[R-P] ¿ES PINO SOLANAS EL LIDER QUE PERMITIRÁ RENACER AL PERONISMO?

Martin Garcia garciacmartin en gmail.com
Mar Jul 21 02:19:12 MDT 2009


¿ES PINO SOLANAS EL LIDER QUE PERMITIRÁ RENACER AL PERONISMO?



Por Walter A. Moore



Sin dudas, Pino Solanas es el gran ganador de las últimas elecciones.



No se puede decir lo mismo de esta nueva especie de Unión Democrática, la 
nueva combinación de derechas, ahora conducida por ignotos pools de siembra, 
los mismos antes comandados por el embajador norteamericano Spruille Braden, 
buscando derrotar a Perón.



Como tantas veces en la política argentina, no han ganado los gorilas, sino 
que perdió el gobierno, o la conducción inadecuada del peronismo, al que 
siempre el Pueblo argentino le otorga una nueva oportunidad, porque el 
peronismo se encuentra en las raíces mismas de la cultura originaria de 
estas tierras, en la cultura comunitaria, que únicamente el peronismo tiene 
el propósito de organizarla para enfrentar los nuevos tiempos.



Pino Solanas no ganó hablando mal del Gobierno, lo hizo proponiendo la 
recuperación de las políticas peronistas, y la esencia del discurso 
peronista, que es el de decir la verdad, describiendo la realidad y 
proponiendo como corregir seis décadas de dislate.



Kirchner recibió el apoyo por levantar una nación que los gorilas de todo 
pelaje habían puesto casi de rodillas.



El  Pueblo premió esa acción con una brillante re-elección.



Pero ahora la Argentina está para más.



El actual gobierno ha mostrado sus limitaciones, su falta de aspiraciones 
para la Patria, que confundió con las suyas propias.



La Gorilada liberal-pseudo peronista cuya máxima expresión fue el menemismo, 
quiere reagruparse en torno a los que no han dado pie con bola en un cuarto 
de siglo.



El pueblo puede tolerarlos si no aparece algo mejor, alguien realmente 
peronista, si esto no sucede, va a optar, como siempre, por lo menos peor; 
únicamente porque no se le ofrece algo mejor.



Y Pino Solanas aparece con su Proyecto Sur, que propone, sin duda algo 
mejor.



Un modelo que recupera lo mejor del peronismo, y cuya convocatoria abierta, 
permite imaginar que puede remozar la política en general, con los jóvenes 
que piensan y tienen ideales más consistentes que el cerval oportunismo 
demostrado por los que se han insertado en los partidos tradicionales hasta 
ahora, donde el reparto de cargos era lo principal y la obra para construir 
un futuro de grandeza para nuestra Patria y lograr la felicidad de todo el 
Pueblo, fueron, en el mejor de los casos, palabras tan vacías como el falso 
entusiasmo al cantar la Marcha Peronista.



Pino Solanas no ganó estas elecciones porque nació en San Isidro, ni porque 
es un cineasta reconocido, sino porque ha reiterado por todos los medios a 
su alcance cuales son las políticas que propone.



El Pueblo está harto de oportunismo, y encontró a alguien que sostiene lo 
que realmente piensa con la coherencia de su discurso político, de su 
actividad militante de muchas décadas y de su trabajo como cineasta.



El método político de Proyecto Sur también es diferente del que usan los 
viejos partidos, reciclados o no.



No abre un bolsillo de payaso, como los paracaidistas de siempre, no convoca 
con promesas, sino con propuestas, y esto conlleva una gran verdad: Que en 
la Argentina está todo por hacerse después de 60 años de destrucción.



Además el nombre Proyecto Sur alude a un proyecto integrador y orgulloso de 
nosotros mismos, mientras que el Frente para la Victoria, omitió aclarar en 
qué se pensaban utilizar esa victoria.



En la complejidad casi incognoscible de la política argentina hay una 
certeza: Nadie gana una elección nacional sin el apoyo del Peronismo.



Por eso tantos gorilas hacen profesión de fe peronista.



La ingenuidad y bonhomía del Pueblo los acepta pero sin ser engañados, pues 
el Peronismo es parte de nuestra esencia nacional, y eso no se aprende ni se 
compra, y muchos han pagado por ese error.



Pino tiene más pergaminos como Peronista de los que puede mostrar ninguno de 
los otros aspirantes, y no por haber lucrado con la política, sino por haber 
usado sus saberes en función del proyecto que impulsó Juan Domingo Perón, y 
a eso le unen ahora las medallas ganadoras que reclama ese invento de Menem 
llamado Reuteman, exitoso productor sojero, santificado por los que 
proponen -Subir a la peonada a los camiones, diciéndoles por quienes tienen 
que votar.



No puede compararse con un oportunista impenitente y poco exitoso como Solá, 
un millonario colombiano con un tatuaje carcelario, o un cadáver resucitado 
como Duhalde, ni tampoco con los nuevos jugadores de provincia, que hacen de 
sus pocas luces una virtud.



Ninguno de ellos parece en condiciones de poder convocar eficazmente a las 
masas populares, pero si Pino Solanas asume plenamente su condición de 
patriota, si hace profesión de fe de los principios instalados por Perón, 
dejando de lado ostensiblemente al anquilosado partido Justicialista, si no 
le abre la puerta a toda la troupe de traidores a la Patria que se 
desgañitaron cantando la Marcha Peronista, el cariño del Pueblo acompañará a 
ese fervor que no muere por las propuestas de Perón.



El gran desafía que enfrenta Pino Solanas es modernizar su fuerza política, 
para enfrentar la muy favorable coyuntura internacional que adviene.



Este es el momento de proponer la reconstrucción de la Argentina Potencia 
que Perón logró, pero que ante el ataque de las fuerzas combinadas del 
Imperio Global, no pudo sostener.



Ese imperio euronorteamericano, hoy aparece debilitado por su propio éxito 
en saquear al planeta entero, y esa puesta en evidencia permite el consenso 
necesario para construir  la alianza anti-imperialista propuesta por Perón.



Nadie puede negar la potencia del gran Frente Latinoamericano que se asoma, 
pero que no se concreta porque no encuentra un cuerpo de doctrina que 
aglutine a todas nuestras fuerzas, o sea un liderazgo continental basado en 
la actualización doctrinaria del peronismo.



Esto es lo que soporta firmemente la victoria de Pino Solanas, que la 
gorilada peronista insiste en afirmar que es sólo un éxito en esta ciudad 
atípica que es la Capital Federal.



Pino Solanas tiene pergaminos de peronista de verdad, y desde hace décadas, 
medallas ganadoras como candidato, coherencia política de toda la vida, y un 
conjunto de proyectos esencialmente peronista para reencauzar el país, todo 
lo cual conforma un hándicap difícil de alcanzar por los otros contendientes 
al gobierno de la Argentina.



Ningún otro parece tener la talla para llevar adelante el mandato histórico 
de construir el Continentalismo Sudamericano, de instalar en todo el 
continente la Justicia Social, la Independencia Económica, la Soberanía 
Política y la Conciencia Ambiental, una última gran instrucción de Perón 
cuya clarividencia advirtió de la mayor crisis actual a los Gobiernos y 
Pueblos del Mundo apenas iniciada la década de 1970.



WM/



Buenos Aires, 14 de Julio de 2009



El Correo-e del autor es Walter Moore ecoemocracia en gmail.com









Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular