[R-P] Quizás los judíos israelíes puedan redimirse aún...

Nestor Gorojovsky nestorgoro en fibertel.com.ar
Sab Nov 23 10:36:17 MST 2002


Lo que sigue fue publicado en el diario de mayor circulación de 
Israel, un diario liberal burgués conocido como Ha'aretz (traducción 
aproximada "El País": sus tendencias son relativamente similares a 
las de su equivalente español).  Revela que aún existen 
posibilidades, para el pueblo israelí de origen judío, de redimirse y 
superar la barbarie en que el sionismo lo ha sumergido.

Publicado en venezuelabolivariana en gruposyahoo.com:

Siempre un combatiente, siempre un terrorista
Amira Hass
Ha'aretz

Estas son las reglas de la guerra tal como han sido establecidas a lo
largo de los dos últimos años:

Un palestino es un terrorista cuando ataca a civiles israelíes a 
ambos
lados de la Línea Verde (dentro de Israel y en los Territorios 
Ocupados) y
cuando ataca a soldados israelíes acantonados a las puertas de una 
ciudad
palestina. Un palestino es un terrorista cuando una unidad del 
ejército
israelí irrumpe con tanques en su vecindario y el palestino dispara
contra un soldado israelí que emerge por un instante de la torreta de 
su tanque,
y es un terrorista cuando es alcanzado por fuego procedente de un
helicóptero mientras empuña su rifle. Los palestinos son terroristas 
tanto si matan
a soldados como si matan a civiles.

El soldado israelí es un combatiente cuando dispara un misil desde un
helicóptero, o un obús desde un tanque, contra un grupo de personas
concentradas en Kahn Yunis, cuando el combatiente o uno de sus
compañeros dispara una granada o un misil contra una casa de la que 
el ejército
israelí afirma haber surgido un cohete Qassam y mata a un hombre o 
una mujer. Es
un combatiente cuando encuentra en la maleza a dos palestinos 
armados. El
soldado israelí mata a gente armada y mata a civiles. Mata a 
comandantes
de batallones de terroristas asesinos y mata a bebés y ancianos que 
se
hallan en sus casas. Más exactamente, éstos caen bajo el fuego 
israelí. Más
exactamente, son asesinados, dicen las fuentes palestinas.

Los cuerpos de seguridad y las autoridades judiciales persiguen hasta 
el
último de los terroristas palestinos. Cientos de palestinos son 
arrestados
y sometidos a interrogatorios para sonsacarles información acerca de 
una
sola persona. Esto es una guerra, pero los palestinos no son 
detenidos en
calidad de prisioneros de guerra con inmunidad contra interrogatorios 
y juicios.
Sus nombres son conocidos, todos los detalles de sus autos de 
acusación son
de libre acceso y pueden ser publicados. Cuando de forma excepcional 
una
desganada investigación identifica a un soldado israelí que se desvió 
de
la conducta reglamentaria (es decir, que mató, utilizó su arma de 
forma
impropia, saqueó o inflingió abusos a la gente en un puesto de 
control)
su identidad queda protegida. En cientos de otros casos, el ejército 
se
limita a declarar: "no nos consta la existencia de ninguna queja". En 
miles de
otros casos nadie se toma la molestia siquiera de preguntar nada al
ejército israelí.

Miles de palestinos se encuentran presos en centros de detención. 
Israel
es un Estado de Derecho, pero inflinge a esos detenido un castigo 
mucho más
severo que la mera privación de la libertad personal: les niega su 
derecho
a recibir visitas de familiares antes del juicio. Docenas de otros
terroristas han sido inculpados y sentenciados a muerte sin ser 
sometidos a juicio
alguno. Lo mismo les ha ocurrido a los civiles que se encontraban en 
las
inmediaciones de aquéllos. Esa práctica es denominada autodefensa de 
un
Estado de Derecho atacado por una entidad terrorista. Cientos de
israelíes están implicados en estas ejecuciones extrajudiciales y son 
glorificados
por ello. En los últimos dos años los palestinos han matado a docenas 
de
sospechosos de colaboración sin juicio previo o ante tribunales sin
garantías. Esa práctica es denominada asesinato despreciable 
perpetrado
por alimañas miembros de una entidad que no respeta la ley ni los 
derechos
humanos.

A los palestinos se les exige que respeten las órdenes militares que
dicta el Estado de Israel como si se tratara de leyes emanadas de un 
Estado
palestino. Pero el Estado que impone dichas órdenes y cuyo ejército
controla los territorios ocupados, la tierra y los recursos acuíferos 
no se hace
responsable del bienestar de los palestinos que viven en esos 
territorios.
No le hace falta comportarse como un Estado normal, ya que los 
palestinos
no son ciudadanos con derecho a voto. Tampoco necesita comportarse 
como una
fuerza de ocupación, ya que los acuerdos de Oslo le liberaron de tal
título (a los ojos del mundo) al hacer que más del 90% de la 
población
palestina quedara bajo control administrativo de la Autoridad 
Palestina. Se hizo a
la Autoridad Palestina responsable de sus ciudadanos aunque se le 
denegara
toda autoridad sobre la mayor parte del territorio de Cisjordania y 
no se le
reconociera ni la potestad para instalar una bomba de agua sin el 
permiso
de la Administración Civil. La Autoridad Palestina sigue siendo 
responsable
del bienestar y seguridad de los palestinos incluso después de que 
sus
instituciones hayan sido bombardeadas y destruidas, y tanques y
helicópteros israelíes controlen todo el área tanto por dentro como 
por 
fuera.

Los terroristas ponen en peligro a la población civil buscando 
refugio
entre ella, de suerte que el ejército israelí no puede ser objeto de 
ninguna
acusación cuando mueren civiles en sus casas. Los combatientes y sus
armas personales y sus tanques son meros invitados en los 
asentamientos y
puestos avanzados y disparan contra los civiles palestinos que los 
terroristas
explotan en su provecho.

Los palestinos son sanguinarios y su única meta es la venganza. Lo
demuestran todas las manifestaciones y encuestas que revelan que los
palestinos apoyan los ataques. Los israelíes, de quienes las 
encuestas
mostraron que apoyaban el asesinato de Salah Shehadeh a pesar de que
costó la vida de 14 civiles, nunca son sanguinarios ni actúan por 
venganza.

El palestino perturba el orden público cuando viola un toque de queda
decretado por los combatientes de los tanques y los jeeps blindados. 
Ese
palestino es merecedor de castigo: bien por medio de gases 
lacrimógenos
en el mejor de los casos, o bien por medio de disparos en el resto de 
los
casos. El combatiente israelí y su ejército protegen el orden público 
y
la seguridad cuando impiden a cientos de miles de niños acudir a la 
escuela,
a los maestros acudir a su trabajo, a los pacientes acceder a los
hospitales, a los granjeros llegar a sus campos y a las abuelas 
visitar a sus
nietos.

9 de octubre del 2002




Néstor Miguel Gorojovsky
nestorgoro en fibertel.com.ar

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ 
"Aquel que no está orgulloso de su origen no valdrá nunca 
nada porque empieza por depreciarse a sí mismo".
Pedro Albizu Campos, compatriota puertorriqueño de todos 
los latinoamericanos.
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ 






Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular