[R-P] [Museo del Terror] Los agrodiputados...

Gustavo Battistoni gustavo.battistoni en gmail.com
Sab Jul 4 09:09:09 MDT 2009


Nuevo escenario / El campo en el Poder Legislativo
El eslabón que faltaba
Con los diputados del campo, la cadena agroindustrial suma la pata
necesaria para impulsar las políticas agropecuarias que necesita,
mientras la Comisión de Enlace y las bases definen su rol en la nueva
etapa de participación legislativa
Noticias de Campo: anterior | siguiente
Sábado 4 de julio de 2009 | Publicado en edición impresa



El eslabón que faltaba

Hace más de un año, en pleno conflicto rural por las retenciones
móviles, las voces de los ruralistas en los cortes vociferaban la
necesidad de que el campo participase en política. Hoy, a casi un año
de la caída de la resolución 125, el campo ve cumplido su anhelo, con
la llegada al poder de 14 legisladores nacionales y varios diputados
provinciales y concejales del ruralismo, más la participación de miles
de productores fiscalizando las elecciones.

Y ahora que la cadena agroindustrial agregó el eslabón que faltaba, la
política, la pregunta es qué estrategia deben seguir los elegidos, las
entidades y las bases.

"Ahora que el campo demostró que puede pasar de la protesta a la
propuesta, los agrodiputados deben fortalecerse mutuamente en el
Congreso, formando un interbloque. Deben probar que los diputados del
campo son un grupo unido, que reúne una suma de individualidades
interesantes y complementarias, con el objetivo común de la defensa
del sector", explicó el politólogo e historiador Juan Cruz Jaime.

"El conflicto nos sirvió para darnos cuenta de que teníamos la
obligación de dar un paso adelante. Además de luchar gremialmente como
sector, por la importancia que tenemos como generadores de recursos,
nos debíamos meter en la cosa pública", acotó el vicepresidente
primero de la Federación Agraria Argentina y flamante diputado por el
Acuerdo Cívico y Social (ACyS) en Chaco, Pablo Orsolini. "Era
necesario ocupar este espacio para lograr el cambio", acotó Orsolini.
En lo que coincidieron Jaime, Orsolini y todos los consultados es en
que la incursión del campo en la política es un proceso que recién
comienza. "La llegada del campo a la política no tiene vuelta atrás.
Detrás mío hay dirigentes que ya se están preparando para participar
en política en niveles ejecutivos y legislativos en el futuro", acotó
Juan Francisco Casañas, que pasó de ser líder autoconvocado a afiliado
de FAA y luego diputado del campo por Tucumán en menos de dos años.
"El campo no tiene que ser opositor, tiene que trabajar desde adentro,
como un actor político más", agregó Casañas, que se presentó por el
ACyS.
El papel de las entidades

¿Y qué papel jugará la Comisión de Enlace en la institucionalización
del campo, luego de protagonizar la protesta de 2008? "La Comisión de
Enlace debe ser el sustento técnico de los diputados", coincidieron
Orsolini y Jaime. "De hecho, antes de diciembre habría que tener un
paquete de proyectos avalados por la Comisión de Enlace. Las
discusiones por las políticas del campo entre las entidades tienen que
ser puertas adentro, no frente a la sociedad", dijo Jaime.

Al respecto, Orsolini, una de las cabezas de la Comisión de Enlace,
dijo que "la idea es llegar a diciembre con un paquete ya acordado,
porque sabemos que los tiempos legislativos son muy largos, con lo que
hay empezar a trabajar rápido".

Para Juan Casañas, "tenemos que trabajar en redes y usar los técnicos
de las instituciones del campo, que tienen muy buen nivel, y entre
todos elaborar una política agropecuaria".Para el ruralista tucumano,
"hay que integrar a todas las entidades, no sólo a las políticas, sino
a las técnicas y las de la cadena, como Aacrea, Maizar o ACSoja".

Para Orsolini y Casañas, también es importante que las entidades
acompañen la tarea de los diputados. "No vaya a ser que nos pase lo
que les pasó a Humberto Volando y Guillermo Alchouron (dirigentes de
la Federación Agraria y la Rural), que pelearon para ser diputados y
se quedaron solos", coincidieron ambos.

Junto a las entidades, las bases deberán jugar un doble rol: acompañar
con la militancia política y ejerciendo el control necesario para que
los diputados del campo cumplan con sus funciones. "Las bases, las
entidades y los ciudadanos deberemos controlar la gestión día a día.
La responsabilidad es de todos", recomendó Jaime.

Para el electo diputado provincial por Buenos Aires y vicepresidente
de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa
(Carbap), Jorge Srodek, el papel de los productores para mantener
activa la participación es fundamental.

"Las bases tienen que fortalecer las entidades y ayudar a engrosar sus
filas. Creo que en estos meses los productores tuvieron un gran
aprendizaje sobre la necesidad de institucionalizarse para lograr el
país con la identidad agropecuaria que queremos. Todos nos dimos
cuenta de la necesidad de meterse en la dirigencia y en la política",
dijo Srodek, uno de los primeros ruralistas en militar en política, a
partir de 2004.

Otro de los interrogantes que dan vuelta por estos días es cómo
reaccionarán los hombres de campo, con menos experiencia política que
sus futuros compañeros de bancada, ante la posibilidad de una medida
que atente contra el sector pero sea defendida por el partido de
pertenencia, o ante los típicos enjuagues de la política, en la que en
cuestión de horas los otrora enemigos se abrazan y sellan pactos antes
inimaginables.

"Para mí no hay dudas. Cualquier medida que tenga un vestigio de mala
contra el sector o tenga olor a pactos de mafia no va a ser apoyada
por mí. Yo no hice acuerdos partidarios, yo pertenezco al campo y no
voy a ir en contra de éste", aclaró Orsolini.

Para Jaime, el control que deberán ejercer bases y entidades sobre los
agrodiputados será la vacuna más eficaz para evitar que el agro se
contagie de los modos de la vieja política.

"Somos nuevos en la política, pero no ingenuos. Hay elementos a los
que no estamos acostumbrados, como los acuerdos por izquierda, pero
somos un grupo importante para defendernos entre nosotros y no
prendernos en las mafias", señaló Casañas.

"El Toty Flores (diputado por la ACyS) dice que a él nunca le
golpearon la puerta para ofrecerle algo raro. La corrupción entra
donde hay corruptos. Hay que tener cuidado, pero no tener miedo. Yo
tengo miedo a no meterme y dejar todo en manos de los Kirchner", dijo
Casañas.

En definitiva, todos coinciden en el anhelo de repetir la proeza del
siglo XIX, cuando de la mano del impulso agroexportador el país
despegó hasta ser el séptimo país del mundo. "Llegamos a ese lugar de
la mano de muchos políticos que eran del ruralismo. La esperanza es
que de la mano del campo y sus dirigentes volvamos a ese lugar, lo que
va a depender del esfuerzo de los diputados, las entidades y las
bases", concluyó Jaime.

Por Mercedes Colombres
De la Redacción de LA NACION




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular