[R-P] Luis Alberto Romero y las Asambleas Vecinales

Nestor Gorojovsky nestorgoro en fibertel.com.ar
Mar Nov 12 03:23:40 MST 2002


El historiador Luis Alberto Romero es uno de los figurones 
indiscutibles del mortecino Olimpo gorila. Heredero y albacea 
intelectual del reaccionario medievalista y "socialista" ilustrado 
José Luis, quien fuera el hombre de la Revolución Libertadora en la 
Universidad de Buenos Aires, Luis Alberto no ha llegado a los kilates 
académicos de su progenitor. Pero sí mantuvo intacto el gorilismo y 
el odio a la causa nacional democrática.

Es así que, cuando en 1983 el Proceso militar transmutó en Proceso 
constitucional, Luis Alberto Romero se convirtió en uno de los 
principales referentes universitarios del alfonsinato. 

En ese carácter, y mientras sus conmilitones sufrían el permanente 
acoso de la clase trabajadora liderada por Saúl Ubaldini, Romero 
buscaba refugio en los tiempos pre-peronistas, indagando la 
construcción de un sujeto histórico obrero pacífico e integrado. 
Datan de esos tiempos turbulentos sus estudios sobre el "barrio 
obrero modelo" de Parque Patricios. Esos obreros nada respondones 
eran preferibles, para el historiador "aséptico" del "progresismo" 
local, a los morochos impertinentes que acosaban al Gran Continuador 
Civil del Régimen Militar Raúl Alfonsín.

Sorprende descubrir, en este documento de un grupo de Asambleas 
Vecinales, muchos elementos característicos del "barrio modelo" 
soñado por Romero en sus escapadas terapéuticas a un pasado que, para 
el conjunto del país, se conoce como Década Infame. Holloway, el 
nalgudo cobarde de "izquierdas" que anda predicando la negativa a 
tomar el poder, tiene predecesores en la Argentina que, de puro 
cipayos, no hacen sino tomarlo como "maestro". Y también tiene 
discípulos más humildes, que confunden la política con el 
vecinalismo...
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ 



Red de Vecinos de Buenos Aires
Articulada por Asambleas y Organizaciones Vecinales para:


*  Exigir la creación de las Comunas previstas en la 
Constitución de la Ciudad, que han sido ilegalmente 
escamoteadas por el Ejecutivo y el Legislativo.
*  Demandar una Gestión Participativa del Presupuesto que 
garantice el protagonismo organizado de los vecinos en 
las Comunas y en la Ciudad.
*  Y reclamar un Código Electoral que termine con el 
monopolio de los partidos para presentar candidatos, 
suprima las “listas sábanas” y adopte a las Comunas 
como los circuitos para la votación de Legisladores.


Ratificando su Documento Fundador de Agosto de 2002 
Declara:

1) Creemos que la profundidad y persistencia de la crisis que 
nos aqueja amenaza seriamente la continuidad de la 
Argentina como comunidad. Sin embargo, el renacido 
protagonismo de muchos argentinos en las calles y plazas 
del país constituye una fuerza espiritual y popular que 
arraiga en las reservas humanas más valiosas de los 
argentinos, que las tenemos y muchas. 
2) El “que se vayan todos” expresa el hartazgo ciudadano 
respecto de una dirigencia y de un modelo que han 
fracasado; pero también manifiesta la voluntad nueva que 
anida en muchísimos argentinos: “hacernos cargo de 
nuestro país, antes, durante y después de los mandatos 
electorales que demos a nuestros representantes”. 
3) En ese sentido el 19 y 20 de Diciembre de 2001 produjo una 
inflexión histórica. El movimiento asambleario a que dio 
origen no sólo generó a las asambleas populares como 
fenómeno nuevo, sino que revitalizó a una serie de 
organizaciones sociales, económicas  y culturales 
barriales hasta entonces sin mayor participación política 
activa. En lo más profundo implicó una ruptura con el 
funesto “no te metás”, actitud evasiva con la que 
voluntaria o involuntariamente los argentinos consentimos 
la ruptura del orden constitucional o que nuestros 
representantes vulneraran los compromisos asumidos. 
4) La determinación activa de recuperar el poder de decisión 
sobre nuestro país plantea una misión histórica que 
cumplir en el ámbito político: transformar  la estrecha, 
antigua y desligitimada democracia política partidocrática 
y solo representativa que tenemos desde 1983, en una 
amplia, moderna y relegitimada democracia social 
participativa que, además de la representación, incluya 
instrumentos y mecanismos de intervención directa de los 
ciudadanos en la formulación de propuestas y en el control 
de las autoridades ejecutivas, legislativas y judiciales. 
5) Esto implica sustituir un sistema político de toma de 
decisiones cerrado y dominado sólo por los partidos 
políticos, por un sistema de decisiones abierto marcado 
por un fuerte protagonismo de las asambleas y otras 
organizaciones libres del pueblo que proyecten 
democráticamente hacia el espacio político-público su 
determinación y poder. Esta es a nuestro entender la única 
forma de lograr que cada gobierno haga lo que propuso y el 
pueblo votó y que el accionar de cada gobierno se vaya 
ajustando dinámicamente a lo que el pueblo le requiera y 
necesite que se haga.
6) Nuestra propuesta, entre las muchas que se están gestando 
en las entrañas del nuevo movimiento social, es realizar 
esta ineludible transformación en el ámbito de la Ciudad 
de Buenos Aires mediante cinco líneas de acción 
complementarias y simultáneas:
 
a) Llevar la acción fundamental a nuestro territorio: los 
barrios. El territorio de la partidocracia  son los 
cenáculos financieros, las oficinas gerenciales, los 
despachos públicos y gran parte de los medios masivos de 
comunicación. Nuestro territorio como vecinos son las 
infinitas casas, plazas y calles de la ciudad, donde nos 
podemos reconocer como iguales y acumular las fuerzas 
suficientes para hacer valer nuestra voluntad como 
ciudadanos organizados. Es el territorio local, 
conocido, inmediato y controlable, en donde la mayor 
cantidad de vecinos pueden recuperar el poder de 
decisión efectivo sobre el ámbito de “lo nuestro”, de 
“lo común” y de “lo público”, instancia ineludible de 
ejercitación del poder propio para galvanizar la 
determinación de recuperar el poder de decisión sobre el 
conjunto del país. 
b) En los barrios la batalla fundamental consiste en 
recuperar el protagonismo de los vecinos y reconstruir 
los lazos sociales solidarios con proyección de poder 
político. Para hacerlo necesitamos que todos aprendamos 
a comprometernos, respetarnos, escucharnos, valorarnos y 
buscar coincidencias entre nosotros construyendo 
organizaciones horizontales abiertas y participativas, y 
redes de organizaciones. El sectarismo, el dogmatismo, 
el centralismo y el verticalismo no deben existir en 
nuestro territorio. Creemos que sólo así conseguiremos 
recuperar el poder de los gobernados frente al poder de 
los gobernantes. 
c) Asegurar infinitas victorias pequeñas. Hay que avanzar 
efectivamente en la construcción de estas redes de 
vecinos organizados en los barrios, dando y ganando 
batallas que signifiquen beneficios concretos para los 
vecinos, de manera que las autoridades de todo tipo con 
incidencia en nuestros barrios hagan lo que los vecinos 
necesitan que se haga y no lo que ellos quieran. Cada 
espacio de la vida barrial en el que logremos imponer la 
voluntad del pueblo para satisfacer sus necesidades  –
extender la prevención sanitaria a la totalidad del 
barrio, lograr que una fábrica comience a producir 
nuevamente, habilitar un espacio público verde en lugar 
de ser entregado para millonarios negocios 
inmobiliarios, generar sistemas de intercambio de bienes 
y servicios nuevos, asegurar la protección frente al 
delito, etc.–  será  un espacio en el que la vieja 
dirigencia tendrá que irse o subordinarse a lo que el 
pueblo quiere, que es lo que buscamos. Pero, además, 
será un espacio concreto en el que habremos empezado a 
reconstruir ya la Educación, la Salud, la Justicia y el 
Trabajo en la Ciudad de Buenos Aires y en la Argentina 
que queremos. 
d) Acciones conjuntas coordinadas y articuladas. Este 
accionar debe ser libre en el ámbito de cada barrio de 
acuerdo con lo que las asambleas y organizaciones de 
vecinos decidan hacer horizontalmente, pero para 
reforzar la recuperación de nuestro poder barrial 
autónomo debemos articularnos y apoyarnos mutuamente en 
acciones conjuntas cada vez más amplias y extendidas de 
propuestas, exigencias, control y autogestión. De esa 
forma podremos hacer valer la voluntad soberana y 
directa del pueblo sobre los gobernantes de la ciudad y 
los poderes concentrados a quienes habitualmente 
benefician. Creemos que la coordinación y articulación 
de acciones debe asumir la forma de una red en la que 
cada organización es autónoma, pero coincide con otras 
en la ejecución de acciones conjuntas; nos oponemos a 
toda dirección centralizada que se imponga a las 
organizaciones.
e) Consolidar el poder de los vecinos. Para asegurar el 
Gobierno de los Barrios por los Vecinos consolidando su 
participación directa  en la toma de decisiones, debemos 
obtener nuevas estructuras jurídicas que convaliden el 
poder que está asumiendo el pueblo de la Ciudad de 
Buenos Aires. Por esto debemos luchar para que se creen 
las Comunas previstas en la Constitución de la Ciudad, 
sancionando una ley que en su diseño respete la 
identidad de los barrios, desconcentre el poder estatal 
y legalice el poder de los vecinos en cada barrio; se 
defina una Gestión Participativa del Presupuesto que en 
el marco de las Comunas permita a los ciudadanos decidir 
sobre la utilización del cien por ciento del Presupuesto 
de la Ciudad de Buenos Aires; y se establezca un Código 
Electoral que termine con el monopolio de los partidos 
para presentar candidatos, suprima las “listas 
sábanas” y adopte a las Comunas como los circuitos para 
la votación de Legisladores.

7) Estamos frente a una operación propia de la corporación 
política partidaria que, como siempre, responde más a sus 
intereses que al interés del pueblo: el proceso electoral 
en curso. En lugar de irse ellos, nos convocan a 
participar, pero buscando que otra vez nos vayamos 
nosotros. Es la operación de salvataje de un “cartel 
político” en descomposición, que nada tiene que ver con 
la voluntad de cambio que ha renacido en el pueblo 
argentino. De hecho, la mayoría de los argentinos no desea 
votar ningún candidato o, si está dispuesto a hacerlo, lo 
toma como una actividad en la que deposita poca o ninguna 
esperanza. Pero se lo presenta como la única forma de 
canalizar la acción política; ahí radica su engaño y su 
peligrosidad. 
8) Por ello, nuestra propuesta no apunta a construir una 
oferta electoral para la elección presidencial en curso, 
ni para la elección de Jefe de Gobierno y de Legisladores 
que vendrá después. Creemos que antes de involucrarnos en 
la elección de autoridades locales debemos forzar una 
fuerte descentralización en la organización del Estado 
porteño en los barrios de la ciudad, mediante las Comunas; 
y una decisiva transferencia de poder desde los aparatos 
políticos partidarios concentrados hacia los vecinos 
autoorganizados, por medio de un Código Electoral 
diferente.
9) En la convicción de que este proceso electoral en curso no 
es el único ni el mejor modo de hacer política hoy en la 
Argentina, proponemos concentrar la voluntad de cambio de 
los ciudadanos en construir poderes barriales 
independientes y libres de todo aparateo y maniobra 
política partidaria. Si logramos avanzar en la 
construcción de un poder barrial de los vecinos, autónomo, 
horizontal, solidario y determinado a imponer a los 
gobernantes actuales y a cualquiera otro que venga, la 
voluntad de cambio en cada uno de nuestros barrios, 
habremos dado el paso fundamental para empezar a construir 
en la Ciudad de Buenos Aires, la Argentina que queremos; 
una Argentina hecha para que su pueblo sea feliz y no para 
que el capital haga con ella lo que conviene a sus 
intereses, utilizando a sus empleados políticos para 
lograrlo.
10) Nuestra invitación a todas las Organizaciones Vecinales 
y Asambleas de la Ciudad de Buenos Aires es a articularnos 
horizontalmente en una red que jerarquice la importancia 
de la construcción de poder local, dándole al mismo el 
valor estratégico que tiene como punto de arranque para 
recuperar la soberanía política ciudadana perdida, para 
poder después sobre ella sostener la recuperación de la 
soberanía nacional también perdida. En síntesis, nuestro 
deseo es poder discutir, mejorar y llevar adelante estas 
ideas y propuestas encontrándonos en una nueva forma de 
acción política y de construcción de poder.

                                                                      
                             
                                                                      
                                     
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
                                                                      
                                                               
Octubre de 2002


Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Monte Castro 4566-
4058 / Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Villa Devoto 
caballoloco2003 en hotmail.com / Asamblea Vecinal de Primera 
Junta 4431-7441 elllanero en infovia.com.ar / Asociación de 
Vecinos de Palermo-Colegiales 4523-8344 
vecinospalermocolegiales en hotmail.com / Centro Cultural “Ave 
Fénix” de La Boca 4301-1130 c_cavefenix en yahoo.com.ar / 
Centro Popular de La Boca "Norberto y Arrigo Todesca"  
todescamd en aol.com / Centro De Estudios Indoamérica 4651-9767 
ce_indoamerica en fibertel.com.ar  / Estación Cultural Villa 
Urquiza estacioncultural_villaurquiza en hotmail.com / El 
Comunero 4308-2321 alecomunero en hotmail.com 
elcomunero en uol.com.ar / Movimiento de Participación Comunal  
4863-5422 mopacom en hotmail.com / Vecinos de Flores 4633-3228 
vdeflores en ubbi.com / Vecinos de Villa Mitre y Santa Rita 
4582-6503 ricardo en dc.uba.ar / Vecinos Por Barracas 4300-
6800/8300 vporb en yahoo.com.ar  marjuinez en ciudad.com.ar / 
Vecinos Terrenos Casa Amarilla 4301-8787 
celtabaires en argentina.com / Vecinos Autoconvocados de 
Barracas 4302-4155 panchociber en yahoo.com.ar / Vecinos de 
Palermo Viejo /


Néstor Miguel Gorojovsky
nestorgoro en fibertel.com.ar

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ 
"Aquel que no está orgulloso de su origen no valdrá nunca 
nada porque empieza por depreciarse a sí mismo".
Pedro Albizu Campos, compatriota puertorriqueño de todos 
los latinoamericanos.
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ 






Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular