[R-P] El mapa político está muy dividido, entrevista a Agustín Rossi

eliana gabay egabay62 en gmail.com
Lun Jul 6 10:06:50 MDT 2009


CITANDO LA FUENTE,EL MATERIAL DE ESTA LISTA ES DE LIBRE REPRODUCCIÓN



Agustín Rossi

“El mapa político está muy dividido”

“No supimos mostrar bien los logros del Gobierno, para que la gente
los tuviera más en cuenta”, dice Rossi.

Para el diputado del Frente Para la Victoria llegó la hora de acercar
nuevamente a los sectores transversales.

Por Carlos Polimeni en Miradas del Sur

La voz de Agustín Rossi se escucha apesadumbrada. Tiene motivos. El
resultado electoral de kirchnerismo en los distritos más importantes
estuvo lejos de lo esperado. Rossi reflexiona sobre las causas que
produjeron la derrota electoral que sufrió el kirchnerismo el domingo
pasado. El jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria
fue ejecutor de los consensos más importantes que logró el Gobierno
Nacional en la Cámara baja. Entre otros se puede destacar la
nacionalización de Aerolíneas Argentinas y la media sanción de la ley
de retenciones móviles que luego rechazaría el senado. Quizás, ese
ejercicio cotidiano de debate y búsqueda de consensos hagan que Rossi,
más allá de la inocultable desazón de la derrota, no quiera escaparle
al bulto. Al contrario, está absolutamente convencido de que es
necesario hacer una profunda autocrítica para entender qué pasó en las
urnas hace una semana. “Lo que nos debemos es una evaluación certera:
¿cuáles fueron los hechos que produjeron que perdiéramos a una gran
cantidad de argentinos que habían acompañado este proyecto en las
elecciones del 2007?”, se cuestiona en voz alta mientras dialoga con
Miradas al Sur.

–Me ganó de mano con la primera pregunta. ¿Cuáles son?

–Me parece que el conflicto con el sector agropecuario tuvo mucho que
ver con esta pérdida de votos. Eso no lo podemos negar. Y la cuestión
va más allá de lo que implicaba técnicamente la 125. Lo que la mayoría
de la sociedad nos imputa, y cuestiona, con respecto a ese momento, es
la extensión y magnitud del conflicto.

–¿Eso alcanza para explicar el resultado electoral?

–No. Hay otras cosas a las que tuvimos que haberle prestado mayor
atención. Por ejemplo: en la elección del 2007, Cristina ganó con
contundencia: sacó el 47 por ciento de los votos. Pero en ese momento
ya había núcleos de clases medias urbanas que comenzaban a alejarse de
este proyecto. Y fue algo que no supimos leer bien. Creo que la
contundencia de la victoria no nos permitió evaluar con nitidez ese
dato de la realidad.

–¿No hay algunos errores de comunicación que también puedan explicar
el retroceso del caudal electoral del kirchnerismo?

–Puede ser que haya algo de eso. Mirá, nosotros tenemos una gestión
extraordinaria en materia educativa. Me refiero a los aumentos
presupuestarios y también a otras cosas. Pero no supimos comunicar
bien este resultado exitoso del Gobierno. Para decirlo más claramente:
es un resultado que no pusimos en valor, para que la gente pueda
sopesar la importancia de este éxito del Gobierno. Deberíamos haberlo
mostrado mucho más y no lo hicimos.

–Pensando más bien en lo que viene de acá en adelante, ¿cómo imagina
el próximo Congreso y la gobernabilidad en los dos años y medio que le
restan al Gobierno Nacional?

–Sin duda vamos a tener una Cámara muy distinta. Ese cambio es tanto
para nosotros como para la oposición. Hasta ahora, la oposición no
tenía posibilidades de cambiar el rumbo de las cosas. Podía participar
y opinar pero el oficialismo tenía suficientes diputados para sacar
las leyes sin necesidad de convencer a los otros. Ahora, las otras
agrupaciones tendrán más poder que antes. En ese sentido nuestro
trabajo tendrá que ser profundizar el diálogo y el consenso. Tanto el
oficialismo como la oposición enfrentan un escenario nuevo.

–¿Y con qué sectores imagina más posibilidades de consensuar?

–Me parece que todos los sectores que vienen del arco del centro
izquierda pueden ser aliados del gobierno nacional en determinados
proyectos. Así fue cuando se discutió la estatización de las Afjp.
Allí se sumaron los bloques de Solidaridad e Igualdad (Si), también
Claudio Lozano, Miguel Bonasso y los compañeros de Libres del Sur. Es
un buen ejemplo de que en temas que son claves podemos construir con
otras fuerzas. Ya lo hemos hecho.

–¿Cree que la dirigencia política argentina está lo suficientemente
madura como para que la falta de mayoría de un gobierno no implique
que la oposición trabe todo pensando en llegar antes al poder, sin
respetar los turnos electorales?

–Mirá, yo espero que la oposición trabaje pensando en los argentinos.
A nosotros nos toca dar respuestas a los conflictos cotidianos de la
población. Espero, y creo, que la oposición no va a ser destructiva
porque sí, sólo para debilitar al Gobierno.

–De ser así, el Congreso tendrá un gran protagonismo.

–Ya lo viene teniendo. El parlamento recuperó presencia pública a
partir del debate sobre la 125, y lo conservó después de eso. Yo creo
que va seguir del mismo modo.

–Con respecto a los números específicos del domingo pasado, no sólo al
peso simbólico del resultado electoral, ¿qué evaluación tiene?

–El mapa político argentino se dividió en tres pedazos, más o menos
simétricos. El oficialismo se quedó uno. Desde ese punto de vista se
puede decir que no está mal. Pero nosotros tenemos que volver a
apostar a ser representantes de las grandes mayorías argentinas. Para
eso debemos reflexionar y preguntarnos por qué pasamos del 47 por
ciento de los votos, hace sólo un año y medio, a tener alrededor del
30 por ciento hoy. Ese dato nos tiene que invitar a reflexionar.

–¿Le adjudica alguna importancia al hecho de que se haya dejado de
lado el proyecto político de la transversalidad?

–Creo que debemos ser una estructura capaz de convocar a distintos
sectores políticos y sociales. No podemos quedarnos sólo con la matriz
del Partido Justicialista. Tenemos que ser capaces de acercar
nuevamente a personas de otro origen partidario pero que compartan los
lineamientos fundamentales del gobierno nacional. Eso también es clave




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular