[R-P] La cuestión del enemigo principal

ana graciela real educba2003 en yahoo.com.ar
Lun Ago 22 22:51:34 MDT 2005


LA SEMANA POLÍTICA

La cuestión del enemigo principal

Néstor Kirchner atacó al movimiento piquetero con una
virulencia desusada, sentándolo en el banquillo como
enemigo principal. 
El patagónico había hecho críticas al FMI, las
petroleras y la derecha política, pero nunca exigió a
los fiscales y jueces actuar contra estos intereses. 
En cambio, sí pidió esa acción contra los demonizados
desocupados. ¿Acaso éstos son los enemigos principales
del país o el presidente no se atreve a encarar contra
el establishment?

QUE LEA A SUN TZU

Aprovechando una ceremonia en la Casa Rosada donde
anunció inversiones en Tucumán, Kirchner se despachó
contra las organizaciones de piqueteros que concluían
su acampe en Plaza de Mayo. 
Les dijo de todo: "extorsionadores", "provocadores",
"enemigos de la democracia" y otras cosas por el
estilo. 
Los dirigentes de desocupados, según el patagónico,
son integrantes de partidos de ultraizquierda que
buscan mártires mediante una provocada represión
policial. La filípica incluyó que, a la hora del voto,
esos partidos tendrán una representación absolutamente
insignificante.

Lo más grave de la iracundia presidencial fue su
presión a fiscales y jueces para que "actúen para
aplicar la ley". 
No fue casual que inmediatamente después el ministro
del Interior dejara abierta la posibilidad de que la
policía pueda detener a los organizadores del acampe.

"Vamos por partes, dijo Gonzani", suelen bromear los
pampeanos.

El jefe del Ejecutivo tiene derecho a molestarse con
un movimiento social que reclama un aumento de los
subsidios a 350 pesos y lamenta la falta de trabajo
genuino. 
También puede captar los votos del derechizado medio
pelo porteño, furioso contra los pobres que ponen
carpas en la Plaza y cocinan allí un guiso sopero. 
Kirchner trata de ganar el favor de la franja de
centroderecha a expensas de Mauricio Macri en la
Capital y de Chiche Duhalde en el conurbano.

Pero de allí a demonizar a los piqueteros como
culpables de los problemas de su administración, hay
un mundo. 
Uno podría preguntarse, ¿tan poco sólido está el
gobierno que centenares de desocupados tomando mate en
el histórico paseo bastan para agigantar su enano
fascista?

Kirchner debería reflexionar sobre lo afirmado por Sun
Tzu, 500 años antes de Cristo: "conoce a tu enemigo y
conócete a ti mismo, en cien batallas nunca serás
vencido". 
En Balcarce 50 ya deberían saber, a 27 meses de
gestión, que los enemigos fundamentales del país son
la Sociedad Rural, las privatizadas, el FMI, la
derecha neoliberal y la menemo-duhaldista, cierta
cúpula eclesiástica, los medios como "La Nación" y
otros. 
Sin embargo, con estos sectores el presidente dialoga
y les hace concesiones sin que nunca haya pedido a un
fiscal que los ponga presos. 
En cambio, al movimiento piquetero lo judicializó como
enemigo número uno de la democracia. 
K debe leer a Sun Tzu antes que su ramalazo de odio le
haga meter irremediablemente la pata.


LA DERECHA FELIZ

El discurso antipiquetero del poder puso felices a
integrantes del establishment y candidatos de derecha.

En todo caso, a éstos últimos les puede disgustar un
poco la competencia por un electorado que creían
cautivo, pero ya ensayan maneras de diferenciarse. 
Como Kirchner pide la actuación del Poder Judicial,
Macri llama a que los piqueteros sean detenidos "por
delincuentes", mencionando a Luis D´Elía y Raúl
Castells.

Más allá de esa disputa por la clientela, los
conservadores sienten que vienen ganando la pulseada
ideológica sobre cuáles son los obstáculos al avance
nacional. ¿Son los 3.000 millones de dólares que
reclama el FMI en pagos de la deuda externa entre
setiembre y fin de año? Para ellos no. ¿La extorsión
de las privatizadas que amenazan con denunciar los
contratos y cortar los servicios si no se les aumentan
las tarifas? Tampoco. ¿La oposición de los pulpos
cerealeros y exportadores a pagar el impuesto a las
exportaciones? Nada que ver. ¿Las editoriales de la
"tribuna de doctrina" auspiciando que Argentina se
discipline a Washington y ubique como principal
problema mundial al terrorismo?. Menos que menos. 

Para los grupos concentrados de la economía, que
llevaron al estallido de 2001, el nudo gordiano que
hay que cortar de un tajo es el auge de reclamos
sociales. 
Los enfermeros, camioneros, maestras, empleados
públicos, docentes universitarios y desocupados, entre
tantos otros, serían los demonios que no permiten
llegar a buen destino. 
Así ven la situación política el filósofo Luis
Abelardo Patti (alias "José Picana") y el resto de
socios del club de los sobresueldos, las
privatizaciones, el corralito, la duplicación de la
deuda externa y la criminalización de la protesta
social.

El giro presidencial generó la siguiente paradoja. 
Por un lado el patagónico se desgañita contra el clan
Duhalde, que le habría entregado un país en llamas. 
Pero por el otro, no tendría casi diferencias con la
caracterización que Chiche de Duhalde hizo antes de
los piqueteros: "son delincuentes, usan pasamontañas y
llevan palos, el gobierno debe aplicarles la ley
(léase reprimirlos)".

Entre los argumentos de K contra la izquierda se
deslizó uno que merece un comentario: se trataría de
agrupaciones con cero votos. 
Juzgó así que el número de sufragios es la única
medida de corrección de determinados valores. 
En esto el orador fue exagerado pues el conjunto de
los partidos de izquierda, sumados, debe llegar al
menos al 4 o 5 por ciento de los votos, sin contar a
mucha gente luchadora que simpatiza con su causa pero
no vota o lo hace en blanco. 
A la inversa, personajes como el salteño Juan Carlos
Romero y el neuquino Jorge Sobisch, ganaron comicios
con el 70 por ciento, sin que ello los convirtiera en
políticos valiosos. 
Además, ¿olvidó el presidente que salió segundo en
abril de 2003 con un escuálido 22 por ciento? 
Meneó la soga en casa del ahorcado.


DE BAJO NIVEL

La campaña electoral comenzada hace tiempo en
violación de la ley, siguió su curso de bajo nivel,
con más agravios que ideas. 
¿Quién gobierna?, preguntó hace semanas el neoliberal
Ricardo López Murphy, en uno de sus pocos aciertos. 
Recrear cuestionaba que el primer mandatario tenga
sorbidos los sesos con el 23 de octubre.

La caravana presidencial tiene base operativa en la
Casa Rosada para los anuncios de emprendimientos en
las provincias. 
Su recorrido habitual es el conurbano bonaerense, sin
descuidar otras rutas interiores. 
El esquema ya aburre: Kirchner como orador, noticias
de obras financiadas con el presupuesto de la Nación y
una clacque de gobernadores e intendentes aplaudiendo
frenéticamente porque necesitan esos recursos para
dinamizar sus propias imágenes ante el electorado
local.

Una de las últimas representaciones se hizo en Merlo,
donde la comitiva kirchnerista de codeó con el
intendente Raúl Otahecé, cuestionado por "mafioso" por
D´Elía. 
El presidente extendió un certificado de pureza al
jefe comunal acusado de digitar negocios turbios y
mandar a golpear a los manifestantes barriales en 2002
y 2003.

Un caso llamativo el de Luis D´Elía. 
Pese a semejante desmentida del jefe del Ejecutivo –y
varias demandas judiciales que los aludidos como
"mafiosos" amagaron con presentarle-, no había pasado
una semana que volvió a tirar con munición gruesa. 
Fue cuando calificó al duhaldismo de ser "el mayor
cartel de la droga". 
De inmediato fue citado a declarar, mientras los
caciques bonaerenses le querían comer el hígado. 
El diputado por el ex Polo Social-Frente Patria para
Todos, concurrió a Tribunales pero optó por declarar
posteriormente por escrito.

Se puede suponer que en su descargo apelará a dos
fuentes. 
Una es el libro "El otro", del periodista y escritor
Hernán López Echagüe; otra el informe que tiempo atrás
hizo Marcelo Saiñ, el segundo de Juan Pablo Cafiero en
la secretaría de Seguridad de Felipe Solá. 
Saiñ, quien debió renunciar tras sus dichos, había
sostenido que en tierra bonaerense había un triángulo
de poder mafioso de intendentes, la maldita policía y
el delito.

¿Le alcanzarán esas fuentes documentales para dar
verosimilitud a sus denuncias contra el padrino del
PJ? 
Si no son suficientes tendrá que apelar a todas sus
amistades en el gobierno y el sindicalismo. 
Es que tras las declaraciones de Macri reclamando su
detención se puede deducir que la derecha en pleno, la
de adentro y la de afuera del PJ, se unirá el 11 de
diciembre pidiendo su cabeza. 
El 10 se le vencen los fueros de legislador en La
Plata y sería lamentable una solución carcelaria. 
Querría decir que en este país van presos dirigentes
sociales como Castells, mientras Domingo Cavallo y
Carlos Menem dialogan plácidamente en hoteles cinco
estrellas sobre sus estrategias electorales.


BUENAS Y MALAS

Para la administración K fue una buena noticia que el
Indec haya proclamado una nueva baja del índice de
desempleo, clavado ahora en el 12,1 por ciento de la
población económicamente activa. 
Si se contara como desempleados el más de medio millón
de personas que percibe 150 pesos del plan jefes de
hogar desocupados, el porcentaje supera el 15 por
ciento.

Con todo, la presidencia enfatiza que el drama está en
cuarto menguante ya que recibió el poder con una tasa
del 17 por ciento. 
Roberto Lavagna no puede presumir de eso porque él
estaba en funciones con Duhalde, desde abril de 2002.

Sin embargo, tales nuevas buenas no distienden el
conflicto social. Es que quienes han quedado recluidos
dentro de un círculo letal de desocupación por razones
de edad, de falta de capacitación o de oportunidades,
más bien por esto último, nutren los grupos piqueteros
que hicieron perder la paciencia al jefe del PEN. 
Y quienes logran algún empleo, generalmente informal y
mal pago, no tardan en sumarse a los afiliados de
gremios que vienen adoptando más medidas de fuerza que
en años precedentes. 
Hasta el 31 de julio se habían inventariado 555
conflictos laborales en los últimos doce meses.

Una marcha de 25 mil estudiantes, docentes
universitarios, jubilados y padres, realizada el
jueves 18 en Córdoba, urgió un mayor presupuesto para
la universidad y mejores sueldos para los profesores. 

Eso demostró que no le será fácil al oficialismo
esgrimir números de la macroeconomía y deslegitimar
las protestas de los actores sociales. 
El delegado del Hospital Garrahan, Gustavo Lerer,
tendrá opiniones propias sobre Lenin, como chicaneó
Kirchner en su arrebato maccartista. Pero las 600
enfermeras cumplen las medidas de fuerza no porque
sean bolcheviques sino por compartir el objetivo de un
sueldo de 1.800 pesos.

El gremial no es el único frente de tormenta para el
oficialismo. Por el tenor de las declaraciones de
Augusto Belluscio da la impresión de que su
alejamiento de la Corte Suprema de Justicia no será un
mero acto protocolar. 
Sus palabras fueron críticas del presidente y
sembrando dudas sobre "fortunas desmedidas" de los
jueces federales. 
Los viejos cortesanos le están marcando la cancha al
presidente como diciéndole "nos nos fuimos y ya
estamos volviendo".

EMILIO MARÍN


       


__________________________________________________
Correo Yahoo!
Espacio para todos tus mensajes, antivirus y antispam ¡gratis! 
¡Abrí tu cuenta ya! - http://correo.yahoo.com.ar




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular