[R-P] GAZA: UN ESPECTÁCULO VERGONZOSO

Boletín Bambú bambuprensa en yahoo.com.mx
Mie Ago 31 12:50:47 MDT 2005


El fiasco de Gaza
UN ESPECTÁCULO VERGONZOSO 
Por Jennifer Loewenstein*

Una gran farsa se desarrolla ante los medios de
información del mundo en la Franja de Gaza. Es la
evacuación escenificada de 8.000 colonos judíos de sus
hogares en los asentamientos ilegales, y ha sido
cuidadosamente preparada para crear imágenes que
apoyen la apropiación de Cisjordania por Israel
respaldada por EE.UU., y la cantonización de los
palestinos.

Nunca existió ni la menor razón para que Israel
enviara al ejército a expulsar a esos colonos. Toda la
operación podría haber sido realizada, sin el
melodrama necesario para un frenesí mediático,
mediante el establecimiento de una fecha fija en la
que las IDF [ejército de Israel,, N.d.T.] se
retirarían del interior de la Franja de Gaza. Una
semana antes, todos los colonos, habrían partido
tranquilamente - sin cámaras de televisión, sin
muchachas llorando, sin soldados angustiados, sin
comentaristas formulando empalagosas preguntas sobre
cómo judíos pueden expulsar a otros judíos de sus
hogares, y sin más trauma sobre sus terribles
sufrimientos, las víctimas del mundo, a los que hay
que ayudar, por lo tanto, a que expulsen a los
palestinos de Cisjordania.

Los colonos - generosamente compensados por su
molestia - se reasentarán en otros sitios en Israel, y
en algunos casos en otros asentamientos ilegales en
Cisjordania. Por cierto, cada familia judía que
abandone la Franja de Gaza recibirá entre 140.0000 y
400.000 dólares sólo por el valor de la casa que
dejan..

Pero detalles semejantes son raramente mencionados en
la tempestad de información sobre la “gran
confrontación” y el “momento histórico” que nos
presenta Sharon y la asesina, saqueadora, cultura
colonial que ayudó a crear.

El lunes por la noche, en Nightline de ABC, un
reportero entrevistó a una joven, simpática, mujer
israelí del mayor asentamiento de Gaza, Neve Dekalim -
una muchacha de voz sincera, que retenía sus lágrimas.
No considera a los soldados como enemigos, dice, y no
quiere violencia. Se irá aunque hacerlo le cause su
mayor dolor.

Habló sobe el árbol que plantó ante su hogar con su
hermano cuando tenía tres años, de cómo creció en la
casa que ahora estaban abandonando, de sus recuerdos,
y de saber como jamás podría volver; que incluso si lo
hiciera, todo lo que le era conocido habría abandonado
el lugar.

La cámara luego se desplazó hacia sus padres ancianos
sentados, sombríos, entre cosas embaladas,
contemplando la escena, desamparados y resignados. Su
madre era maestra de guardería infantil, nos dicen.
Sabía casi todo sobre los niños que crecieron aquí,
cerca del mar.

En los 5 años de brutal represión del levantamiento
palestino contra la ocupación por parte de Israel,
jamás vi o escuché una secuencia tan larga, con tanto
detalle sentimental, humano, como en este caso; no
recuerdo ni una sola vez en la que un reportero haya
permitido a una simpática mujer palestina, cuya casa
acababa de ser aplanada y que lo había perdido todo,
que hablara de su dolor y pena, de sus recuerdos y de
los recuerdos de su familia; jamás pude escucharla
mientras reflexionaba sobre adónde iría y cómo
viviría.

Y eso a pesar de que sólo en Gaza más de 23.000
personas han perdido sus casas bajo las aplanadoras y
las bombas israelíes desde septiembre de 2000 - a
menudo advertidas sólo un instante antes de la
destrucción - porque “amenazaban la seguridad de
Israel”.

La vasta mayoría de las casas destruidas estaban
ubicadas demasiado cerca de un puesto militar de las
IDF o de asentamientos ilegales como para permitir que
siguieran en pie. Las víctimas no recibieron
compensación alguna por sus pérdidas y no tuvieron un
lugar que las estuviera esperando para reasentarlas.

La mayoría terminó en ciudades de carpas temporales de
la UNRWA hasta que lograron encontrar refugio en otro
sitio en la Franja densamente superpoblada, un cuarto
de la mejor tierra habitada por un 1% de la población,
judía, que ocupaba la tierra a su detrimento.

¿Dónde estuvieron los camarógrafos en mayo de 2004 en
Rafa cuando los refugiados perdieron dos veces
seguidas sus casas en una incursión de una sola noche,
sin poder recuperar ninguna de sus posesiones?

¿Dónde estuvieron cuando aplanadoras y tanques
destrozaron calles pavimentadas con palas de acero,
destruyeron el alcantarillado y las tuberías de agua,
cortaron los cables de electricidad, demolieron un
parque y un zoológico; cuando francotiradores mataron
a dos niños, un hermano y su hermana, que alimentaban
a sus palomas en el techo de su casa? ¿Cuando el
ejército de ocupación disparó un obús contra un grupo
de manifestantes pacíficos matando a 14, entre ellos
dos niños?

¿Dónde han estado durante los últimos cinco años,
cuando el calor del verano de Rafa hace la vida tan
insoportable que todo lo que uno puede hacer es
sentarse a la sombra del propio techo de lata
galvanizada - porque está prohibido ir al mar, a diez
minutos a pie del centro de la ciudad? ¿O cuando se
llega a ser un objetivo humano móvil porque uno camina
en un espacio abierto? ¿Y cuando sus ciudadanos
opusieron resistencia, dónde estaban los panegíricos y
los medios admirativos para que comenten sobre el
“arrojo”, la “voluntad” y la “audacia” de esta “gente
joven”?

El martes 16 de agosto, el diario israelí Ha’aretz
informó que más de 900 periodistas de Israel y de todo
el mundo están cubriendo los eventos en Gaza, y que
cientos de otros se encuentran en ciudades y
localidades de Israel para cubrir las reacciones
locales.

¿Hubo alguna vez tantos periodistas en un solo sitio
durante los últimos 5 años para cubrir la Intifada
palestina?

¿Dónde estaban los 900 periodistas internacionales en
abril de 2002 después de que el campo de refugiados de
Yenín fue arrasado en cosa de una semana en una
demostración de pura arrogancia y sadismo israelíes?

¿Dónde estaban los 900 periodistas internacionales el
otoño pasado cuando el campo de refugiados de Jabalya
en Gaza estuvo sitiado por Israel y mataron a más de
100 civiles? ¿Dónde estuvieron durante cinco años
mientras toda la infraestructura física de la Franja
de Gaza era destruida?

¿Cuál de ellos informó que cada crimen de la ocupación
israelí - desde las demoliciones de casas, los
asesinatos selectivos y los cierres totales al
asesinato de civiles y la destrucción injustificable
de propiedad comercial y pública - aumentada
significativamente en Gaza después de que se anunciara
el Plan de “Desconexión” de Sharon -ese gran paso
hacia la paz.

¿Dónde están los cientos de periodistas que deberían
estar cubriendo las numerosas protestas no-violentas
de palestinos e israelíes contra el Muro del
Apartheid? ¿Manifestaciones no-violentas reprimidas
mediante la violencia y la humillación por las fuerzas
armadas israelíes? ¿Dónde están los cientos de
periodistas que deberían estar informando sobre el
acordonamiento de Jerusalén Este palestino y de la
bisección de Cisjordania y la subdivisión de cada
región en docenas de mini-prisiones aisladas?

¿Por qué no nos bombardean con informes indignados
sobre las carreteras de circunvalación sólo para
judíos? ¿Sobre los cientos de puntos de control
internos sin justificación? ¿Sobre las innumerables
ejecuciones y mutilaciones sin juicio? ¿Sobre la
tortura y el abuso de palestinos en las prisiones
israelíes?

¿Dónde estaban estos cientos de periodistas cuando fue
enterrado por sus familiares desgarrados por el dolor
cada uno de los 680 niños palestinos matados a tiros
por soldados israelíes durante los últimos 5 años?

En su lugar un informe tras otro anuncia el “fin de la
ocupación por 38 años” de la Franja de Gaza, una
“encrucijada de la paz” y la noticia de que “ahora es
ilegal que israelíes vivan en Gaza”. ¿Es una especie
de chiste?

Sí, es “ilegal que los israelíes vivan en la Franja de
Gaza” como colonizadores provenientes de otro país. Ha
sido ilegal durante 38 años. (Si lo desean pueden
mudarse allá y vivir como iguales con los palestinos y
no como ciudadanos israelíes, pueden hacerlo).

El plan unilateral de “Desconexión” no termina con la
ocupación de Gaza.

Los israelíes no renuncian al control sobre la Franja.

Retienen el control de todas las fronteras por tierra,
mar y aire, incluyendo el corredor Philadelphi a lo
largo de la frontera de Gaza con Egipto, donde se
permitirá que los egipcios patrullen bajo el ojo
vigilante de Israel y según las condiciones más
estrictas impuestas por Israel. Los 1,4 millones de
habitantes de Gaza siguen prisioneros en una
gigantesca colonial penal, a pesar de lo que sus
líderes partidarios traten de afirmar.

Las IDF sólo cambian de frente fuera de la Franja de
Gaza, que es rodeada por barreras eléctricas y de
hormigón, alambradas de púas, torres de control,
guardias armadas y sensores de movimientos, y
conservarán la autoridad para invadir Gaza por un
capricho. Pronto prohibirán que ocho mil trabajadores
palestinos que trabajan en Israel por salarios de
esclavos vuelvan a sus trabajos.

Otros 3.200 palestinos que trabajaban en los
asentamientos por salarios por debajo del mínimo, han
sido sumariamente despedidos sin recurso a paga de
indemnización u otras formas de compensación.

Otros perderán sus medios de subsistencia cuando los
israelíes transfieran la Zona Industrial de Gaza de
Erez a algún otro sitio en el desierto del Negev.

El Banco Mundial informó en diciembre de 2004 que
tanto la pobreza como el desempleo aumentarán después
de la “Desconexión” incluso en el mejor de los casos,
porque Israel retendrá el pleno control sobre el
movimiento de bienes hacia y desde Gaza, mantendrá una
separación forzosa de Cisjordania y Gaza impidiendo
que los residentes de una parte visiten la otra, y
elaborarán acuerdos aduaneros separados con cada zona
dividendo sus economías ya desbaratadas -y a pesar de
ello se nos obliga a escuchar día y noche noticias
sobre esta histórica iniciativa por la paz, esta gran
encrucijada en la carrera de Ariel Sharon, esta
historia de trauma nacional para los hermanos y
hermanas que han tenido que realizar las dolorosas
órdenes de su sabio y sitiado líder..

¿Qué será necesario para que la verdad llegue a la
gente? A la joven de Neve Dekalim que puede expresar
sus palabras sin mover un párpado por turbación o
vergüenza?

Mientras las cámaras aproximan a los furiosos colonos
que chocan patéticamente con sus “hermanos y hermanas”
en el ejército israelí, ¿quién se preocupará por sus
otros hermanos y hermanas en Gaza?

¿Cuándo merecerá la historia palestina de 1948 y 1967,
y de cada día que pasa bajo la violencia del
desposeimiento y de la deshumanización un titular en
nuestros periódicos?

Me viene a la mente una entrevista que tuve este
verano con Hussein Nabulsi, de Hizbulá -una
organización que no tiene nada que ver con el
movimiento por la liberación nacional palestina, pero
que se ha aliado con los que considera como las
verdaderas víctimas de las políticas y mentiras de
EE.UU. e Israel.

Recuerdo sus ojos firmemente cerrados y sus puños
apretados cuando me preguntó por cuánto tiempo se
supone que árabes y musulmanes acepten que son ellos
los victimizadores y los terroristas. “Duele”, dice
con un murmullo ardiente. “Duele tanto ver esta
injusticia todos los días”. Y continúa explicándome
por qué los estadounidenses y los israelíes -con sus
monstruosos arsenales militares- nunca vencerán. 

---------------------------------
*Jennifer Loewenstein será miembro visitante del
Refugee Studies Centre en la Universidad de Oxford a
principios de este otoño.

Tomado de 
http://bellaciao.org/es/article.php3?id_article=1420


__________________________________________________
Correo Yahoo!
Espacio para todos tus mensajes, antivirus y antispam ¡gratis! 
Regístrate ya - http://correo.yahoo.com.mx/ 




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular