[R-P] YPF YA ES DE ESKENAZI

Prensa Schiavoni prensaschiavoni en arnet.com.ar
Mar Feb 24 07:04:03 MST 2009


(Sería importante que los especialistas en Economía y Energía de la lista 
opinasen sobre esta operación y sobre el futuro financiero y técnico de la 
compañía).

¡Saludos! MINGO


Milagro argentino: los Eskenazi entraron en YPF sin pagar un peso

Por Rodolfo Barros

En el mundo de los especialistas en fusiones y adquisiciones se asegura que 
sólo un empresario avalado por el poder gubernamental podría adquirir el 
14,9% de la compañía más importante de la Argentina , sin desembolsar un 
centavo.

La compleja arquitectura financiera de la operación muestra que Repsol YPF 
le brindó facilidades que ahora les niega a los gobernadores de las 
provincias petroleras y que no son corrientes en los contratos de esta 
envergadura. Los bancos prestamistas se aseguran el repago de los créditos 
mediante una política de dividendos que reduce potenciales inversiones.

El banquero y constructor Enrique Eskenazi, entró a YPF sin poner un peso. Y 
si la arquitectura financiera no resiste, recién hará algún desembolso a 
fines de 2009. Así, el empresario amigo del Gobierno logró colocar a un 
presidente y directores en la mesa de decisión de la compañía más importante 
del país.

La compleja ingeniería política financiera de la operación quedó plasmada en 
el fárrago que contratos que Repsol YPF y la familia Eskenazi firmaron y 
debieron comunicar a la Bolsa.

Entre las más de 300 páginas de acuerdos y anexos puede observarse que el 21 
de febrero, Enrique Eskenazi y sus hijos, Sebastián, Matías y Ezequiel, 
acordaron pagar los US$ 2.235 millones por el 14,9% de YPF de la siguiente 
manera: un crédito de un grupo de bancos, liderados por el Credit Suisse, 
por US$ 1.018,85 millones que se hizo efectivo por medio de una 
transferencia de fondos en la cuenta bancaria de Repsol, con el número de 
código 102296; la cesión de los US$ 201,15 millones que los Eskenazi 
recibirían como cobro de su porción de los dividendos que les corresponden 
como accionistas, que se pagó la semana pasada, al vendedor; y US$1.015 
millones que Repsol le prestó a la familia encargada de "argentinizar" a la 
mayor petrolera del país, a través del Bank of New York, que actuó como 
agente colateral.

Los contratos establecen que los bancos serán los primeros en cobrar. Los 
Eskenazi tienen un cronograma que comienza en mayo de este año y termina en 
2012. Luego tendrán que pagarle a Repsol dos cuotas por año, hasta 2018.

Pero el dinero que los Eskenazi deben desembolsar también está garantizado 
en los contratos. Acordaron que Repsol YPF realice un pago de dividendos 
extraordinarios de US$ 850 millones, de los cuales les corresponderán unos 
US$ 120 millones.

Se pautó que este pago extraordinario se realice entre 2008 y medidos de 
2009, con lo que los Eskenazi afrontarán los vencimientos de US$ 157,7 
millones que deben pagarle a los bancos en igual período. El descubierto 
podría financiarse, además, con los pagos ordinarios de dividendos.

Para el futuro, acordaron que la compañía pagará dos veces al año dividendos 
por el 90% de las utilidades, lo que complica la capacidad de inversión de 
YPF en favor del acuerdo con los Eskenazi.

Semejantes condiciones de financiación para la operación no se han 
registrado en otras de similar tamaño, según explicaron especialistas en 
fusiones y adquisiciones que prefirieron mantener el anonimato por tratarse 
de un negocio delicado, no sólo porque en él se encuentra una de las 
empresas más poderosos de la Argentina , sino también porque se descuenta la 
influencia gubernamental en la operación.

"Lo que está claro es que la familia Eskenazi no tiene experiencia en el 
sector energético y no le aporta nada desde la óptica de la operación del 
negocio a Repsol YPF", explicó el ex secretario de Energía, Jorge Lapeña..

El especialista apuntó que, sin embargo, a Repsol le conviene esta operación 
para deshacerse del "riesgo argentino", que tanto le critican sus 
accionistas.

Por otro lado, el ingreso de los Eskenazi fue fuertemente fogoneado por 
Néstor y Cristina Kirchner, con quien mantiene una larga relación desde que 
gobernaban Santa Cruz. 





Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular