[R-P] (PSI).- RECUPERANDO ALGO DE LO PERDIDO. EL NUEVO COHETE ARGENTINO...

José María Cavalleri ingcavalleri en hotmail.com
Mar Ago 14 07:08:02 MDT 2007


clap clap clap!!!

SAN CARLOS DE BARILOCHE, 14(PSI).- RECUPERANDO ALGO DE LO PERDIDO. EL NUEVO 
COHETE ARGENTINO SE LLAMA “TRONADOR” Y LO FABRICAN EN TOTAL HERMETISMO. En 
completo hermetismo y bajo la premisa de que constituye un "secreto de 
Estado" avanzan los estudios para diseñar el primer cohete argentino que 
permitirá transportar al espacio una carga de 200 kilogramos. Los 
científicos locales bautizaron el proyecto con el nombre de "Tronador", la 
montaña más imponente de esta región, límite entre Argentina y Chile, que 
también se eleva desafiante hacia el espacio.

          El proyecto se gestó hace ya casi una década, pero recién el mes 
pasado se reactivó. Fue cuando en las inmediaciones de Bahía Blanca se 
realizaron con éxito las pruebas para el despegue del modelo prototipo. La 
iniciativa cuenta con el amplio apoyo del gobierno del presidente Néstor 
Kirchner, quien firmó varios decretos para autorizar el proyecto. De esta 
manera, a catorce años de haberse desactivado el misil Cóndor II, Argentina 
probó nuevamente lanzar un cohete propio.

          En 1993, bajo las presiones de Estados Unidos, se resolvió 
finalizar con las pruebas llevadas a cabo por la Fuerza Aérea en Falda del 
Carmen (Córdoba). "La razón es simple, un cohete capaz de transportar 500 
kilogramos a más de 300 kilómetros bien puede servir para llevar un satélite 
al espacio, pero también como un arma de guerra", explicaron desde el 
Instituto Balseiro. Los científicos consultados por la prensa indicaron que 
"técnicamente Argentina está capacitada para fabricar cohetes". Razonan que, 
si se lograron fabricar satélites, reactores nucleares y equipos médicos de 
alta tecnología, bien puede diseñarse un cohete teledirigido. "Tenemos 
muchos proyectos, para concretarlos sólo hace falta presupuesto y decisión 
política", indicaron.

           Pese a desactivar Carlos Menem el proyecto Cóndor, en 1998 creó 
la empresa VENG (Vehículo Espacial de Nueva Generación), una sociedad de 
capitales públicos y privados que está controlada por la Comisión Nacional 
de Actividades Espaciales (Conae). El Tronador fue concebido antes de que 
Menem deje la presidencia, pero no llegó a avanzar por los problemas 
políticos y económicos que azotaron al país. No obstante, la Conae, con el 
apoyo del Instituto Balseiro, el Instituto Aeronáutico Argentino, el 
Instituto de Investigaciones Técnicas y Científicas de las Fuerzas Armadas 
(CITEFA) y otras universidades nacionales, continuó con los estudios en 
centros de alta tecnología.

            El 11 de abril pasado Kirchner firmó el decreto 350, por el cual 
autorizó "a los entes y profesionales pertenecientes a organismos del 
sistema nacional de ciencia, tecnología e innovación a participar, en forma 
voluntaria, en la realización de tareas vinculadas con el desarrollo de 
medios de acceso al espacio y servicios de lanzamiento, particularmente con 
el proyecto inyector satelital para cargas útiles livianas". Se trata de un 
decreto bastante particular, ya que establece que los técnicos pueden 
sumarse al proyecto "fuera de su horario de trabajo" y obtener una 
capitalización en las futuras ganancias de la empresa VENG.

           El 8 de junio, la ex ministra de Economía, Felisa Miceli, firmó 
la resolución 396 por la cual se aprobó el presupuesto 2007 para la empresa 
VENG. Incluye la autorización para construir el lanzador Tronador I y 
comenzar el desarrollo del lanzador Tronador II. Para ello se aprobó un 
presupuesto adicional de 26 millones de pesos. Entre los objetivos del VENG 
para el 2007 figura además la puesta en marcha de la planta piloto de 
concentrado de hidrocina en Falda del Carmen.

           La hidrocina es el componente base del combustible líquido que 
utilizará el cohete Tronador II, cuyo motor tendrá un empuje proyectado de 
3.350 kilogramos y podrá colocar una carga de 200 kilogramos a 400 
kilómetros de altura.

            AL ESPACIO JUNTO A BRASIL.

             La actividad espacial argentina se encuentra estrechamente 
relacionada con similares estudios realizados en Brasil. El satélite SAC-C 
viajó desde Bariloche a Brasil (luego fue lanzado al espacio desde los 
Estados Unidos) y el cohete Tronador está vinculado al proyecto VS-30. Los 
científicos explicaron que lo que se está desarrollando es un sistema de 
navegación que permita guiar y controlar el cohete desde la distancia. Para 
el sistema de navegación se considera el uso combinado de GPS (Global 
Positioning System) con un sistema de navegación inercial formado por una 
terna de giróscopos y acelerómetros de precisión media. Para el sistema de 
guiado se consideran órbitas nominales coherentes con las del Plan Espacial 
Nacional. Esto es para observación de la Tierra (LEO, heliosíncronas) y para 
otras aplicaciones en órbitas LEO. Para el sistema de control se considera 
un controlador no lineal, robusto y adaptativo que se denomina control LPV 
(linear parameter varying).

            Dentro del acuerdo específico con Brasil, referente a 
lanzamientos suborbitales firmado en 1998, se desarrolla el "Proyecto Carga 
útil VS-30", que consiste en la realización de un experimento de ensayo de 
validación ambiental de una carga útil tecnológica no propulsada argentina, 
utilizando como vehículo un cohete-sonda brasileño VS-30.

            El objetivo del proyecto es validar, en una prueba de vuelo 
sub-orbital, el desempeño del hardware y software de un sistema integrado de 
navegación (receptor GPS-unidad de mediciones inerciales-computadora 
asociada) y un sistema de control de actitud utilizando toberas de gas frío. 
La carga útil también incluye un experimento brasileño de microgravedad.

            El proyecto Tronador consiste en el desarrollo de una o varias 
etapas de un inyector satelital basado en un motor de combustible líquido. 
La primera etapa del proyecto, denominada Tronador I, consistió en el diseño 
y construcción de un vehículo balístico con un motor cohete de combustión 
líquida.

            La fabricación y ensayo del motor cohete fue supervisada por la 
Conae con la colaboración del Centro Atómico Bariloche. Para la realización 
del vehículo sobre el cual se probará este motor se ha concretado un 
convenio con la Asociación de Investigaciones Tecnológicas-Instituto 
Universitario Aeronáutico de la Fuerza Aérea Argentina.

             El vehículo balístico Tronador I tiene una altura de 3,4 metros 
y un peso de 60 kg. Utiliza anilina como combustible y ácido nítrico como 
oxidante, generando un empuje total de 550 kg. El cohete tiene siete 
secciones (desde la nariz hacia la base): carga útil, incluyendo su cofia 
cónica; sección de tanque de presurización; sección hidráulica 
superior-módulo intertanques; sección de tanques de combustible-oxidante; 
sección hidráulica inferior-soporte motor; sección de aletas-subconjunto de 
cola y sección de motor-subconjunto de cola.

             La primera sección, carga útil (CU), incluye la ojiva cónica o 
nariz del cohete. A fin de no afectar el comportamiento del vehículo, el 
máximo peso admitido para esta sección por todo concepto debe ser de 4 
kilogramos. La CU incluye un receptor GPS y un par de acelerómetros como 
parte del equipamiento electrónico propio, así como también un sistema de 
baterías y reguladores de tensión que suministran la alimentación eléctrica.

             La segunda etapa del proyecto consiste en el diseño, 
construcción y ensayo de un vehículo de mayor porte, con una masa 10 veces 
mayor a la del Tronador I.- XXX

_________________________________________________________________
Windows Live Messenger, la nueva generación de tu MSN. 
http://imagine-msn.com/minisites/messenger/default.aspx?locale=es-ar





Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular