[R-P] DISCULPAS A LOS CUMPAS DE CORDOBA!!!

eliana gabay egabay62 en gmail.com
Mar Jun 2 06:10:31 MDT 2009


CITANDO LA FUENTE,EL MATERIAL DE ESTA LISTA ES DE LIBRE REPRODUCCIÓN


[Compañeros del FORO yo escuche por radio el viernes 29 que  Cristina
iba a Rio Tercero y que los ruralistas
querian hacerle un escrache..Y mande un mail de alerta el 30 de
mayo....De todas formas una cumpa de esos pagos
de manera muy cálida me explico que la presidenta fue el 29 y que tuvo un
recibimiento acalorado..Pido disculpas a los cumpas de Cordoba por mi
error de fechas u otra omisión.....solamente quise contribuir y veo
por otro mje recibido (que transcribo abajo) que todo fue un exito..y ESO ES LO
IMPORTANTE..Saludos....Eliana]

Palabras de la Presidenta en Río Tercero, provincia de Córdoba
viernes, 29 de mayo de 2009
PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ, EN EL ACTO
DE REACTIVACIÓN DE LA FÁBRICA MILITAR DE LA MUNICIPALIDAD DE RÍO
TERCERO, PROVINCIA DE CÓRDOBA.


Muchas gracias; gracias Río Tercero; gracias trabajadores de
Fabricaciones Militares: quiero decirles que hoy me siento en este
taller industrial haciendo un acto de reparación por partida doble:
uno, que tiene que ver con una historia que mejor no hubiera ocurrido,
como fue la explosión del año 1995. Vengo a contarles y a entregarles
a los damnificados, a este Río Tercero, el proyecto de ley, que
enviaremos al Parlamento Nacional  para una reparación integral de
todos aquellos, que sufrieron la perdida de seres queridos o que
sufrieron lesiones, o que tuvieron daños materiales o psicológicos,
que afrontar por ese desgraciado episodio. (APLAUSOS).
Pero yo no vengo únicamente a hablar de un hecho que fue absolutamente
desgraciado, en todo caso vengo a ejercer un acto de reparación, pero
vengo también hoy aquí a hacer otro acto de reparación, que es el de
comprometer a continuar el trabajo de poner en marcha este verdadero
bastión de la Córdoba industrial (APLAUSOS).
Esta fábrica, junto con la de Villa María; la Fray Luís Beltrán, en
Santa Fe; la de Azul, en provincia de Buenos Aires constituyen el
testimonio de lo que fue la idea de un país, que debía centrar su
modelo económico y político en la producción, en el trabajo
industrial, en generar y agregar valor a nuestros recursos.
Cuando hoy vengo aquí y veo este nuevo techo, en donde solamente había
ruinas con telarañas,  que eran el símbolo también no solamente del
resultado de la explosión, sino también de decadencia de una Argentina
que había perdido el rumbo y que creía que podía vivir sin producir o
sin trabajar, ser solamente, tal vez, un país de servicio. Por eso, yo
creo que cuando le sacamos las telarañas a esta fábrica no solamente
despojamos de telarañas un espacio físico, sino también despojamos de
telarañas las mentes de algunos que pensaban que la Argentina podía
ser algo diferente de una Argentina industrial, pujante.
Estos 120 millones de pesos, luego de décadas de abandono, que hemos
colocado en nuestras fábricas, que nos ha permitido ingresar 60
trabajadores más y reparar, aquí los vagones de cargas del Belgrano,
que nos está permitiendo llevar adelante con Yacimientos Carboníferos
Fiscales, allá en el Sur, un proceso también de sustitución de
importaciones, que además nos va a permitir no solamente recuperar la
producción de cartuchos, que llegó a ser de 1.700.000 por mes y por
turno de trabajo, sino que tenemos que llegar también a los 2.120.000
porque esto es estratégico también para un proyecto de defensa
nacional, que además también estamos recuperando en el sector
explosivos para la minería, por supuesto, que nadie se asuste, por
favor, y que nos permite recuperar parte de ese mercado que habíamos
perdido.
Cuando yo veo el logo de Fabricaciones militares y recuerdo a hombres
como Mosconi, como Savio, como Baldrich, como Perón, que imaginaron un
rol industrializador para nuestras fuerzas armadas en todo lo que es
nuestra industria de defensa; cuando veo el desarrollo que habíamos
alcanzado y que nos había convertido, allá, en la década del 50, en el
país más avanzado de toda la América latina y veo por otra parte el
tiempo que hemos perdido en enfrentamiento, en discusiones estériles
es que quiero venir, hoy, aquí a Río Tercero, a convocarlos a todos
ustedes y desde aquí al resto de los argentinos a una gesta para
recuperar nuestras mejores tradiciones, que siempre estuvieron
vinculadas a la producción y al trabajo, que ha sido el modelo que
desde el año 2003, nos ha permitido generar millones de puestos de
trabajo para argentinos que habían caído, tal vez, en lo más grave e
indigno que le puede pasar a un ser humano, que es no poder ganar el
pan con el sudor de su frente. Claro que vamos a aguantar y vamos a
crecer. (APLAUSOS)
Porque esta Córdoba tiene una trayectoria histórica, una trayectoria
cultural, una trayectoria industrial a la que no puede renunciar,
sería renunciar a su propia identidad. Una provincia que generó los
trabajadores más calificados de la República Argentina; una provincia
que generó el Área Material Córdoba, que ahora hemos vuelto a
recuperar para ponerla al servicio de la industria y del país.
(APLAUSOS). Una Córdoba que generó la industria automotriz más
calificada de la América latina, una Córdoba que hizo de su
universidad uno de los centros de estudio de mayor prestigio del
continente, tenemos que volver a reconstruir esa Córdoba, con fuerza,
con coraje para que junto a la otra Córdoba que también produce y
genera ingresos podamos generar y articular el círculo virtuoso del
esfuerzo y del valor agregado: lo automotriz, la agroindustria, la
universidad, la capacitación. Esa es la historia de Córdoba y esa es
la Córdoba que nosotros queremos ayudar a reconstruir. (APLAUSOS).
Por eso hoy aquí con mucha alegría vemos esta recuperación; acabo de
recorrer otros talleres de la planta donde con orgullo me están
mostrando las piezas, que están construyendo para una importantísima
empresa industrial nacional, que ha vendido turbinas a Colombia y a
Brasil. Y esas piezas importantes se están construyendo aquí, en
Fabricaciones Militares de Córdoba, con obreros cordobeses, con
técnicos cordobeses y con profesionales cordobeses. Esto es lo que
tenemos que volver a mostrarnos a nosotros mismos para volver a
recuperar nuestros sueños y nuestras utopías; sueños y utopías sin los
cuales una sociedad no puede avanzar y crecer. Y los vamos a hacer
porque además de ideas, de sueños y de utopías podemos mostrarles a
ustedes cordobeses, y al país entero, seis años de gestión sin
precedentes en las últimas décadas en la República Argentina:
escuelas, caminos, universidades, obras hidroeléctricas, tendidos de
alta tensión, más de 20 mil empresas creadas por año, más de 4
millones de puestos de trabajo, más de 250 mil viviendas como nunca se
habían hecho en toda la historia. (APLAUSOS)
Ahora también recuperando nuestro querido y viejo Banco Hipotecario
para que vuelva a ser el instrumento, para que los argentinos de
determinado poder adquisitivo puedan volver a tener su casa propia,
devolviendo la dignidad a nuestros trabajadores que han vuelto a
renegociar los convenios colectivos de trabajo; dándoles a nuestros
jubilados la posibilidad de mejorar sus ingresos que durante décadas
no sólo estuvieron congelados, sino que algunos les descontaron
también, que nosotros tuvimos que volver a pagar cuando se asumió el
Gobierno (APLAUSOS).
También en nombre de los casi 2 millones de argentinos y argentinas
que habían perdido la posibilidad de acceder a un beneficio
previsional, tal vez porque algún patrón inescrupuloso no había hecho
sus aportes, o tal vez porque había quedado sin trabajo, o porque
después de las privatizaciones se habían caído del aparato productivo.
También en nombre de esos hombres y mujeres, que hoy gozan del derecho
a acceder a una jubilación y pensión; venimos en nombre de todas esas
cosas que no son promesas ni ideas, son hechos, gestiones, obras
concretas. Siempre digo que la realización es el punto exacto, el
límite exacto entre la idea y la política.
Por eso podemos decir, mirando de frente a todos los argentinos, que
en estos seis años hemos empezado a trasformar la historia y a
convocarlos a continuar en este proceso de transformación y cambio,
porque es el camino adecuado. Lo hemos podido comprobar, luego de seis
años, donde siempre nos decían que era el último año, que el próximo
todo se derrumbaba y que el modelo a imitar era el que se desarrollaba
en otras latitudes. Hemos visto derrumbarse esos modelos que se nos
planteaban como paradigmas, y aquí estamos los argentinos con nuestro
modelo de desarrollo, con nuestro modelo de acumulación industrial
exportador para decirle al mundo, pero esencialmente decirnos a
nosotros mismos, que cuando nos fijamos objetivos, que cuando tenemos
la certeza que sólo con nuestro esfuerzo y nuestro trabajo vamos a
poder progresar, es ahí donde hemos encontrado el camino a seguir.
Por eso, hoy, amigos y amigas, aquí en Río Tercero, estamos reparando
daños de los físicos, de los que se vieron, de los que se escucharon,
de los materiales, pero también estamos reparando otros daños, tal vez
menos visibles, pero mucho más profundos y mucho más dañinos, como
puede ser el querer cambiar un modelo que nos dio trabajo, producción,
y que no lo inventamos nosotros, no somos genios, simplemente hicimos
cosas que había sucedido en nuestro país que también se habían hecho
en otros países desarrollados; no inventamos nada, simplemente vimos,
hicimos aprendizaje histórico.
Por eso, al cabo de seis años, podemos tener esta Argentina, con
dificultades, con cosas que aún nos faltan, porque todavía queda gente
sin trabajo, alguien que necesita una vivienda, alguien que todavía no
ha podido ir a la universidad o llevar su hijo al colegio. Es en
nombre de esos argentinos a los que todavía les falta es que debemos
redoblar el esfuerzo y seguir en el camino.
Por eso, gracias Río Tercero, gracias Córdoba, a seguir trabajando,
con mucho esfuerzo, con mucho cariño, con mucho respeto y siempre para
adelante.



Fuente: http://www.casarosada.gov.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=6020&Itemid=66




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular