[R-P] [Enrique Lacolla] *El mundo en armas*

Nestor Gorojovsky nmgoro en gmail.com
Vie Jul 31 15:21:27 MDT 2009


*El mundo en armas*

/Por Enrique Lacolla/

/Pese a que no debería existir la amenaza de un conflicto en gran 
escala, las potencias siguen erizándose de elementos de destrucción./

Las grandes potencias siguen armándose a un ritmo acelerado. Su ejemplo 
contagia a otros países que de ninguna manera tendrían porqué 
inquietarse respecto de la seguridad de sus fronteras nacionales. Como 
es el caso de Chile, por ejemplo. Como quiera que sea, el primer dato es 
el relevante a escala mundial. Después de la guerra fría, se creyó por 
un instante que la abrumadora cantidad de recursos que se dedicaban a la 
fabricación de sistemas de armas se reduciría y, de hecho, algo de esto 
se produjo. Pero, en lo esencial, la situación siguió sin alterarse y, 
cuando ocurrieron los atentados del 11/S del 2001, las expensas bélicas 
recibieron un impulso que las elevó a cifras astronómicas. El terrorismo 
y los fundamentalistas fueron los pretextos invocados para declarar un 
estado de guerra permanente por George Bush y compañía, y para lanzar 
una ofensiva mundial que pretende globalizar el Imperio de Occidente 
bajo la égida de Estados Unidos.

Irak, Afganistán, los Balcanes, el Cáucaso, el Asia central son los 
objetivos de esta gigantesca acometida que apunta a diseñar un siglo XXI 
usamericano. Las siderales expensas de carácter militar prosiguen a 
pesar de la crisis económica, del hambre que reina en gran parte del 
mundo y de las turbulencias que estas situaciones engendran.

Se dirá que es para prevenir y domeñar a estas últimas que los gastos 
militares se mantienen a tan alto nivel. Tonterías. Perseguir a Osama 
bin Laden por la fragorosa topografía de Afganistán no requiere de tan 
monumentales inversiones. La cuestión pasa más bien por la necesidad de 
mantener el complejo industrial-militar a pleno funcionamiento y por la 
conciencia de que un proyecto como el que transporta a Estados Unidos, 
en un momento u otro puede encontrarse con oposiciones mucho más graves 
que la que puede significar el reto de unos hirsutos guerrilleros con 
turbante que deambulan por rincones remotos del mundo.

Entonces, de lo que se trata es de construir un poder militar abrumador, 
capaz de demoler a un enemigo técnicamente cualificado y poseedor de 
recursos bélicos sofisticados. Para el caso actual, Rusia y China, más 
algunas potencias menores que se erigen en obstáculos regionales para el 
logro del gran objetivo. Irán o Corea del Norte, por ejemplo.

/Las políticas de poder/

La existencia de una deliberada voluntad de predominio –o eventualmente, 
de desafiar el predominio preestablecido de un adversario– ha 
significado siempre a las políticas de poder. Todas ellas han conducido 
inexorablemente a la violencia. Todo el ciclo de las guerras mundiales 
estuvo gobernado por esta ecuación. A principios del siglo XX prepararse 
para resistir el ascenso alemán a un nivel que comprometiese el estatus 
hegemónico de Gran Bretaña y Francia determinó, de parte de estas, una 
política de alianzas que hizo que Alemania sintiese –con razón– que un 
cerco estaba cerrándose en su torno. Su respuesta fue un incremento de 
su agresividad y una multiplicación de sus armamentos, lo que llevó a 
una competencia incesante entre las potencias; a un período denominado 
como la “paz armada”. Cuando saltó una chispa, como fue el atentado de 
Sarajevo, este polvorín voló por los aires, inaugurando una era de 
violencia irrestricta que se prolonga hasta nuestros días.

Pero lo que hace singular a la reproducción contemporánea de esta 
ecuación es el carácter casi terminal de la potencia de las armas 
modernas, capaces de promover el suicidio de la humanidad como tal. En 
especial si apelan a expedientes nucleares, químicos o lo que fuere, sin 
olvidar a los sistemas convencionales de armas, sistemas dotados 
asimismo de un poder destructivo sin paralelo en el pasado.

La revolución industrial dio paso a este tipo de proceso, que se 
retroalimenta y experimenta un crecimiento de carácter fatal, pues una 
acción genera una reacción y esto, en las condiciones del mundo moderno, 
insume enormes cantidades de dinero que de alguna manera requieren 
autojustificarse. El propósito de prepararse para la guerra, disimulado 
por el eufemismo políticamente correcto de “mantener la paz”, es pues el 
objetivo real de esta carrera armamentista, ocupada de momento en 
flexionar los músculos y hacer prácticas en escenarios de gran valor 
estratégico, como el Medio Oriente y el Asia central.

Dejando de lado las apreciaciones generales, sin embargo, cabe 
preguntarse si las actuales políticas de armamento, en especial las 
puestas en práctica por Estados Unidos, son, desde un punto de vista 
puramente militar, atinadas en sus grandes líneas. En todo lo referido a 
lo que hace a la informatización del campo de batalla y al dominio de 
las telecomunicaciones, muy en especial las de carácter satelital, esto 
es cierto. Aunque se debe reconocer que si se tropieza con un adversario 
bien afirmado tecnológicamente y en condiciones de desarrollar iguales 
habilidades en un mismo campo, este predominio informativo será afectado 
a su vez por “la niebla de las batallas” de que hablaba Napoleón y que 
hace que todo combate, una vez empeñado entre fuerzas equiparables, sea 
una dimensión difícil de ponderar.

Una vez instalados en este género de consideraciones, se debe convenir 
en que hay muchos aspectos en los cuales la posesión de elementos 
refinados en materia de cibernética y comunicación satelital, pueden ser 
tanto una ventaja como una desventaja. Los organismos sociales modernos 
son entidades extraordinariamente complejas, cuyo equilibrio depende de 
la fluida interrelación de sus partes. Una guerra a gran escala rompería 
ese frágil balance a poco que la destrucción alcanzase algunos nervios 
vitales en materia de comunicación y producción de energía, por ejemplo. 
Podríamos tener así, si la lucha se prolonga, una guerra emprendida con 
la más sofisticada de las tecnologías y terminada por guerreros 
reducidos a las armas del hombre de las cavernas.

Prepararse para el pasado/

Hay otra incógnita que sólo la experiencia podría develar. Existe un 
dicho clásico que afirma que las potencias (en especial si han salido 
victoriosas de sus últimos hechos de armas) siempre se preparan para 
luchar en la última guerra que han librado. Es decir, que se fijan en 
los conceptos que les han dado la victoria en la guerra anterior. El 
caso arquetípico fue Francia de vísperas de la debacle de 1940, lista 
para librar una guerra de posiciones, que le ahorrase el espantoso 
precio que sus soldados pagaran entre 1914 y 1917, cuando el ejército 
estaba impregnado de un concepto ofensivo a ultranza y se estrelló una y 
otra vez contra unas defensas alemanas bien preparadas. Por lo tanto, al 
revés de lo que sucediera en el 14-18, la defensiva debía ahora privar 
sobre la ofensiva. Los alemanes, quienes tras la derrota hubieron de 
reconstruir su ejército casi a partir de cero, decidieron en cambio 
priorizar a las formaciones móviles, tanto aéreas como blindadas, al 
comprender bien que con ellas era posible romper un frente y generar una 
guerra de movimientos en la cual las formaciones estáticas estarían 
perdidas y listas tan sólo para ser rodeadas y anuladas. Los 
acontecimientos les dieron la razón. En un mes, a pesar de la muralla 
que se presumía invulnerable de la Línea Maginot, Francia fue abatida en 
una guerra relámpago o /blitzkrieg./

Hoy Estados Unidos dedica una gran proporción de su presupuesto militar 
a fabricar, equipar y poner a punto una flota de portaaviones de 
proporciones descomunales. Las ventajas estratégicas de este tipo de 
arma quedaron demostradas por las campañas aeronavales que derrotaran al 
Japón en las campañas del Océano Pacífico. Pero, ¿existen hoy las 
condiciones para reproducir esos triunfos?

Mientras se trate de combatir a enemigos pequeños en extensiones 
desmesuradas, la utilidad de esas grandes unidades de batalla no puede 
ser puesta en duda. Son capaces de desplazarse de un lado a otro, 
funcionando como catapultas móviles de un poderío aéreo demoledor. Pero 
esas grandes fábricas –que cuestan sumas siderales y son tripuladas por 
miles de hombres– son en extremo vulnerables a las armas modernas. En 
aguas cerradas –como el Golfo Pérsico o el Mar Rojo, pongamos– se 
arriesgan a recibir una lluvia de misiles disparados desde bases 
terrestres difíciles de localizar, cualquiera de los cuales puede tocar 
un punto vital de la unidad de combate y, al menos, anular su capacidad 
para seguir operando. En aguas abiertas, en cambio, su vulnerabilidad a 
los ataques provenientes de submarinos nucleares de gran velocidad y 
equipados con misiles mar-mar ha quedado demostrada en numerosas 
prácticas, algunas de las cuales fueron protagonizadas por antagonistas 
no invitados, como los submarinos chinos, que no fueron detectados a 
tiempo para ser teóricamente anulados antes de que estos aparecieran 
situados en posiciones desde las cuales podían inferir un daño mortal a 
los portaaviones.

/La ultima ratio/

Alguno se preguntará a qué viene el tema de este artículo. Pues viene a 
cuento porque, por lo que se sabe, la /ultima ratio/ de la política 
internacional ha sido siempre la guerra. La frase de Clausewitz –“la 
guerra es la política por otros medios” – sigue tan vigente hoy como lo 
fuera en la época del ciclo de las guerras napoleónicas que la inspiró. 
De modo que mejor dejémonos de abstracciones que ponen en primer plano a 
las teorías sobre la organización social del mundo y observemos por una 
vez la forma en que la brutalidad de esas concepciones requiere de un 
puño blindado para imponerse. El siglo XXI no es, no va a ser, un lugar 
apacible. El Imperio es la encarnación del capitalismo realmente 
existente y este no da muestras de apaciguar su apetito, a pesar de la 
crisis. Para satisfacerlo tiene que huir hacia adelante, y en esa fuga 
se va a encontrar con dificultades crecientes. El dinamismo político que 
lo arrastra se expresa cada vez más en términos militares. Las bases USA 
en el mundo se multiplican –esta semana se han registrado otras tres, 
esta vez en Colombia–, y los escenarios de guerra potencial o efectiva 
están por todas partes. Irak, todo el Medio Oriente, Afganistán, 
Pakistán, los países del Asia central, el Tíbet, la provincia china de 
Xinjiang, los países del Cáucaso, la fracturada ex Yugoslavia, Ucrania, 
gran parte de África, son escenarios donde las violencia o las tensiones 
que pueden generarla están a flor de piel.

Ahora hasta la tradicionalmente neutral Suecia ha ingresado a la 
estrategia de la tensión, al alojar a cerca de un millar soldados de la 
OTAN en unas maniobras conjuntas dirigidas a reforzar los accesos al 
Océano Ártico, movimiento en un todo acorde a la directiva de número 66 
de la presidencia de Estados Unidos, emitida el 12 de enero de este año, 
que define a esa área como parte de los intereses nacionales 
fundamentales de seguridad de ese país, y los hace extensivos a toda la 
región del Ártico, manifestándose “en disposición a operar con 
independencia o en conjunción con otros Estados para proteger esos 
intereses” (Rick Rozoff, en Global Research del 7 de agosto de 2009). 
Rusia, a su vez, ha decidido multiplicar sus ejercicios armados en el 
Ártico.

El viejo adagio “Si quieres paz, prepárate para la guerra” es, desde un 
punto de vista lógico, una contradicción en los términos. Sin embargo 
esta proposición paradójica encierra una verdad que, a su vez, no puede 
ser escindida del carácter del régimen social que la asume. Esto es, que 
si el imperialismo y el capitalismo tienen en su seno una dinámica 
fatalmente agresiva, esa preparación para la paz llevará inexorablemente 
a la guerra. Y la guerra prohijada por el sistema actual de acumulación 
económica se distingue por el mismo rasgo que identifica a este: una 
expansión constante y una continuada acumulación de fuerza, que estalla 
cada vez más violentamente. En el pasado ese furor expansivo operó como 
una herramienta injusta tal vez, salvaje en su acumulación originaria, 
que incluía como elementos substanciales a la guerra, la piratería y la 
esclavitud, pero sin duda allanó el camino a la modernidad y abrió 
campos insospechados hasta entonces para el hombre. El capitalismo es un 
gran demoledor, y sobre las ruinas que provoca alza nuevas 
construcciones incesantemente renovadas. Pero hoy la destrucción puede 
ser mayor que la construcción; puede, incluso, hacer imposible esta. El 
envenenamiento del ambiente, la muerte de lo natural y el poderío 
pavoroso de una panoplia capaz de abolir la vida sobre el planeta, son 
elementos inéditos en la economía del sistema. Si hay un contraveneno a 
este impulso mecánico que todo lo arrastra, no lo sabemos. Pero estamos 
seguros de que es necesario comprender el movimiento de la historia. Y, 
en esta, la forma extrema de ayudarla a parir ha sido siempre la guerra. 
Atención, pues, a la relación entre las armas y el hombre.


(www.enriquelacolla.com)




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular