[R-P] Hesayne sobre Benedicto

escobar45 en infovia.com.ar escobar45 en infovia.com.ar
Mie Mayo 16 06:18:32 MDT 2007


María Florencia Mafia, colaboradora de Don Miguel Hesayne ha enviado esta
nota con pedido de difusión. Aquí se las mando.
Juan María 

Queridos Amigos: a pedido del Padre Obispo Hesayne, les re-envío esta nota
de prensa de la V Conferencia del CELAM en la cual el Papa reafirma la
opción preferencial por los pobres; es un análisis del discurso de
Benedicto XVI diferente al que presentan los "grandes medios". Viene de
Perú. 
(Va en lugar de la Homilía Dominical de Hesayne). 
Fraternalmente 
Florencia 


EL PAPA REAFIRMA LA OPCIÓN PREFERENCIAL POR LOS POBRES 
(Nota de prensa) 

Después del discurso inaugural de Benedicto XVI en la V Conferencia del
CELAM en Aparecida, ya no cabe separar evangelización y promoción humana,
ni negar la tarea de la Iglesia de ser "abogada de la justicia y de los
pobres", justamente porque prioriza la fe en Cristo. Tampoco cabe olvidar
que el capitalismo, al igual que el marxismo, ha probado ser una promesa
ideológica falsa, porque "crece constantemente la distancia entre pobres y
ricos y se produce una inquietante degradación de la dignidad personal" 

"la opción preferencial por los pobres está implícita en la fe cristológica
en aquel Dios que se ha hecho pobre por nosotros, para enriquecernos con su
pobreza", dijo el Papa a los obispos de América Latina y el Caribe y lo
dijo no en el párrafo consagrado a los problemas sociales del continente,
sino en aquel que trata de la primacía de la fe en Cristo. Así no sólo
respaldó lo medular del camino de la Iglesia en América Latina, sino que le
dio el estatus teológico que le corresponde. 

El discurso es de una enorme riqueza y trascendencia, por lo que en este
primer comentario sólo podemos resaltar algunos aspectos. No encontramos
palabras condenatorias de la reflexión teológica del continente, como
algunos esperaban, sino sólida reflexión y llamado a responder a los
desafíos actuales a la fe en América Latina, que son dos: "el desarrollo
armónico de la sociedad y la identidad católica de sus pueblos". (1) 

Marcando la continuidad de las cinco conferencias, Benedicto XVI constata
que tras Santo Domingo, en 1992, muchas cosas han cambiado(2): la
globalización, en ciertos aspectos un logro, pero con "el riesgo de los
grandes monopolios y de convertir el lucro en valor supremo"; la evolución
hacia la democracia y el peligro del autoritarismo, la economía liberal que
ocasiona que "sigan aumentando los sectores sociales que se ven probados
cada vez más por una enorme pobreza o incluso expoliados de sus bienes
naturales". También se refiere a la situación de la fe, más madura en
muchos laicos, pero debilitada en la sociedad. Todo esto exige "una
renovación y revitalización" de la fe en Cristo para "vivir de manera
responsable y gozosa la fe e irradiarla así en el propio ambiente. 

El siguiente acápite (3) del discurso está dedicado, como dijimos, a la fe
en Cristo, que no es "una fuga hacia el intimismo, hacia el individualismo
religioso", ya que todos los sistemas que ponen a Dios entre paréntesis
fracasan en la solución de los problemas sociales, políticos y económicos.
Tras sus palabras sobre la opción por los pobres, el Papa trata de cómo
conocer a Cristo: la respuesta es la "roca de la Palabra de Dios", y la
catequesis, que debe intensificarse, que comprende también una "catequesis
social" que forme en la doctrina social de la Iglesia. "Hay que recordar,
dice el Papa, que la evangelización ha ido unida siempre a la promoción
humana y a la auténtica liberación cristiana". 

A continuación afirma que "Los pueblos latinoamericanos y caribeños tienen
derecho a una vida plena, propia de los hijos de Dios, con unas condiciones
más humanas: libres de las amenazas del hambre y de la violencia. Para
estos pueblos, sus Pastores han de fomentar una cultura de la vida que
permita, como decía mi predecesor Pablo VI, 'pasar de la miseria a la
posesión de lo necesario'." dice citando el conocido pasaje de Populorum
Progressio, que "invita a todos a suprimir las graves desigualdades
sociales y las enormes diferencias en el acceso a los bienes". Es en este
contexto que habla de la Eucaristía, que permite descubrir a Cristo como
"el Viviente que camina a nuestro lado, descubriéndonos el sentido de los
acontecimientos, del dolor y de la muerte, de la alegría y de la fiesta".
"El encuentro con Cristo en la Eucaristía suscita el compromiso de la
evangelización y el impulso a la solidaridad; despierta en el cristiano el
fuerte deseo de anunciar el Evangelio y de testimoniarlo en la sociedad
para que sea más justa y humana". Como vemos, es esta integralidad la que
constituye la vida cristiana para Benedicto XVI, y no se puede por lo tanto
reducir la tarea de la Iglesia solamente a lo "religioso" en sentido
estrecho; quienes eso pretenden no son fieles a la doctrina católica. 

Viene entonces una pregunta central: "¿cómo puede contribuir la Iglesia a
la solución de los urgentes problemas sociales y políticos, y responder al
gran desafío de la pobreza y de la miseria?... la cuestión fundamental
sobre el modo como la Iglesia, iluminada por la fe en Cristo, deba
reaccionar a estos desafíos, nos concierne a todos". Como vemos, no está en
cuestión si la Iglesia debe o no contribuir, sino cómo hacerlo. No se puede
responder a esta cuestión solamente con actividades de ayuda o asistencia,
pues, como dice Benedicto XVI, "En este contexto es inevitable hablar del
problema de las estructuras, sobre todo de las que crean injusticia. En
realidad, las estructuras justas son una condición sin la cual no es
posible un orden justo en la sociedad" (4). 

Aquí viene una toma de posición muy importante que citamos extensamente:
"Tanto el capitalismo como el marxismo prometieron encontrar el camino para
la creación de estructuras justas. Y esta promesa ideológica se ha
demostrado que es falsa. Los hechos lo ponen de manifiesto. El sistema
marxista, donde ha gobernado, no sólo ha dejado una triste herencia de
destrucciones económicas y ecológicas, sino también una dolorosa opresión
de las almas. Y lo mismo vemos también en occidente, donde crece
constantemente la distancia entre pobres y ricos y se produce una
inquietante degradación de la dignidad personal con la droga, el alcohol y
los sutiles espejismos de felicidad". 

Luego insiste en que esas estructuras justas requieren un consenso en la
sociedad, que sólo puede partir de valores éticos, y que la fe refuerza.
Volviendo a uno de sus temas preferidos dice que "Donde Dios está ausente
-el Dios del rostro humano Jesucristo- estos valores no se muestran con
toda su fuerza, ni se produce un consenso sobre ellos". 
Añade ricas observaciones sobre el modo de buscar racionalmente este
consenso, sobre la "sana laicidad -incluso con la pluralidad de las
posiciones políticas- esencial en la tradición cristiana auténtica", y
explica que "el trabajo político no es competencia inmediata de la
Iglesia". "La Iglesia es abogada de la justicia y de los pobres,
precisamente al no identificarse con los políticos ni con los intereses de
partido. Sólo siendo independiente puede enseñar los grandes criterios y
los valores inderogables, orientar las conciencias y ofrecer una opción de
vida que va más allá del ámbito político. Formar las conciencias, ser
abogada de la justicia y de la verdad, educar en las virtudes individuales
y políticas, es la vocación fundamental de la Iglesia en este sector". Y
menciona a continuación la responsabilidad de los laicos en la vida
pública: "deben estar presentes en la formación de los consensos necesarios
y en la oposición contra las injusticias", dice, llamando a más voces e
iniciativas de laicos católicos en el ámbito político, comunicativo y
universitario. 

Servicio Informativo CRP, CNR, IBC - Lima 
(Conferencia de Religiosos del Perú, Coordinadora Nacional de Radio,
Instituto Bartolomé De las Casas) 
Puede leer el discurso completo en www.perudiscipulo.com 


--------------------------------------------------------------------
myhosting.com - Premium Microsoft® Windows® and Linux web and application
hosting - http://link.myhosting.com/myhosting






Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular