[R-P] HABLA EDUARDO GALEANO

Prensa Schiavoni prensaschiavoni en arnet.com.ar
Lun Ene 5 19:08:39 MST 2004


Esta entrevista, con cita de fuente, me la envió el compañero y amigo Juan
Benzo, desde Ushuaia.
La comparto.
¡Saludos fraternos y resistentes en nuestro 2004!

MINGO.


Entrevista original íntegra a Eduardo Galeano

"Gracias a la Revolución Cubana, representada en el símbolo nacional de
dignidad nacional que es Fidel, Cuba pasó de ser una colonia a ser una
patria"


- La llegada al poder de presidentes como Luiz Inacio Lula da Silva, en
Brasil, y de Néstor Kirchner, en Argentina, provocó grandes expectativas.
Pero en ambos países la situación social sigue siendo muy grave. ¿Existen
motivos para mantener la esperanza?

A la hora de hablar de Lula, o de cualquier otro gobierno latinoamericano,
tenemos que tener en cuenta lo que yo vengo a denominar "la impotencia de la
soledad". Vivimos en una región del mundo abandonada y fracturada en mil
pedazos. Ignoramos y despreciamos a nuestros vecinos. La relación entre los
países latinoamericanos está contaminada por viejos rencores. Cuando lo que
deberían hacer es unirse para resolver algunos de los problemas compartidos,
como la defensa de los precios en un mercado internacional en el que los
países ricos preconizan la liberación del comercio sin practicarla. También
nos deberíamos unir para enfrentarnos conjuntamente a los acreedores
externos. Porque deben existir soluciones conjuntas para el problema de la
deuda externa. Separados no tendremos futuro.

- ¿La impotencia de la soledad impide el crecimiento de los países
latinoamericanos?

No se trata de una disculpa mágica para exculpar las incoherencias y
contradicciones de ciertos gobiernos. A veces pienso que ese viejo refrán
que dice "el poder es como un violín, porque se sostiene con la izquierda y
se toca con la derecha" refleja la situación en nuestros países (risas).
Pero existen una serie de reformas fundamentales para dignificar estas
tierras humilladas y para terminar con el desamparo en el que vivimos. Y
éstas solo se harán posibles a partir de un frente común porque siempre nos
encontramos con el veto imperial que condena a los países al naufragio. En
este sentido me parece muy importante la acción del gobierno de Lula para
restablecer, después de décadas, la unión entre los países menos
desarrollados en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y para reforzar
el MERCOSUR.

- ¿América Latina está en crisis?

Es evidente el agotamiento de un sistema cansado, que debe ser modificado
porque está condenado a muerte. No estamos hablando del capitalismo que
agoniza y que será substituido por un socialismo que dará alegría a todos
los latinoamericanos. La realidad muestra que el modelo de desarrollo
capitalista aplicado a América Latina no funcionó y que hoy está liquidado.

- ¿Sabemos adónde vamos?

No, pero la verdad es que tenemos que inventar un nuevo modelo que, por lo
menos, nos permita respirar y comer. Recuperar la dignidad perdida y
proporcionar un modelo de bienestar social material. El actual sistema
fracasa en lo relativo a la dignidad y también a las necesidades. Algo debe
morir para que otra alternativa pueda nacer. Una vez Tabaré Vázquez (un
líder izquierdista uruguayo, con grandes posibilidades para vencer en las
elecciones presidenciales del 2004), que es oncólogo, explicó que las
células cancerígenas son las que más se resisten a morir. Es decir, que por
negarse a morir, matan y se suicidan. Me parece una buena metáfora de la
vida humana, porque todos tenemos dificultades para aceptar la renovación de
la vida. Las cosas deben morir para que otras puedan nacer, y esto también
vale para los sistemas políticos. Nada es eterno. Estamos comenzando a
sentir un nuevo movimiento. No sabemos bien hacia donde vamos, pero algo
nuevo está naciendo.

- En el caso de Cuba, por ejemplo ¿también existe un modelo que fracasó?

Cuba es el drama de la soledad. Los cubanos hicieron lo pudieron, no lo que
querían. Una cosa son los ideales de la revolución y otra muy diferente, lo
que la revolución consiguió realizar. Tenemos que reconocer importantes
conquistas pero también deformaciones que son consecuencia del aislamiento.
Se trata de un país en el cual el Estado resuelve todo, y a veces, para cada
solución crea un problema. Este modelo implica la aceptación de una
concepción del socialismo que, desde mi punto de vista, es equivocado. La
omnipotencia del Estado no debe ser la respuesta a la omnipotencia del
mercado.

- ¿Presidentes como Fidel Castro o Hugo Chávez se están transformando en
tiranos?

No, la libertad que existe en Venezuela es asombrosa. Los periódicos dicen
lo que piensan, los grandes medios de comunicación son los opositores del
gobierno. Con todas sus contradicciones y limitaciones, sus características
populistas, a veces demagógicas, considero que Chávez es un hombre que tiene
buenas intenciones y pretende transformar un país de unos pocos en un país
de todos.

- ¿Qué opinión tiene sobre Fidel Castro?

Fidel también tiene buenas intenciones y, en una situación de bloqueo y
soledad trágica, consiguió algunos milagros. Claro, dentro de una estructura
vertical de poder, que yo no consideraría porque no soy monárquico. Ni en
nombre de los derechos hereditarios de los reyes ni en nombre del
socialismo. Pero gracias a la Revolución Cubana, representada en el símbolo
nacional de dignidad nacional que es Fidel, Cuba pasó de ser una colonia a
ser una patria.

- Cuando el gobierno cubano ordenó la ejecución de tres disidentes, el
pasado septiembre, usted dijo que Cuba duele...

Cuba duele porque duele que se asesinen personas en nombre del socialismo,
de la revolución, de la soberanía. Lo mejor que podría haber ocurrido, desde
el punto de vista de la Revolución Cubana, es que el gobierno hubiera
liberado a estas personas, destapando que estaban pagadas por la embajada
americana. Hacer pública cuál era la vaca que les daba leche. Esto habría
sido suficiente para ensuciar su imagen en todo el país. La prisión, el
martirio, por lo contrario, les da prestigio. La acción del gobierno indica
cierta debilidad en un régimen que no tiene claridad sobre su propia
diversidad. Debe existir multiplicidad de voces, de ideas. Pero esto es
incompatible con un sistema de propiedad estatal única, que confunde unidad
con unanimidad. Y toda unanimidad es necia, como dice Nelson Rodrigues.

- ¿La ola de protestas sociales que provocó la renuncia del ex-presidente
Gonzalo Sánchez de Losada, en Bolivia, es una señal de que algunas cosas
están cambiando en el continente?

Lo que pasó en Bolivia indica que el país tiene memoria. El pueblo no olvida
y recuerda que un día eran la principal fuente de plata y estaño del
planeta, y hoy no tiene nada. Del estaño sólo quedan las viudas. Hoy los
bolivianos defienden la propiedad del gas. La realidad es asombrosa. Cuando
pensamos que está muerta, en realidad está dormida. Hasta los más pesimistas
deben reconocer que la realidad nos sigue sorprendiendo. A veces llama a
nuestra puerta y nos dice: no estoy tan acabada, no soy imbécil.


Fuente: Diario brasileño "O Globo" y "Rebelión.org".
Traducido para "Rebelión" por Catuxa.





Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular