[R-P] Carta abierta al rabino Sergio Bergman

juan maría escobar escobar45 en infovia.com.ar
Mie Mayo 23 17:48:09 MDT 2007


Carta Abierta del Dip. Nacional (mc) Mario Cafiero al Rabino Sergio Bergman

Dice el refrán que "el que calla otorga". Vos Sergio me has acusado, en un 
reportaje radial, de ser parte de un equipo reclutado por Irán para 
perjudicar o querer hacer daño. No puedo callarme ante esa ofensa. Algún 
abogado me ha indicado que a estas declaraciones le correspondería una 
querella penal. Pero en principio rechazo esa vía y pretendo con esta carta 
abierta entablar un dialogo, exponer mis razones y pedirte que rectifiques 
públicamente la ofensa cometida, ante los mismos medios y personas en que 
fue vertida, por la que llegó Infobae incluso a sindicarme en base a tus 
dichos como integrante de una "red iraní", con las connotaciones que ello 
implica.

El dialogo solo es posible sobre la base del respeto al otro. No se puede 
dialogar, si cuando el otro piensa distinto, se lo descalifica prejuzgando 
sus intenciones, o haciéndolo cómplice de intereses inconfesables. En tu 
reciente libro "Manifiesto Cívico Argentino", vos propones una nueva 
conciencia "que se trata de aportar cada uno lo propio en un nuevo mapa 
integrador  de la diferencia". Parece que tu fe en este principio no ha 
tenido la fuerza suficiente para sostenerlo. Entiendo que, en un tema 
dolorosamente álgido y problemáticamente controvertido como el atentado a la 
AMIA te cueste aceptar la diversidad de opiniones.

No te pido que sostengas ese principio con la misma fuerza que tuvo Abraham 
cuando estuvo  dispuesto a sacrificar a Isaac, pero como mínimo te pido que 
no lo tires por la borda ante el primer embate y caigas en la 
descalificación personal por diferencias de opiniones.

Una persona es lo que hace a lo largo de su vida. En lo personal mis 
intereses e intenciones se pueden ver reflejados en mi militancia política, 
desde que a los 16 años,  me enrolé en causas populares. Con aciertos y 
errores, no tengo otro compromiso que no sea con mis convicciones, 
religiosas y políticas. Tuve el privilegio de ser el impulsor del primer 
dialogo interreligioso en el Parlamento, cuando como diputado nacional 
presidí la Comisión Jubileo 2000. Allí conocí a pastores cristianos, rabinos 
como Abraham Skorka y sheiks islámicos, como Moshen Alí, una persona 
honorable, que vos conoces, pero a quién ahora involucras en tus 
declaraciones como el "puente" de armado de una dañina supuesta red de apoyo 
incondicional a Irán.

Como sabrás profeso la religión católica, pero después de esa experiencia 
interreligiosa mi espíritu se renovó y fortaleció en la diversidad.  Desde 
la firmeza de esas convicciones es que acepté viajar a Irán. Seria absurdo 
pensar que por viajar invitado por otro país, uno es sospechoso de pasar a 
ser un agente encubierto o lobbista de un país extranjero. No sería tampoco 
serio decir que porque alguien viaje a Jerusalén, forma parte de una red de 
apoyo al sionismo o algo por el estilo.

Charles de Gaulle acostumbraba a decir que "los países no tienen amigos, 
sino intereses", por eso sería ingenuo pensar que no operan en nuestra 
realidad política los intereses de otros países. Que dependiendo de cada 
caso, alcanzan distintos grados de influencia cultural y de penetración de 
sus intereses económicos y geopolíticos.

Sería una ceguera política no ver como funciona el lobby político 
pronorteamericano a favor de sus bancos, petroleras y transnacionales, hasta 
sus miembros suelen mostrarse públicamente los 4 de julio en "la embajada".Así 
también operan en nuestro país el lobby europeo, a favor de sus bancos, 
petroleras, privatizadas y transnacionales.

Así como tenemos este lobby del primer mundo, de los países imperiales, 
existen otros lobbys. Como también existe el lobby árabe, palestino, iraní y 
de otros países.

Un caso particular es el lobby israelí, por la numerosa comunidad argentina 
judía y por su identificación con los intereses del Estado de Israel. Y digo 
que es un caso particular no solo en la Argentina, sino que en los propios 
EEUU, hay un debate incipiente sobre el poder que ha tenido Israel en la 
política exterior norteamericana.

Este debate sobre la excesiva influencia del Estado de Israel sobre los 
Estados Unidos incluye a universidades del prestigio de Harvard y Chicago; y 
a figuras políticas como el ex-presidente Jimmy Carter, su ex-asesor de 
seguridad nacional, congresistas como Ron Paul, y el miembro estadounidense 
del equipo de la ONU que buscó las inexistentes armas de destrucción masiva 
de Saddam Hussein en Irak, Scott Ritter.

El debate se ha tornado particularmente intenso a raíz de la debacle de las 
guerras estadounidenses contra Irak y Afganistán; la correspondiente caída 
estrepitosa del prestigio y credibilidad de la política exterior de Estados 
Unidos ante el mundo; y la alta probabilidad de inminentes y mayores 
agresiones militares contra Irán y Siria, entre otros países del Medio 
Oriente.

Si este debate se está dando en la potencia hegemónica que es los EEUU, con 
su poderío económico, militar, tecnológico y humano; como no preocuparse por 
la incidencia del lobby israelí en la política argentina.

Yo califiqué al dictamen de Nisman y Canicoba que acusó del atentado contra 
la AMIA a todo el gobierno de Irán, como un dictamen "neocolonial". O sea 
una decisión política no atada a derecho, porque las pruebas claves que 
involucran a Irán son dichos de dichos, de testigos que pertenecen a una 
organización terrorista antiiraní denominada MKO, que ni siquiera han sabido 
precisar como llegaron a conocer lo que afirman.

Y como consecuencia de esos dichos un funcionario judicial y un juez deciden 
acusar a otro país no solo de cometer un acto de guerra contra nuestro país, 
sino de ser un "estado terrorista", con todo lo que ello implica en la 
demencial guerra contra el terrorismo emprendida por Bush, lamentablemente 
secundado por Israel. Que no practica en absoluto la máxima del rabí Hillel, 
«No hagas a los demás lo que odiarías que ellos hicieran contigo».; ni 
tampoco la ley del talión del ojo por ojo, que desde antiguo se requiere que 
sea ejecutada con exacta proporcionalidad. Por contrario, como dijo algún 
analista, Israel como Estado practica la política de los dos ojos, la nariz 
y la boca, por cada ojo perdido, como se puede ver hoy en Palestina, 
sembrándose así vientos de odio y furia que la humanidad no sabe como 
acabará.

Sos una persona con aguda inteligencia y sentido común y no hay necesidad de 
demasiadas explicaciones para comprender que el dictamen de Nisman y 
Canicoba le viene como anillo al dedo a la política bélica de Estados Unidos 
e Israel. Y por eso muchos tenemos fundadas sospechas de la injerencia de 
los EEUU e Israel en este dictamen, y no precisamente en búsqueda de la 
verdad.

Por qué no hacernos las mismas preguntas que planteas en tu libro, pero 
abarcando colectivamente a nuestra nación: República Argentina ¿Quién soy? 
¿De donde vengo? ¿Adonde voy?.

Si no somos ni EEUU, ni Israel, ¿Por qué la Argentina tiene que adherir al 
bloque geopolítico de EEUU e Israel? Si venimos de procesos dictatoriales 
(apoyados por EEUU e Israel), de procesos de ajuste y neoliberalismos 
(impuestos por EEUU y Europa) que dislocaron a la Argentina. ¿Por qué ser 
funcional a sus intereses?. Si los EEUU e Israel quieren agredir a Irán para 
balancear la situación regional a la medida de sus intereses ¿Por qué 
Argentina tiene que ser funcional a las acusaciones que Irán es un estado 
terrorista, sin pruebas que lo acrediten?. Con la ayuda de mi amigo Javier 
Llorens hemos intentado analizar algunas de estas cuestiones en un documento 
que te adjunto: "Ayer Malvinas, hoy Irak, mañana Irán: Tres batallas de una 
misma guerra por los recursos energéticos".

También en tu libro decís, y coincido contigo, que tenemos el grave problema 
de la desintegración y falta de unidad de la sociedad argentina. Coincido 
cuando expones el dolor de los integrantes de la comunidad judía por no 
sentirse solidariamente correspondidos, apenados de que toda la sociedad 
argentina no sintiera y sufriera como en carne propia la masacre de  sus 
conciudadanos judíos.

La sociedad argentina está postrada por la ineficacia de sus instituciones 
democráticas a la hora de garantizar sus legítimos derechos ciudadanos, y 
está enferma de impunidad, frivolidad, y oportunismo. En vez de una 
meritocracia nos hemos convertido en una chantocracia, donde se llega al 
gobierno y a los puesto del poder prometiendo cosas que se saben que no se 
van a poder realizar, por la existencia de compromisos en contrario. Y así 
vienen luego los engaños y los enriedos, hasta que el o los chantócratas de 
turno se caen, y vienen otros que los suceden.

Comprendo que ante este panorama general, y con lo acontecido con los 
atentados a la embajada y a la AMIA , en la comunidad judía argentina se ha 
elevado geométricamente esta frustración. Pero la forma de resolverla está 
lejos de ser en base al oportunismo de emplear esas enormes tragedias del 
pasado con fines sesgados, adecuados a las necesidades actuales, y muy 
alejados de la verdad.

La integración de la sociedad en base a compartir valores e intereses 
comunes. Reconciliarnos con los valores de la Verdad y Justicia, de la Paz y 
el Alimento.  En esta reconciliación debemos trabajar, sin descalificación 
ética o descalificación intelectual para quien piense distinto, compartiendo 
esos valores. Esa es la unidad en la diversidad que tanto necesitamos.

A la espera de una debida rectificación de tus dichos, te saludo 
atentamente.

Mario Cafiero
La Plata
19 de mayo del 2007 





Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular