[R-P] La distribución del ingreso y las demandas corporativas, opiniones de Stolbizer, Sabbatella, Latorre, Depetri, Lozano y Galvisi

eliana gabay egabay62 en gmail.com
Jue Jul 23 09:38:45 MDT 2009


CITANDO LA FUENTE,EL MATERIAL DE ESTA LISTA ES DE LIBRE REPRODUCCIÓN


La distribución del ingreso y las demandas corporativas

Stolbizer, Sabbatella, Latorre, Depetri, Lozano y Galvisi, debaten
sobre el diálogo.
19-07-2009 /  Siete dirigentes, del oficialismo y de la oposición,
opinan sobre uno de los ejes de la discusión.
Por demián Verduga
EN: www.miradasalsur.com


El clima post electoral de la Argentina está signado por el diálogo
entre distintas fuerzas políticas, que fue convocado por el Gobierno
Nacional. Las cuestiones sobre la mesa de discusión son muchas.
Miradas al Sur habló con siete referentes de distintos partidos
políticos-algunos aliados-sobre un tema complejo y urgente: cómo
profundizar la distribución del ingreso en la Argentina. Claudio
Lozano, de Proyecto Sur, Edgardo Depetri, del Frente para la Victoria,
Luis Galvalisi, del Pro, Fernando Iglesias, de la Coalición Cívica,
Roxana Latorre, de Santa Fe Federal (peronismo opositor), Martín
Sabbatella, de Nuevo Encuentro, y Margarita Stolbizer de la Unión
Cívica Radical, opinaron sobre este tema.

–En las noticias de los últimos días,  trascendió que la Unión
Industrial quiere llevar a la mesa de diálogo el pedido de devaluar
más el peso y liberar los precios. Ambas medidas impactan sobre el
poder adquisitivo del salario. En el caso de la CGT, se pediría un
sueldo mínimo de 1450 pesos. Es un claro conflicto distributivo, ¿que
posición tienen frente a eso?

Depetri: –La demanda de la UIA es la primera consecuencia de la
derrota electoral del Gobierno Nacional. Se fortalecieron
políticamente los que creen que el mercado lo resuelve todo y que el
Estado tiene que dedicarse a cuidar las ganancias de pequeños grupos,
como en los ’90. Nosotros creemos que los empresarios ganaron mucho en
estos años y tienen que poner de su rentabilidad para defender el
trabajo de los argentinos. Es parte de la sociedad solidaria que
queremos construir.

Galvalisi: –A mí me parece que todo el mundo tiene que manejarse con
mucha responsabilidad. Devaluar perjudica a los trabajadores. Pero de
nada sirve aumentar los salarios si se los va a comer la inflación.
Por ejemplo, en Brasil, en el marco de la crisis, los trabajadores
aceptaron bajarse los salarios para no perder el empleo.

–¿Por qué no discutir la tasa de ganancia de los empresarios y en
lugar del salario de los trabajadores? Y, por otra parte, ¿si se
trasladan los aumentos salariales a los precios, eso, no  produce
inflación?

Galvalisi: –Por eso te digo que todos tienen que manejarse con
responsabilidad. Uno de los problemas que tenés, cuando querés
intervenir con el Estado para regular todos los precios y la tasa de
ganancia, es que podés terminar creando un mercado negro o que baje la
calidad de los productos para que fabricarlos sea más barato.

–Claudio, ¿cómo lo ve usted?

Lozano: –Nosotros pensamos todo lo contrario a la demanda de la UIA.
El pedido de las centrales empresarias implica ampliar la desigualdad,
bajando los salarios, y de ese modo multiplicar la tasa de beneficios.
Es la propuesta que tienen para salir de la crisis. La misma de
siempre. Lo que hay que hacer es tomar una serie de medidas para
ampliar el consumo popular, usando los recursos de las rentas
extraordinarias de minería, hidrocarburos y agro. Además, el Estado
tiene que utilizar instrumentos como el compre nacional y poner en el
centro la reconstrucción del sistema de ferrocarriles. Y avanzar en la
integración productiva con el resto de América Latina.

–Senadora.

Latorre: –A mí me parece que no necesariamente son contradictorias ni
imposibles de consensuar las demandas de la CGT y la UIA. En primer
lugar, nadie sube los precios si después no va a poder vender. Por lo
tanto, se trata de que el consumo popular pueda absorber esa suba.

–Pero, senadora, si suben los precios bajan los salarios.

Latorre: –Lo que yo digo es que, históricamente, la CGT y la UIA han
podido acordar. Esta vez puede pasar lo mismo.

El dilema retenciones. Ha pasado poco más de un año desde que comenzó
el conflicto por las retenciones a la exportación que paga la soja y
otros productos primarios. Aquellos meses del 2008 mostraron que es
mucho más fácil hablar, o escribir, sobre la distribución del ingreso
que ejecutarla. Esa medida distributiva generó un conflicto político
de alto voltaje y el tema sigue vigente. Estará en la mesa de
discusión, llevado por las patronales del campo. ¿Qué hacer con ese
impuesto? “Nosotros estamos de acuerdo con las retenciones”, dijo
Martín Sabbatella a Miradas al Sur. “Es un mecanismo adecuado de
redistribución para una renta extraordinaria. Pero los recursos,
además, tienen que distribuirse dentro del mismo sector. Es decir, los
pequeños  productores deben recibir los subsidios que necesitan de una
parte de las retenciones que pagan los grandes.

–¿Cómo lo ven en  la Coalición Cívica?

Iglesias: –De otro modo. El país vive un momento de recesión, con
aumento del desempleo. Para sacarlo de esta situación hay que
privilegiar la reactivación y no aumentar los impuestos. Si  tiene que
haber déficit fiscal, que lo haya. Además, los recursos que  quedarían
en manos de los productores al bajar las retenciones. Y eso
reactivaría la economía. Y, por lo tanto, se recaudaría más por
impuesto a las Ganancias y por IVA.

–Pero el sector rural es el que más evade el impuesto a las Ganancias.

–Bueno, eso es cierto. Pero quién tiene la responsabilidad de recaudar
sino el Estado. Y, además, por qué no se grava a otros sectores, como
la minería.

–Edgardo, ¿qué piensa de eso?

Depetri: –Nosotros creemos que hay que discutir toda la rentabilidad
del modelo. Hay que hablar sobre la renta financiera, tiene que pagar
impuestos.  Y lo mismo con la renta minera. Pero eso no quita que la
renta extraordinaria del sector agropecuario deba ser gravada. Y en
cuanto a que quede en manos de los empresarios, más allá del rubro, en
los últimos años fugaron 30 mil millones de dólares del país. Por lo
tanto, no hay garantía de que reinviertan  lo que ganan.

–Margarita, Claudio, ¿cómo ven ustedes el tema?

Stolbizer: –Las retenciones no pueden considerarse de manera
generalizada ni aislada. Tiene que haber una reforma integral de
sistema tributario. En cuanto a los productos como la leche, carne,
trigo, y maíz, hoy, no resisten pagar retenciones.  En ese caso de la
soja no hay que eliminarlas, sino bajarlas y segmentarlas.

Lozano: –Tienen que mantenerse, pero hay que diferenciar a los
pequeños y medianos productores de los grandes pools de siembra. Y dar
estímulos a la lechería y la carne. Pero el Estado tiene que avanzar
en la recuperación de la renta petrolera y direccionar  lo que se hace
en esa materia. Esa  renta ronda los 15 mil millones de dólares y el
Estado participa de menos del 30 por ciento de esos  ingresos. Debería
participar de más del 50 por ciento. Hay que cambiar la reglamentación
para hidrocarburos que quedó de la década del ’90.

–Dejando de lado el debate de coyuntura, sobre retenciones,
devaluación y aumento salarial, ¿cómo distribuir en el mediano plazo?

Depetri: –Lo primero es cuidar el empleo y los avances que se han
conseguido en el proceso que se inauguró en 2003. Y después incentivar
la recuperación del salario de los trabajadores. Hay que ampliar la
cantidad de personas que está dentro del sistema provisional e
incorporar a la inversión pública a las pequeñas y medianas empresas,
al igual que a las cooperativas de trabajo. Para eso se pueden usar
los recursos de la Anses.

–Senadora...

Latorre: –A mí me parece que las políticas económicas de este gobierno
han sido erráticas. El Estado tiene que intervenir menos en la
economía. Sobre todo en los sectores que son generadores de riqueza y
de empleo. Lo importante es producir más. En el caso puntual del
sector agropecuario, hay que estimularlo para venderle más al mundo.

–¿Qué piensan de eso en Nuevo Encuentro?

Sabbatella: –Creo todo lo contrario. Ya se comprobó, en los ’90, que
la teoría del derrame no funciona. La copa de los ricos nunca
desborda. Entonces, el Estado tiene que intervenir para distribuir. Es
más, hay que distribuir como motor del crecimiento, para salir de la
crisis.

–Y en el PRO, ¿cómo lo ven?

Galvalisi: –El manejo eficiente de las cuentas públicas es el mejor
modo de distribuir. De esa manera se reparte la renta a través de la
educación y la  salud. El Estado no tiene que intervenir en la
economía sino administrar mejor los recursos que tiene.

Lo que viene. Las distintas entrevistas dejan claro que la discusión
pasará por el rol del Estado en la economía. Y si es, o no, garante de
la inclusión social. Mientras tanto, la desigualdad sigue siendo
grave, a pesar de los avances de los últimos seis años. El 10 por
ciento más rico de la sociedad argentina concentra el 34 por ciento de
la riqueza y el 10 por ciento más pobre recibe el 1,4. Ojalá que el
tema se encuentre en el centro del diálogo político que vive el país.

3




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular