[R-P] Lo que ocultó la valijita con los verdes de la discordia

Alberto J. Franzoia albertofranzoia en yahoo.com.ar
Jue Ago 23 16:52:40 MDT 2007


Lo que ocultó la valijita con los
verdes de la discordia
 
                                                    
Por Raúl Isman
                                                      
                                                    
La visita que el líder de la revolución bolivariana y
de la unidad de nuestra América, el comandante Hugo
Chávez Frías, realizó por algo más de veinticuatro
horas en nuestro país al despuntar agosto resultó
opacada por el descubrimiento de una valija que
pretendía ser introducida furtivamente por el
aeropuerto de Ezeiza. Funcionarios argentinos y
caribeños más algún exótico empresario eran parte del
vuelo privado que los trajo con el suculento maletín.
Lo más probable es que las rupias fueran una
contribución a algún sector afín del chavismo en el
escenario político argentino. Pero, no hay dudas que
ya debería ser motivo de alerta y estimular la
desconfianza del ciudadano crítico los histéricos
gritos de cuanto fugador de divisas asoló nuestras
sociedades, quienes batieron el parche con sus sonoras
denuncias e hipócritas lamentaciones. 
Narcotráfico, circulación de armas, coimas diversas
son señalados como motivación del dinero. Jamás se los
escuchará denunciar las injerencias imperiales en
financiamiento, influencia política y aún
intervenciones militares. Pero lo cierto es que el
aspaviento generado tuvo una consecuencia mayor y
ciertamente peor desde le punto de vista de la
información popular: el silenciamiento por parte de
los medios de comunicación y la opinión pública con
respecto al tratado firmado por ambos países; texto
que se denomina “Tratado de seguridad energética entre
la República Bolivariana de Venezuela  y la República
Argentina (en adelante T.S.E). Es realmente
lamentable- aunque explicable desde el punto de vista
de los intereses de las fuerzas reaccionarias- que las
cláusulas del compromiso ni siquiera sean conocidas
por la sociedad. La siguiente nota está dedicada a
analizar someramente el convenio, en el contexto de la
situación político-electoral de nuestro país; aunque
haremos algunas referencias a Venezuela. 
No hay dudas que una de las fortalezas centrales del
proyecto gobernante en el país lo constituye su clara
inserción en el marco de la unidad latinoamericana. La
oposición sólo balbucea denuncias, porqué ni siquiera
se anima a decir que desea cambiar copernicánamente
este rumbo, el único realmente favorable para nuestros
pueblos. Comienza el acuerdo enunciando el contexto
internacional de crisis energética (que en su faz
nacional de acuerdo a los opositores pareciera
originado en la impericia del gobierno argentino o
según la versión Carrió producto que Kirchner y De
Vido “se roban la energía”, en palabras de la
embustera del contrato moral) definiendo los modos
solidarios como respuesta eficiente al complejo
desafío que implica el crecimiento económico, el
desarrollo de condiciones de vida digna para nuestros
pueblos y la provisión de (escasas) energías no
renovables. 
El gobierno bolivariano impulsa proyectos motivados-
más que en razones de rentabilidad- en la necesidad de
dotar de arquitectura económico-productiva al sueño de
la patria grande. El Banco del Sur, la ayuda económica
a los países más pobres, la integración energética son
algunos de estos ítems, no debidamente apreciados en
la región. Pero lentamente se abre camino la
orientación referida, aunque para ello deba enfrentar
no sólo la prepotencia imperial, si no también el
sordo ninguneo de mandatarios que debieran estar en la
misma vereda que transitan los pueblos. 
El artículo I del tratado enuncia los objetivos de
integrar productivamente los procesos de generación
energética, produciendo intercambios tecnológicos y
poniendo la cooperación prevista “de conformidad con
las respectivas legislaciones de cada país”. Este
párrafo, de apariencia leguleyo y rutinaria, sintetiza
gran parte del cambio de rumbo operado en nuestra
Argentina. En efecto, las privatizaciones han dejado
en manos de tribunales del exterior la resolución de
litigios con los permisionarios. El ejecutivo ha
modificado parcialmente la situación referida,
negociando con las empresas su renuncia a confrontar
algunas cuestiones en el C.I.A.D.I.. En cambio, el
acuerdo restituye el arbitrio nacional (de cada país)
para la solución de diferendos. Es un paso práctico en
la necesaria autonomía de nuestros estados con
respecto a los grandes poderes globalizados. La
oposición argentina debería pronunciarse acerca de si
desean un país independiente o postrado ante los
tribunales internacionales, bajo la mascara tan cara a
López Murphi, Carrió, Macri o Lavagna de “integrarse
al mundo”. 
Por el segundo artículo del T.S.E. se conforma
“Petrosuramericana”, empresa de carácter Gran (multi)
Nacional orientada a la producción, almacenamiento de
combustibles convencionales e investigación en
energías alternativas. No citamos todo lo que refiere
el apartado para normativizar la nueva compañía; pero
igualmente se destaca que el marco legal y la
incumbencia tribunalicia corresponde a cada estado
nacional; con lo cual queda descartado todo resquicio
legal que pudiera favorecer la influencia imperial.
El artículo tercero está dedicado a definir áreas de
acción (petróleo, gas, energía eléctrica, energías
alternativas). 
En el cuarto apartado del T.S.E. se analizan diversos
proyectos en las áreas energéticas referidas en el
anterior. Para no fatigar al lector con glosas
normativas, sólo diremos que le concede a nuestro país
un área de extracción en la rica cuenca del Orinoco,
pero el desarrollo del tratado es más complejo.
Venezuela coloca así- como lo reafirmo explícitamente
el comandante Chávez- su riqueza petrolera al servicio
de la integración energética y la unidad
latinoamericana.
Los restantes artículos refieren a las modificaciones
hipotéticas, solución de controversias y entrada en
vigencia del T.S.E.; colocando siempre la jurisdicción
de carácter (bi) nacional en el ámbito de plena
decisión soberana. Lo dicho entonces, el tratado es
una expresión concreta y puntual de la superioridad
estratégica de la coalición gobernante con respecto a
la oposición. El desgraciado episodio valijero
oscureció el debate; pero no modifica el escenario
electoral, como marcan las encuestas. Ni siquiera la
torpemente criminal actitud del ex funcionario Daniel
Bariszat; que atropelló intencionalmente a un conjunto
de manifestantes modifica el cuadro de cara a la
elección. Contra la opinión de muchos analistas
intencionados, periodistas al servicio de la derecha y
políticos devaluados, parece ser que nuestros
electorados marchan crecientemente hacia la madurez
político-democrática.  
 




    Alberto J. Franzoia
  albertofranzoia en yahoo.com.ar





      Los referentes más importantes en compra/ venta de autos se juntaron:
Demotores y Yahoo!
Ahora comprar o vender tu auto es más fácil. Vistá ar.autos.yahoo.com/




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular