[R-P] Reportaje de R. Cooperativa a economista de izquierda (anecdota)

INFOR-MET rmermet en yahoo.com.ar
Vie Dic 16 23:20:23 MST 2005


Si no me equivoco, este Gambina ayer estaba en "El
Tren" de Pressman y Yomal.
Desplego su panoplia "izquierdista", con reflejos
pavlovianos impecables, en el tenor del articulo
infrascripto.

Inquirido por el periodista - no recuerdo si Pressman
o Yomal - sobre su opinion sobre Chavez, esl hombre se
cuadro, saludo a la bandera y dijo que era la mejor de
las opiniones: Una persona de izquierdas, que habla de
socialismo.

Repreguntado que fue por el periodista -cable de AFP
en mano donde Chavez saludaba entusiasta la decision
deKirchner del desendeudamiento, e inclusive, ofrecia
plata y apoyo en medida de sus posibilidades- el
reporteado respondió imperterrito:

Eso habla mal de Chavez y no bien de Kirchner...

No porque Chave zlo aplauda, Kirchner tiene la razon.,
dijo. Yo no soy soldadito de Chavez, agrego, pues
tengo pensamiento propio, etc , etc....


Nuestra izquierda vernacula, ha quedado, frente a la
iniciativa presidencial, mas desorientada que naufrago
en el triangilo de las bermudas....

Puro economicismo barato. De politica, nada.

Rolando 

pd: si me equivoque y el reporteado no era Gambina,
vale igual el comentario . Reemplaze Gambina por el
reporteado, y lease igual...


¡El FMI está de fiesta!

Por: Julio C. Gambina (especial para ARGENPRESS.info)*
(Fecha publicación:16/12/2005)
 

El gobierno argentino anunció la cancelación de la
deuda pública con el Fondo Monetario Internacional
(FMI) por un monto de 9.810 millones de dólares. El
pago se hará con recursos propios, provenientes de las
reservas internacionales. La medida expresa la
continuidad y profundización de la política que se
venía aplicando en materia de endeudamiento externo
desde que Néstor Kirchner asumió en mayo de 2003,
privilegiando el pago a los organismos financieros
internacionales. La Argentina nunca estuvo en default
con estos acreedores internacionales, pues el
compromiso con ellos fue siempre el riguroso pago,
claro que pronunciando críticos discursos al FMI. 

Teníamos razón cuando sosteníamos que la Argentina
tenía recursos para hacer frente a las necesidades
sociales postergadas. Anualmente se gastan 1.000
millones de dólares en financiar el plan de jefes y
jefas de hogar para 1.700.000 personas. Ahora y en un
pago se aplican recursos 10 veces más para cancelar
acreencias con el FMI. Otros podrían haber sido los
usos de ese dinero. Se prefirió pagar al FMI aún
conociendo ampliamente las necesidades sociales
insatisfechas en alimentos, salud, educación,
vivienda, empleo, desarrollo local y productivo que
hace a la calidad de vida deteriorada de una gran
parte empobrecida del pueblo de la Argentina.


El presidente Néstor Kirchner junto a la ministro de
Economía, Felisa Miceli, y al jefe de Gabinete,
Alberto Fernández, durante el anuncio del pago de la
deuda al Fondo Monetario Internacional. (Foto:
PRESIDENCIA DE LA NACION)

Se comunicó la medida en el mismo momento en que la
Cámara de Diputados aprobaba el Presupuesto del 2006,
donde se incluía una suma destinada al pago de la
deuda y que ahora no tendría destino, pues el acreedor
será satisfecho antes de finalizar el presente año.
¿Qué ocurrirá con esos fondos aprobados por los
parlamentarios? ¿Se encargará el poder ejecutivo de su
reasignación para el pago de otras acreencias, o
tendrá otro destino? Más allá de los interrogantes, la
realidad es que otra vez se pasa por alto la
Constitución Nacional que sostiene que es el
Parlamento el que debe “arreglar” la deuda.

¿Quién quería el desendeudamiento?

Desde el gobierno se pretende instalar que se trata de
una medida soberana y que quita la posibilidad de
condicionamiento externo a la política económica
local. Nos permitimos dudar de esa reflexión, ya que
curiosamente los grandes deudores del FMI siguen el
mismo camino. Cuando estalla la crisis argentina en el
2001 los grandes deudores del FMI eran Rusia, Turquía,
Brasil y Argentina. Salvo Turquía, los demás
cancelaron la totalidad de las acreencias con el
organismo internacional, con Brasil y Argentina
anunciando el pago con 48 horas de diferencia. Es
mucha la casualidad de “estrategias soberanas”
planteadas en simultáneo. Mejor es pensar que el FMI
quería bajar la exposición financiera con esos grandes
deudores y en rigor, era el mandato del principal
accionista del Fondo: EEUU.

Durante mucho tiempo decíamos que el propósito de los
acreedores no era cobrar sino condicionar la política
de nuestros países. Con los republicanos en el
gobierno la política cambió. El FMI ya no era
funcional a los intereses económicos dominantes y
había que bajar su exposición con países de alto
riego. Esa fue la orientación desde el tesoro de EEUU
y el representante en el directorio del FMI siguió las
instrucciones a rajatabla. No importaban los excesos
verbales de un lado o del otro, si en el camino se
reducía la deuda de los países fuertemente endeudados.
Por eso son las felicitaciones a Lula y a Kirchner de
Bush y de Domingo de Rato. Resolvieron en menos tiempo
del pensado su problema. 

Mientras tanto, los pueblos, verdaderos acreedores de
la deuda postergan una vez más la satisfacción de sus
necesidades. Todo el establishment salió a saludar la
medida y promueven el consenso general de la
población, obviando que hace muy pocos días en Mar del
Plata se reunió una multitud en la IIIª Cumbre de los
Pueblos para repudiar el ALCA, rechazar el pago la
deuda externa pública, criticar la militarización en
la región y el mundo, y condenar la pobreza. Los
anfitriones de ese cónclave, la Autoconvocatoria No al
ALCA había hecho una consulta popular en noviembre de
2003 y donde participaron 2.300.000 personas,
mayoritariamente inclinadas por el no pago de la
deuda. Son voces no escuchadas por las autoridades
argentinas. También en diciembre del 2001, dos días
antes del estallido, 3.100.000 personas se
pronunciaron para que no hubiera pobres en la
Argentina. 

Política del Fondo sin el Fondo

La deuda cancelada es menos del 10% del monto total,
con lo cuál, con la deuda ordenada por el canje
realizado en la primera mitad de este año, se
comprometen recursos fiscales por un largo periodo.
Ahora no tendremos la presión del FMI, pero sus
políticas se aplicarán igual, tal como el superávit
primario para honrar los compromisos con los
acreedores y una eterna política de ajuste, con gasto
controlado en sus aspectos sociales, tales como
asignaciones de trabajadores del Estado, pensiones y
jubilaciones, salud y educación. Al mismo tiempo que
el mantenimiento de una política de recaudación
regresiva y que como tal se aplica con todo el rigor
sobre los sectores más postergados de la sociedad.

Es un hecho que el objetivo buscado es la
reconstrucción del capitalismo local, tal como se
anunció en 2003. Ello supone recomponer el ciclo de
negocios de las clases dominantes. Ese es el marco de
la definición asumida de cancelación de la deuda con
el FMI. Ese es el marco también para pensar en la
necesidad de construir una alternativa política para
cambiar la ecuación de beneficiarios y perjudicados
por la política económica de la Argentina.


* Julio C. Gambina es Profesor Titular de Economía
Política de la Facultad de Derecho de la Universidad
Nacional de Rosario y Director del Instituto de la
Cooperación, IDELCOOP. 



	


	
		
___________________________________________________________ 
1GB gratis, Antivirus y Antispam 
Correo Yahoo!, el mejor correo web del mundo 
http://correo.yahoo.com.ar 





Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular