[R-P] La integración: un destino geopolítico - 151 años del nacimiento de Aparicio Saravia - por Marcelo Saravia

Luis Vignolo lvignolo en gmail.com
Jue Ago 16 10:24:25 MDT 2007


diario La República
Editorial p11
Jueves, 16 de agosto, 2007 - AÑO 8 - Nº2641

LA INTEGRACIÓN: UN DESTINO GEOPOLÍTICO

MARCELO SARAVIA
Coordinadora Saravista

"Los americanos del sur están dispuestos a defender su patria" JOSE ARTIGAS

"Pa' mi nunca hubo fronteras", me dijo el "viejito" Hernández, en mis
pagos de Cerro Largo. Yo hablaba con él de las ventajas del Mercosur
para el Uruguay. Y cada vez que escucho las discusiones sobre la
integración regional, pienso: pucha, cuánta razón tenía mi amigo el
"viejito". Especialmente lo recuerdo cuando veo que muchos querrían
agarrar una pala mecánica gigante, arrancar el Uruguay de América del
Sur y llevarlo en barco a Miami. Entonces me vienen a la memoria, con
nostalgia y alegría, mis tiempos en Cerro Largo, mi terruño querido.

Los vecinos de "Tres Boliches" -un histórico poblado rural cercano a
Melo y a 40 km de Aceguá, una de nuestras fronteras con Brasil-
llamaban a mi amigo, uno de sus más pintorescos y queribles
personajes, el "viejito" Hernández.

Un día, en el invierno del 97, de visita en su rancho, tomábamos unos
mates y conversábamos de todo un poco. De pronto le dije: "¿Y Don
Hernández, qué le parece esto de la creación del Mercosur?".

El respondió sin dudar: "Mire amigo, yo de política no entiendo nada,
pero por lo que he escuchado me parece muy bueno. Pa' mi es como si
siempre hubiera habido Mercosur".

"¿Por qué?", le pregunté.

"Bueno ­me dijo­, le cuento que en mis 83 años y desde la época de mis
abuelos, toda la yerba, el azúcar, los porotos, la farinha, la caña,
casi todo el "surtido" del mes y hasta el gas que compramos fue
siempre brasilero. Además, mis dos hijos son "capataces" en unas
estancias cerca de Bagé. Así que, imagínese amigo, que pa' mi es como
si fuera todo lo mismo. Pa' mí nunca existieron las fronteras", me
dijo con naturalidad y gran orgullo, algo que yo también sentía, pero
todavía no lograba comprender plenamente por mi juventud.

Ahora entiendo. Son los irrenunciables, inmodificables lazos forjados
en cientos de años de historias compartidas.

Como dijo el Barón de Mauá: La geografía no se muda.

EL MERCOSUR ES NUESTRO PRINCIPAL SOCIO COMERCIAL

Brasil, desde el año pasado, ha vuelto a ser, como es habitual, el
principal destino de nuestras exportaciones. En el año 2006 exportamos
560 millones de dólares al Brasil, un 28% más que en 2005. En el
primer semestre de 2007 se confirma la misma tendencia. El principal
destino de las exportaciones fue Brasil, con 255 millones de dólares
entre enero y junio de 2007, aumentando un 26,6% respecto de igual
período de 2006. Brasil es el principal país inversor en el Uruguay.
Podemos recordar entre las más destacadas inversiones recientes, las
de Petrobras o la del Banco Itaú.

Argentina es nuestro tercer socio comercial y las exportaciones hacia
el vecino platense están creciendo. Ese país constituye el principal
destino de las exportaciones uruguayas de mayor valor agregado,
esenciales para cualquier proyecto de desarrollo.

Las exportaciones a la Argentina en 2006 llegaron a los 304 millones
de dólares, creciendo un 18% respecto de 2005. En el período
comprendido entre enero y junio de 2007 las exportaciones a la
Argentina alcanzaron los 149 millones de dólares, incrementándose un
18,6% respecto del mismo período de 2006. Más del 35% de las
exportaciones a la Argentina en el primer semestre fueron manufacturas
de contenido tecnológico medio o alto.

Además de Argentina, el Mercosur y América Latina son destinos
significativos para las exportaciones de mayor valor agregado. Es
necesario recordar que los bienes industriales que exportamos al
Mercosur no podríamos colocarlos en otros mercados.

El comercio intraindustrial entre empresas de Argentina y Uruguay, en
químicos, fertilizantes, plásticos, papel, etcétera, demuestra la
importancia estratégica de la región para el desarrollo industrial y
la innovación tecnológica en nuestro país.

A la vez, Argentina es una de las fuentes más importantes de
inversiones en el Uruguay.

También el comercio con otros países de la región ha aumentado. En
2006 crecieron las exportaciones a Chile un 90%, a Venezuela un
significativo 126%, y al Paraguay un 4% respecto de 2005.

En el primer semestre de 2007 las exportaciones a México aumentaron un
40%, a Venezuela un 46,9%, a Paraguay un 17,9% y a Perú un 72%.

En 2006 se destinó al Mercosur el 24% de las exportaciones uruguayas,
con aumentos de las ventas hacia todos los países del bloque.

Entre enero y abril de 2007 el Mercosur fue el principal destino de
nuestras exportaciones, con 363 millones de dólares: un aumento del
21.7% respecto de 2006. Las exportaciones al bloque representan el
26.9% de las totales. En cambio las exportaciones a Estados Unidos
disminuyeron un 32% en 2006 respecto de 2005.



¿CUÁNTOS MILLONES DE DÓLARES NOS COSTARÍA ROMPER EL MERCOSUR?

Aquellos que públicamente, en los medios de comunicación, en
conferencias, seminarios o actos políticos abogan por la ruptura del
Uruguay con el Mercosur no se han tomado la molestia de explicar
cuántos cientos de millones de dólares perderíamos en semejante
aventura.

Una eventual ruptura del Uruguay con el Mercosur dañaría
inevitablemente las exportaciones de bienes uruguayos, así como
tendría consecuencias muy negativas para el turismo, el sistema
financiero, el desarrollo del nodo logístico, y afectaría nuestra
capacidad de enfrentar los graves desafíos en materia energética.

¿Existe alguna persona que conciba una ruptura como esa sin costos
económicos graves para el Uruguay?

Quizá quienes nacimos en el interior del país y en la frontera
tengamos mayor conciencia de lo que significa en la vida cotidiana el
vínculo económico, y no solamente económico, con la región. Existe un
nexo que es el resultado de siglos de historia compartida en la Cuenca
del Plata.

¿Qué sería de las industrias que exportan al Mercosur? ¿Cómo afectaría
tal situación al tan mentado nodo logístico y la actividad de nuestros
puertos y aeropuertos? Los ejemplos en todos los órdenes de la
actividad económica -como el turismo, los depósitos bancarios, la
construcción, etcétera, pueden multiplicarse indefinidamente.



LA INTEGRACIÓN NUNCA FUE SOLO COMERCIO

Estamos firmemente convencidos de que no puede haber, ni hubo nunca,
integración regional basada exclusivamente en el comercio. La unidad
regional es imprescindible para nuestro país en un mundo en el que los
Estados continentales, como la Unión Europea, adquieren la mayor
importancia para la supervivencia frente a la globalización y la
unipolaridad del presente.

Los hombres del interior sabemos por experiencia que la cultura y los
vínculos sociales, familiares y hasta espirituales -no solamente
económicos- con nuestros vecinos, conforman una densa red de
relaciones que no depende de la voluntad de ningún círculo de
gobernantes. Los gobiernos van y vienen.

La Geografía y la Historia permanecen.

Pensar lo contrario sería como haberle pedido a Aparicio Saravia y sus
maragatos que no acompañasen a Gumersindo en la Revolución Federalista
riograndense de 1893, u olvidar que en ella alcanzó el grado de
General, por aclamación de sus compañeros brasileños.



EL RETORNO DE APARICIO SARAVIA ES EL REGRESO DE AMÉRICA LATINA

El 16 de agosto se conmemoran 151 años del nacimiento de Aparicio
Saravia, a quien el brasileño Dourado llamara "el más grande caudillo
de América del Sur". Celebrar su nacimiento es hacer renacer sus
ideales federalistas y sociales.

Sus luchas por el pobrerío rural marginado y la colonización agrícola,
por una democracia política que incorporase a las masas campesinas,
así como por la unidad de "brasileños, argentinos, uruguayos y de
otros países" de la región, es decir, la unidad de América del Sur.

No en vano Estados Unidos envió una flota de guerra en su contra en
1904. Cada 16 de agosto Aparicio renace.

Saravia siempre vuelve porque la integración regional y América Latina
están volviendo. *




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular