[R-P] A. Buela sobre derechos humanos

Nestor Gorojovsky nestorgoro en fibertel.com.ar
Vie Ago 27 20:00:43 MDT 2004


[Lo digo sin ironía alguna:  A. Buela se lanza al intento heroico de 
sustentar una posición positiva hacia la defensa de los derechos 
humanos criticando la Revolución Francesa.

Se puede estar de acuerdo, o no.  Para argumentar y debatir está 
Reconquista Popular.  Todos los que estén en desacuerdo tienen las 
puertas abiertas.

Pero no se aceptarán malas palabras.  No se puede negar que a Buela 
se le importa un rábano lo "políticamente correcto".  Eso es siempre 
muy refrescante...]

Cortesía de:
cees
Centro de Estudios Estratégicos Suramericanos
tel. (54-11)4383-1862
estrategiasuramericana en yahoo.com.ar

Boletín Nro. 6

DERECHOS HUMANOS Y SU NUEVA FUNDAMENTACION
(estrategia cultural alternativa)

Alberto Buela(*)

Derechos humanos

Cuando los derechos humanos reciben su declaración explícita 
en la carta de las Naciones Unidas en 1948 todavía tenían 
como fundamento el hecho de ser una verdad reconocida 
libremente por todos, pues la misma era inherente a todo ser 
humano.

Hoy a partir de la ética del consenso pregonada por Habermas 
y lo que queda de la vieja escuela neomarxista de Frankfurt, 
así como por la teoría de la justicia del liberal 
noramericano John Rawls, los derechos humanos son definidos 
por la voluntad consensuada de aquellos que deciden, y no 
por estar atados a la naturaleza de la persona humana.

Este cambio es gravísimo porque siguiendo este procedimiento 
cualquier elemento o situación puede ser presentado como un 
nuevo derecho humano. Derecho a la eutanasia, al aborto, 
infanticidio, al matrimonio de homosexuales o con animales. 

Los altos funcionarios de las Naciones Unidas persiguen a 
toda costa el logro del consenso, pues ello adquiere fuerza 
de ley en los Estados que, como el argentino con la 
constitución de 1994 reconocen otra fuente de derecho, más 
allá de ellos mismos. O que en forma inconsulta o imprudente 
ratifican las medidas tomadas.  

De modo tal que, siguiendo esta lógica perversa, los Estados 
tienden a obedecer leyes que surgen de la voluntad de 
aquellos que crean el consenso como manifestación de su 
propia voluntad y no en orden a la mayor justicia respecto 
de un acontecimiento o situación dada.

Derechos de la persona

Nosotros proponemos un anclaje de los derechos humanos como 
derechos no ya del individuo sino más bien de la persona. No 
es este el lugar para la profunda disquisición entre 
individuo y persona, solo baste decir que individuo viene 
del griego átomos que significa indivisible y persona, 
también del griego prosopón, que significa rostro o máscara 
a través de la cual nos manifestamos.

La noción de individuo indica que forma parte de una 
especie, en cambio la de persona sugiere,  antes que nada, 
la idea ser singular e irrepetible, esto es, de único, 
porque está más allá de una especie. Así el hombre es 
individuo por formar parte de la especie homo, la persona es 
lago absolutamente diferente a toda especie o categoría y 
por eso se la ha podido definir también como: ser moral y 
libre. Vemos como la idea de persona implica necesariamente 
la de libertad no así la de individuo.

Los Derechos humanos fundados como derechos de la persona 
rescatarían al mismo tiempo  la dimensión íntima de la 
unicidad vivida, lo que exige el respeto a la más elemental 
forma de vida humana, y la dimensión social del hombre, que 
sólo se puede comprender plenamente en el “rostro del otro” 
que es lo mismo que decir en el “otro como persona”.  

Conclusión

Así como los derechos del hombre y del ciudadano consagrados 
por la Revolución Francesa 1789 reposaban sobre un acto de 
fe en el mejoramiento del porvenir y el destino del hombre 
apoyados en la idea de progreso indefinido de la humanidad 
según el ideario del abad de Saint Pierre formulado en su 
Proyecto de paz continua de1712.

Así como los Derechos Humanos consagrados por las Naciones 
Unidas en 1948 se fundaban en el carácter de inherentes al 
ser humano, poseían un cierto fundamento filosófico. Por el 
contrario, en nuestros días se pretende cambiar la fuente de 
estos derechos y radicarla en el consenso de los países 
poderosos. Esto es, dejaron de ser establecidos 
filosóficamente para ser fundados ideológicamente.

Nosotros proponemos, como estrategia cultural alternativa, 
que los derechos humanos se funden sobre la persona humana y 
no meramente sobre el individuo aislado como se ha hecho 
desde la Revolución Francesa, Porque la persona supone para 
su existencia una comunidad y es sólo en ésta donde 
encuentra el hombre, en tanto zoon politikon=animal 
político, su realización más plena.

Fundemos, entonces, los derechos humanos en las necesidades 
de las personas, así, al menos, tal acto se justificaría por 
la mayor o menor altura de sus finalidades.

Y si esto es así, tengamos en cuenta al respecto el 
pensamiento de Evita cuando sostuvo: Allí donde hay una 
necesidad hay un derecho. Aclarando que este concepto de 
necesidad abarca las “necesidades reales” y rechaza las 
“necesidades falsas” que nos crea a diario esta sociedad de 
consumo que transformó a través del dios monoteísta del 
libre mercado,  a los pueblos en gente y a los hombres en 
público consumidor. 

(*) filósofo 
buela en 2vias.com.ar 

Néstor Miguel Gorojovsky
nestorgoro en fibertel.com.ar

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ 
"Sí, una sola debe ser la patria de los sudamericanos".
Simón Bolívar al gobierno secesionista y disgregador de 
Buenos Aires, 1822
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ 






Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular