[R-P] ¡Ay, Revolución quien te viera! ...ay

Ana Ynés Alvarado Q. anaynes en cantv.net
Sab Nov 6 15:56:21 MST 2004


¡Ay, Revolución quien te viera!
Por:  Rusalki Alvarado

Decía el Che Guevara "la revolución se lleva en el corazón para morir por
ella y no en los labios para vivir de ella". Traigo esta cita a propósito de
una nota de salutación que leí en un periódico comunitario, hace tan sólo
unos días, con motivo del segundo aniversario de Venpres impreso, En ella se
hacía referencia al excelente trabajo realizado por el periodista Orlando
Utrera y su equipo de trabajo, quienes utilizaron ese organismo público como
trinchera en defensa del sueño de la patria buena, en tiempos de golpismo.
Suscribo todos y cada uno de los conceptos emitidos en la referida nota.
Venpres, al igual que VTV, a través de radio, televisión, prensa e internet,
en ese momento histórico, asumió la necesaria lucha de mantener al pueblo
informado veraz y oportunamente, cuando la conspiración de los medios de
comunicación privados atentaba contra la revolución bolivariana.

Esa revolución que de acuerdo con el discurso presidencial, hoy día se
profundiza en la revolución, en un intento por desenredar la madeja
burocrática que ha convertido la administración pública en una maraña de
entes ineficientes y plagados de todo tipo de vicios y corruptelas y que, en
su fuerza arrolladora sacrifica a muchos de los que han dado su vida por
salvarla.

En este contexto, el compañero comandante ha cambiado ministros, ha creado
nuevos organismos, ha institucionalizado misiones, entre otras medidas; a lo
interno, la sustitución de funcionarios de alto nivel ha significado una
cacería de brujas contra aquellos compatriotas que se atrevieron con pasión,
a convertir en algo útil su estancia en la burocracia. Así lo evidencia la
gran cantidad de remociones, retiros, destituciones y renuncias forzadas
acontecidas en los últimos días, entre otros, los compatriotas de Venpres.

La revolución camina de la mano con el enemigo, se hace eco de vilipendios,
calumnias, chismes y corrillos de pasillo de quienes, agazapados, esperaban
su hora de cobrar la vergüenza de sí mismos que los "Juan Bimba"
bolivarianos, lograran despertar. Estos compatriotas se debaten entre el
asombro y la ingenuidad tratando de explicarse como carajo sus compañeros en
el combate se prestan para este tipo de actuaciones. Engatusados, escribió
alguien por allí, tragedia revolucionaria, la definió otro articulista.

Mi humilde teoría apuntala al sacrificio de los indoblegables en las
dificultades,

de quiénes no se prestan para negociaciones ni conciliábulos porque son
luchadores de toda la vida, los imprescindibles, los mal llamados
"talibanes" que descubiertos en su pasión quedaron expuestos para sirios y
troyanos conviertiéndose en seres vulnerables.

Hoy son los amigos de Venpres, ayer fueron los compatriotas de la Asamblea
Nacional, del Palacio Presidencial, mañana serán los de las gobernaciones y
alcaldías, después será el último mohicano, hasta que no quede huella del
paso de estos seres por las instituciones públicas. Mientras que permanecen
los de siempre, los tecnócratas, los que hacen del conocimiento
institucional un medio lucrativo y provechoso.

¡Ay, Revolución quién te viera¡, tan triunfante en el combate y tan herida
en tu esencia, traicionada por aquellos que pretenden hacer de ti un medio
de vida. Mientras mantengas vivas estructuras caducas y procedimientos
administrativos diseñados para la alianza y la corrupción, seguirás siendo
una quimera.

Repensar el camino a la luz de los nuevos paradigmas, eliminar la metástasis
institucional, profundizar en lo ideológico, ver la luz a través de los ojos
del pueblo, de su sabiduría, dejar de oir cánticos de labios que saben vivir
de ti, y sobre todo, reflexionar sobre la muerte moral de Sucre y de
Bolívar, son tan sólo algunas municiones que echar en la maruza para
profundizarte.

Aprender a distinguir a los imprescindibles, entender que son los únicos que
no puedes dejar en londanaza, aferrarte a su pasión transformadora son las
palabras mágicas para vivirte por siempre.





Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular