[R-P] Michellangelo

Julio Fernández Baraibar fernandezbaraibar en gmail.com
Mie Ago 1 16:25:56 MDT 2007


Nunca me gustó Antonionni  como admiré hasta el fanatismo a Ingmar Bergman.
La primera película que vi de éste fue La Fuente de la Doncella, en el cine 
Avenida de Tandil, cuando tendría unos quince años y cuando la prohibición a 
menores de 18 era soslayada por muy cancheros cortabilletes. Quedé impactado 
para toda la vida. Leía con devoción los comentarios y análisis -verdaderos 
tratados estéticos, filosóficos y hasta religiosos- que sobre cada una de 
las películas escribía en el semanario Leoplan el gran crítico Leo Sala que, 
junto con Homero Alsina Thevenet, habían descubierto a Bergman unos años 
antes, cuando su nombre era absolutamente desconocido fuera de Suecia.
Aseguro que una de las razones íntimas, secretas y jamás confesadas que me 
llevaron a Suecia, o mejor dicho a elegir Suecia cuando me tuve que ir del 
país, fue la posibilidad de entender el idioma que hablaban los personajes 
de Bergman, esos largos monólogos con un primer plano sobre el rostro del 
actor, por el que surgen el dolor de la soledad, la amputación que provoca 
la muerte, el misterio de la existencia del mal... y del bien, la 
arbitrariedad compulsiva del amor y la perplejidad que produce la 
inexistencia de Dios.
Quería hablar como Max von Sydow, frente al fuego, reflexionando sobre la 
ilegitimidad de los hombres para castigar, después de haber destrozado a los 
despiadados patanes que violaron a su hija. Quería que mis palabras sonaran 
como las de Gunnar Björnstrand, el escudero de El Septimo Sello, con la 
convicción casi palpable de su sentido comun. Pretendía el tono y las 
maneras de Jarl Kulle en Ni hablar de esas mujeres.
Grande fue mi sorpresa, al llegar a la tierra escandinava que mi admirado 
Bergman era estúpidamente despreciado por todos aquellos amigos, solidarios 
por otra parte con mi exilio y con el sufrimiento de mi patria.
Una visión reducida a un vulgar economicismo positivismo condenaba a Ingmar 
Bergman al delito de ser un artista burgués, de preocuparse tan sólo por los 
problemas espirituales de la burguesía y ser, para esta simple y ramplona 
visión, ciego a los dolores del proletariado.
Mi admiración causaba estupor en mis contertulios suecos. Una mezcla de 
incredulidad e incomprensión se reflejaba en sus rostros cuando les decía 
que había visto El Séptimo Sello cuatro o cinco veces y que la última 
película que recordaba haber visto en la Argentina antes de irme era Sonata 
Otoñal. Les costaba ubicar esta información en su adocenada visión de 
hirsutos guerrilleros colgando latifundistas o de heroicos estudiantes 
apaleados por brutales militares.
Resultó más fácil que yo aprendiera el idioma de Bergman que convencer a sus 
compatriotas que lo que sus películas reflejaban incluía también esta falta 
de perspectiva cultural, este reduccionismo cuadrado, esta estólida 
incapacidad de entender la existencia de un mundo que no es posible medir, 
pesar o expresar en gráficos, que el desarrollo capitalista impone sobre los 
ilotas, impidiéndoles así toda posible rebelión exitosa.
Pero, volviendo al principio, Antonionni me resultó pesado y aburrido. Sus 
"famosos tiempos muertos", que enloquecían a sus admiradores, me resultaron 
fatigosos, tediosos.
Veo en él una indagación en el alma humana que no adquiere la capacidad de 
generalización que encontré en el sueco. Curiosamente, en sus historias, 
sobre todo en la trilogía famosa, me resulta difícil separar las 
anfractuosidades de sus personajes de la clase social que expresan. No he 
podido verlas sino como simple expresión de hastío satisfecho. Mientras los 
monólogos a cámara de Bergman tienen en mí un poder casi hipnótico, la 
lentitud, la falta de elipsis de Antonionni me adormece y aburre.
Anoche, en su homenaje, volví a ver su último largometraje: Sarabanda. Tengo 
para mí que estaba convencido que con él se iba para siempre todo un mundo. 
La película empieza con el relato de Liv Ullman esobre las cientos de 
fotografías desparramadas en una mesa. La película trata de dar orden a esos 
recuerdos. Y termina sin futuro posible. La protagonista joven del filme se 
pierde sin dejar rumbo ni huella.

Y la sonrisa diabólica del duende de Fårö parece decirnos: "Se los dejo ahí 
para que lo piensen después que me vaya".

Julio Fernández Baraibar
fernandezbaraibar en yahoo.com.ar
fernandezbaraibar en gmail.com
Skype: julio.fernandez.baraibar
Visite mis blogs: http://fernandezbaraibar.blogspot.com
http://jfernandezbaraibar.blogspot.com

emailStripper es un programa gratis para la limpieza de
los ">" y otros caracteres de sus emails y facilitar su lectura.
http://www.papercut.biz/emailStripper.htm
----- Original Message ----- 
From: "Leonardo Killian" <elgatocanoso en yahoo.com.ar>
To: "Julio Fernández Baraibar" <fernandezbaraibar en gmail.com>
Cc: "Lucha de masas para recuperar la Argentina" 
<reconquista-popular en lists.econ.utah.edu>
Sent: Wednesday, August 01, 2007 5:58 PM
Subject: [R-P] Michellangelo


[Ayúdenos a financiar la lista, escriba a recpopmod en gmail.com.]

CITANDO LA FUENTE,EL MATERIAL DE ESTA LISTA ES DE LIBRE REPRODUCCIÓN


Tenía 16 años cuando vi Blow Up.La fui a ver porque
sabía algunas cosas: Estaba basada en un cuento de
Cortazar "Las babas del diablo" que acababa de leer,
una edición barata de "El Perseguidor y otros
cuentos". Se situaba en el swinging London y yo a esa
altura de vida estaba enloquecido con la música Beat y
tercero, por lo que sabía del cuento, la historia
giraba en torno a un fotografo.En ese año, me habían
rajado del Vieytes por agarrarme a trompadas con un
Profe de Cívica y me había puesto a estudiar
fotografía.
Lo que no esperaba es que apareciera esa monumental
Vanessa Redgrave, a quien le dediqué un sinfin de
sesiones de "amor propio".
Despues, puesto a estudiar Cine creo que no dejé nada
por ver de toda la obra de este tano enorme.
La sensación que tengo es, como si se me hubiese
muerto un tío ya jovato.Esos que que nos han
acompañado y uno hace mucho que ya no ve pero se
promete ir a visitarlos algun día.
Se murió el Maestro Antonioni un genio irrepetible,
casi al mismo tiempo que Bergman.Todo un fin de época.
Killian






      ____________________________________________________________________________________
¡Sé un mejor fotógrafo!
Perfeccioná tu técnica y encontrá las mejores fotos.
http://ar.yahoo.com/promos/mejorfotografo.html

________________________________________
INFORMACIÓN SOBRE LA LISTA Y SUSCRIPCIONES POR VÍA INTERNET:
 http://lists.econ.utah.edu/mailman/listinfo/reconquista-popular.

SUSCRIPCIÓN POR CORREO ELECTRÓNICO:
envíe un mensaje escribiendo 'help'
<sin comillas> en el asunto (no escriba nada en el cuerpo del mensaje) 
a reconquista-popular-request en lists.econ.utah.edu

EL CORREO ELECTRÓNICO DE LA PERSONA QUE ADMINISTRA LA LISTA ES:

reconquista-popular-admin en lists.econ.utah.edu

TODOS LOS MENSAJES DE ESTA LISTA QUEDAN ARCHIVADOS Y PUEDEN CONSULTARSE EN:

http://lists.econ.utah.edu/pipermail/reconquista-popular/
________________________________________

Lista de correo electrónico Reconquista-Popular
Reconquista-Popular en lists.econ.utah.edu
http://lists.econ.utah.edu/mailman/listinfo/reconquista-popular 





Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular