[R-P] Adams, Jefferson y América del Sur

Nestor Gorojovsky nestorgoro en fibertel.com.ar
Jue Ago 25 15:00:37 MDT 2005


[Entendida "América del Sur" como lo hacía Adams, claro:  todo lo que 
no fueran los Estados Unidos.]

Aaron Burr, ex vicepresidente de los EEUU que mató en un duelo sin 
gloria a Alexander Hamilton, el fundador del proteccionismo 
industrial norteamericano, intentó en un momento coronarse emperador 
de la Nueva España.

Y se mandó, Mississipi, abajo, con una flotilla de trece barcazas.

Adams, el puritano presidente nacido en Nueva Inglaterra, se reía de 
esa pretensión.  Y justificaba su rechazo diciendo algo que -
pensándolo como lo que es, como una proyección sicoanalítica- bien 
puede verse como la expresión de los sentimientos profundos de los 
protestantes norteamericanos (en especial los bostonianos) hacia los 
habitantes de la América católica.

Explicaba el hombre:  "El pueblo de la América del Sur es el más 
ignorante, el más fanático, el más supersticioso de los pueblos 
católicorromanos del universo;  cree que la salvación está limitada a 
él y a los españoles de Europa;  con dificultad se la concede al Papa 
y a los italianos, y, por supuesto, se la niega a los franceses.  
Para Inglaterra, para la América inglesa y para las otras naciones 
protestantes, sólo quiere y espera llamas inextinguibles, eternas, de 
leña y azufre".

Ese pueblo ignorante no aceptaría, pensaba Adams, las mieles del 
imperio norteamericano.  Burr y los suyos terminarían "de paludismo y 
fiebre amarilla" o languideciendo "en infectas mazmorras".

En realidad, lo que estaba diciendo Adams era que a la América 
burguesa, comerciante, granjera, artesanol y abogaderil del Nordeste 
no le interesaban en ese momento las aventuras expansionistas.  Tenía 
mucho terreno por conquistar en el Oeste, muchos indios por liquidar, 
mucho trabajo por hacer en su propio territorio.  Quizás algunos 
marinos podían sostener la presencia estadounidense en el Sur, pero 
aún no había llegado la hora de declararnos "patio trasero"  de 
nadie.

Pero luego vino el primer Presidente sudista, el primer representante 
de los esclavistas, Thomas Jefferson.  Los esclavistas siempre 
anhelaban expandir su territorio, porque el algodón cultivado con 
brazo negro agotaba rápidamente el suelo.   Por lo tanto, él veía las 
cosas de otro modo:  "Sólo pedimos un mes para adueñarnos de la 
ciudad de Méjico", rogaba.

Burr, cuya empresa parece haber sido un sainete desde el principio, 
fue dispersado en el Mississipi por un General Wilkinson, jefe 
militar de la Luisiana que estaba secretamente al servicio de España.

Pero ya en ese momento se perfilaban el ignorante desprecio y el odio 
incontenible a los sudamericanos de la Nueva Inglaterra que parió a 
los Bush con el expansionismo de ese Sur que los acogió cuando los 
negocios, demasiado evidentes, entre algún abuelito y los nazis les 
recomendaron buscar nuevos horizontes.

Hay raíces que no se pueden negar.

Néstor Miguel Gorojovsky
nestorgoro en fibertel.com.ar

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ 
"La patria tiene que ser la dignidad arriba y el regocijo abajo".
Aparicio Saravia
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ 





Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular