregulación

Las derechas gobernantes, los movimientos ecologistas y la extrema
izquierda obtuvieron uno de los mejores resultados de la historia de
las elecciones para la Eurocámara. Unos comicios que tuvieron una
abstención también histórica.

  	

 Por Eduardo Febbro

Desde París

Los resultados confirmaron en Francia la orientación de los sondeos.
Los socialistas, la extrema derecha y el centro cayeron en el fondo de
las urnas, mientras que la derecha gobernante, los movimientos
ecologistas y la extrema izquierda obtuvieron uno de los mejores
resultados de la historia de las elecciones europeas. El otro partido
ganador es de la abstención, que alcanzó en Francia casi el 60 por
ciento de los votos y poco más del 56 por ciento en el resto de
Europa, lo que benefició a las corrientes radicales. A escala europea,
la consulta electoral suscitó menos movilización que la anterior
–2004–. Las proyecciones hasta el momento corroboran los análisis y
las previsiones que daban a la derecha una ventaja suficiente como
para ser la corriente más votada en Europa. Le siguen los socialistas,
los partidos verdes, la extrema izquierda, los euroescépticos, los
eurófobos y la extrema derecha.

En Francia, el partido gobernante, la UMP (Unión por un Movimiento
Popular), de Nicolas Sarkozy, se distanció a los socialistas con casi
28 por ciento de los votos, 17,5 por ciento para el PS. La tercera
fuerza no es el centro ni la extrema derecha, como en ocasiones
anteriores, sino el partido liderado por el ex líder de las revueltas
de Mayo del ’68 Daniel CohnBendit, que logró pisarle los talones a los
socialistas con algo más del 16 por ciento. El centro, Modem, de quien
se esperaba un papel mejor, se quedó con cerca del 9 por ciento,
seguido por la extrema derecha del Frente Nacional, 6,5 por ciento;
por una alianza entre el Partido Comunista y socialistas disidentes,
el Frente de Izquierda, 6,3 por ciento, y el partido de extrema
izquierda NPA, Nuevo Partido Anticapitalista, 5,3 por ciento de los
votos. Como lo reconocían anoche sus adversarios, el presidente
francés ganó su apuesta: arrebatarles a los socialistas la primacía de
las elecciones europeas.

En junio de 2004, el resultado fue exactamente al revés: el PS llegó a
28, 89 por ciento y la derecha a 16,64 por ciento. Incluso si los
sufragios aunados de la oposición suman más que los de la propia
derecha, Nicolas Sarkozy puede asimilar la victoria de su partido a un
respaldo a su propia política. En este sentido, el primer ministro
francés, François Fillon, resaltó que era “la primera vez desde 1984
que un partido de la mayoría presidencial llega primero en las
elecciones europeas”. El estrecho porcentaje del PS francés es un
serio revés para su actual primera secretaria, la ex ministra de
Trabajo Martine Aubry, que esperaba un mínimo de 20 por ciento. El PS
no convenció ni con su programa ni con la idea de un voto sanción
contra el Ejecutivo.

Sin objeción alguna, la fuerza ganadora de estas elecciones europeas
es en Francia la lista Europa Ecología de Daniel CohnBendit y José
Bové. Ambos se habían fijado un horizonte del 10 por ciento, pero éste
fue ampliamente superado al punto de casi igualar el porcentaje de los
socialistas. Los militantes de Europa Ecología se frotaban los ojos
anoche delante de las pantallas de televisión. “Salimos invisibles y
llegamos con medalla de oro”, decía Martín, un adherente a este
movimiento que supo servirse con mucho provecho de las nuevas
tecnologías para llegar a un electorado que le es afín.

Con la notable excepción de Grecia, la casi totalidad de los electores
europeos sancionaron a las corrientes socialdemócratas. En Alemania,
la coalición conservadora que dirige Angela Merkel, CDU y CSU, se
impuso con holgura: 38,5 por ciento de los votos, contra 21 por ciento
para el Partido Socialdemócrata, SPD. Las elecciones alemanas
equivalen a un test de cara a los comicios federales del próximo 27 de
septiembre. Allí está en juego la composición de la coalición actual
entre CDUCSU y SPD. Si la tendencia actual se confirma en septiembre,
los socialdemócratas saldrían del gobierno en beneficio de los
liberales del FDP (ver aparte). Alemania es el país que más
representantes aporta a la Eurocámara, 99 en total. Es España, aunque
limitada, la derecha española ganó una elección por un margen
estrecho, pero que tiene consecuencias amplias para el gobernante PSOE
(ver página 20). En Italia, los escándalos dejaron intacto a Silvio
Berlusconi. Las estimaciones le otorgaban entre 39 y 43 por ciento
contra un 27 a 31 por ciento para la oposición de izquierda. Gran
Bretaña, Finlandia, Austria, Holanda, donde ganaron los populistas
islamófobos de Geert Wilders, o Bélgica, la derecha europea entra con
fuerzas renovadas al Europarlamento, seguida por los partidos
ecologistas y la extrema izquierda. Si los resultados se confirman sin
grandes modificaciones, la derecha del Partido Popular Europeo (PPE)
será una vez más el grupo con mayor peso en la Eurocámara. De los 736
eurodiputados elegidos, el PPE obtendría 39,5 por ciento de los votos.
Comparados con el 36, 6 de 2004 el avance es sólido, ya que representa
un total de 291 escaños. Por su parte, el Grupo Socialista quedaría
con 26 por ciento frente al 27 por ciento que sacó hace cinco años.

La crisis financiera internacional no le costó votos a la derecha y a
los liberales, sino a los críticos más prolijos del sistema, los
socialdemócratas, al tiempo que benefició a los impugnadores más
radicales, la extrema izquierda. Los partidos socialistas de Francia e
Italia, enfrascados desde hace años en una guerra de corrientes y de
jefes e incapaces de darle una identidad a la renovación, se vieron
ayer sobrepasados tanto por la legitimización de los ejecutivos en el
poder como por la extrema izquierda y los movimientos ecologistas. Los
socialdemócratas no sacan ni un solo beneficio de sus críticas contra
la impunidad financiera ni tampoco de su histórica defensa del Estado
como eje de la protección y la regulación. De su manera inversa, los
electores europeos respaldaron en las urnas a quienes llevaron al
colapso el sistema financiero internacional, a los jinetes de las
desregulación, de las privatizaciones y de la impunidad bancaria.


 Permalink:
http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-126288-2009-06-08.html




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular