[R-P] Hillary quiere democracia en Cuba [no en E.U...]

Gustavo Battistoni gustavo.battistoni en gmail.com
Mie Jun 3 09:13:15 MDT 2009


[Por otra parte, el vicecanciller israelí, Dany Ayalon, invitado a la
reunión de la OEA, expresó a sus colegas latinoamericanos su
preocupación por la "penetración iraní en algunos países de la
región". Ayalon adelantó que esa inquietud será expuesta por el
canciller israelí, Avigdor Lieberman, en su próxima gira por Perú,
Brasil, Colombia y la Argentina, prevista para fines de julio.

¿Qué hace este enemigo de Chávez metiendo su nariz en los asuntos del
continente?]








Asamblea General en Honduras / Intenso debate
EE.UU. condiciona el regreso de Cuba a la OEA
Hillary Clinton exigió a La Habana reformas democráticas
Miércoles 3 de junio de 2009 |
LA NACIÓN





EE.UU. condiciona el regreso de Cuba a la OEA.Hillary Clinton, rodeada
de los cancilleres de la OEA, en la "foto de familia" de la reunión de
San Pedro Sula Foto: Reuters

SAN PEDRO SULA, Honduras.- Un agitado debate sobre el regreso de Cuba
a la OEA marcó ayer la jornada de inauguración de la 39» Asamblea
General de esa organización. Mientras la secretaria de Estado
norteamericana, Hillary Clinton, condicionó ese retorno al impulso de
reformas democráticas en la isla, varios presidentes latinoamericanos
se mostraron a favor de la integración de La Habana sin condiciones
previas.

En un intento de acercar posturas, el secretario general de la
Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno José Miguel
Insulza, pidió abordar el tema "sin miedos", con la voluntad de
alcanzar un consenso. "Queremos progresar y dejar atrás un pasado que
para muchos no es positivo, pero no a costa de caer de nuevo en
divisiones", precisó.

Pero la postura de Clinton de ligar el regreso de Cuba a la aprobación
de reformas democráticas por parte del régimen echó por tierra, en
principio, la posibilidad de que se emita una resolución conjunta
sobre el caso. Sólo la mediación de Brasil para crear un grupo de
trabajo ad hoc podría salvar las diferencias con una declaración
consensuada.

A la reunión, que concluye hoy, asisten representantes de los 34
países de la organización, entre ellos el canciller argentino, Jorge
Taiana, que llegó anteayer a San Pedro Sula procedente de El Salvador,
donde había asistido a la asunción de Mauricio Funes.

"La integración en la OEA es algo que conlleva responsabilidades, y
todos debemos rendir cuentas ante los demás [?] No se trata de revivir
el pasado; se trata de ser fieles a los principios fundacionales de
esta organización", señaló Clinton en su intervención ante la Asamblea
General.
Presos políticos

Las condiciones previas de la Casa Blanca pasan por la liberación de
unos 200 presos políticos en la isla, el respeto de los derechos
humanos y una progresiva apertura democrática. Cuba fue expulsada de
la OEA en 1962, tres años después del triunfo revolucionario en la
isla. Ese mismo año, Washington le impuso un embargo económico,
comercial y financiero que sigue vigente, a pesar de que las Naciones
Unidas se pronuncian cada año por su derogación.

Clinton se quedó sola en sus objeciones al reingreso de Cuba en la
OEA. Los tres mandatarios presentes en la reunión (Manuel Zelaya, de
Honduras, como anfitrión; Fernando Lugo, de Paraguay, y Daniel Ortega,
de Nicaragua) exigieron el fin de la exclusión cubana de forma
inmediata.

"Hay que reparar el error del 62", dijo Zelaya al inaugurar la
asamblea de cancilleres. "No debemos irnos de esta asamblea sin
reparar la infamia contra un pueblo [?] Como en el Vaticano, en algún
momento va a salir humo blanco", agregó. Sin embargo, el propio
Zelaya, que ha ido evolucionando de ideas conservadoras a otras más
progresistas, descartó que La Habana vaya a regresar al organismo:
"Primero se cae el cielo y la tierra o se abren los mares antes de que
Cuba regrese a la OEA", profetizó.

El régimen de Raúl Castro ya dejó en claro hace días que no tiene
ningún interés en volver a ser miembro de la OEA, una organización
calificada como "repugnante" por el octogenario ex presidente Fidel
Castro, que ayer volvió a cargar las tintas contra Hillary Clinton, al
señalar que actuó con prepotencia por haber pedido recientemente
cambios democráticos en la isla.

Hace unos días, Cuba y Estados Unidos aceptaron reanudar las
conversaciones sobre asuntos migratorios, interrumpidas desde 2004.
Clinton se había mostrado satisfecha con esa decisión, pero insistió
en que el diálogo completo sólo sería posible si la isla realizaba
cambios en su política de derechos humanos y daba señales de una
apertura democrática.
Grupo de trabajo

Ante la falta de consenso para emitir una declaración común, el
canciller brasileño, Celso Amorim, propuso la creación de un "grupo
especial de trabajo" para estudiar el caso cubano, una propuesta bien
recibida por el resto de las delegaciones, incluida la de Estados
Unidos. Su embajador ante la OEA, Héctor Morales, respaldó la
propuesta brasileña y dijo que el asunto requería "mucha sutileza".

La canciller de Honduras, Patricia Rodas, anunció que su país
presentará a este grupo de trabajo una propuesta "sintetizadora" de
las voluntades de todos los países. Rodas no reveló el contenido de
esa propuesta. Iniciativas de consenso similares previas a la reunión
no consiguieron salir adelante.

La clave de las divergencias estriba en el compromiso democrático que
países como Estados Unidos quieren ligar de manera inequívoca al
retorno de Cuba a la OEA y que gobiernos como los de Nicaragua y
Venezuela rechazan vehementemente por considerarlo una intromisión.




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular