[R-P] Labaké a C. Escudé y BAE: Opinión

Julio Fernández Baraibar julfb en sinectis.com.ar
Vie Mar 15 21:03:38 MST 2002


Justamente estaba buscando el infame artículo de Escudé para enviarlo a
lista. Lo que me habían contado acerca del mismo era verdaderamente
alarmante. Acabo de leerlo gracias al envío del compañero Labaké. Su
frialdad, parsinomia y crueldad supera lo imaginable. Este despreciable
individuo, convertido en celebridad gracias a su amigo, el finadito
Guido Di Tella, sostuvo hace tan sólo un año y medio, consultado por la
radio, que era necesario re reelegir a Menem para terminar con lo que
quedaba del peronismo.
Pero como en otro email se pregunta el compañero Juan Cruz Cabral ¿qué
raro que no haya habido escándalo, o no? La estupefacción en la
colectividad árabe en la Argentina es inmensa, me consta por
conversaciones con distintos sectores. Pero no ha habido ninguna
reacción desde los poderes del Estado. ¿No debería actuar de oficio el
INADI? La Argentina ha reconocido a la OLP como representante del pueblo
Palestino y la presencia y gestión de nuestro gran amigo y
extraordinario rosarino Suhail Akel es prueba militante de ello. Que un
hijo de puta, lleno de odio ideológico, envenenado por una sobredosis de
liberalismo y pecado inglés, de respeto lacayuno a los señores del
primer piso -recuerdan la serie Los de Arriba, Los de Abajo-, pueda
haber sido el principal teórico de la política exterior argentina,
explica un poco el abismo infinito en el que ha caído la República.
No cabe ni siquiera la ironía contra este hijo de puta. Como lo pide su
prosa de ujier, si se me permite una parafrásis a sus infames palabras:
> La única manera de torcer esta tendencia es acobardarlos de manera que
ya
> casi ninguno ose levantar un dedo contra un "argentino", y eso se
conseguirá
> sólo cuando el coraje moral del Estado "argentino" alcance para
detonar una
> pequeña bomba de uno o dos kilotones sobre "la clase social que Escudé
expresa".

Este infame y pequeño hombrecito se está buscando un furibundo escrache.
Es una propuesta para que alguien la eleve en alguna asamblea barrial.
Que este despreciable hijo de puta no tengas paz en la Argentina.

Julio Fernández Baraibar
>
> 12/03/2002
>
>
> La opción de la bomba : el único homenaje posible a las víctimas del
> terrorismo
>
>
> Que el uso del arma más poderosa de su arsenal sea un tabú impensable
cuyo
> mero análisis se percibe como abominable es una anomalía histórica.
Nunca
> antes en la historia mundial sucedió semejante cosa, y las nuevas de
días
> recientes, que nos anotician de que los Estados Unidos han
desarrollado
> planes de contingencia nucleares contra potencias no nucleares (como
Corea
> del Norte, Irak, Siria, Libia e Irán), demuestran que no durará para
> siempre.
> El tabú de la bomba (atómica) tiene su origen en la doctrina de la
Guerra
> Fría de una Mutually Assured Destruction; destrucción mutuamente
asegurada,
> cuyas siglas en inglés -MAD- significan demente . La lógica era que la
bomba
> era necesaria para la disuasión, pero que jamás debía ser usada porque
> usarla contra un enemigo que la poseyera significaba la destrucción
mutua, y
> emplearla contra un enemigo que no la poseyese contribuiría a crear
una
> cultura del uso de la bomba que eventualmente llevaría a lanzarla
contra un
> enemigo que sí la tuviera. Resultado final: el holocausto nuclear.
> Pero con la emergencia del fundamentalismo islámico (el único que
recurre
> sistemáticamente a ataques suicidas en estos tiempos) esta lógica está
> caduca. No puede haber equilibrio del terror frente a un enemigo que
está
> dispuesto al suicidio, incluso a costa de la muerte de miles de
inocentes
> como ocurrió el 11 de septiembre. Si ese enemigo tuviera la bomba la
tiraría
> sin contemplar las consecuencias, e incluso haría el vil cálculo de
que como
> Occidente no quiere suicidarse, hesitaría en desatar una retaliación
en
> consonancia con el ataque.
> Frente a esta certeza, certificada por criminales conductas suicidas
> reiteradas cientos de veces, incluso en Buenos Aires en 1992 y en
1994, es
> indispensable que Occidente despierte frente al terrible hecho de que
el
> imperativo categórico de la supervivencia manda estar dispuesto a
apelar a
> su arma más poderosa aun en ausencia de un ataque nuclear, porque
frente a
> este enemigo la mesura es un desperdicio que eventualmente nos
destruirá.
> Estos no son tiempos para Chamberlain. Son tiempos para Churchill. El
> apaciguamiento nutre al enemigo. Incluso la escalada mesurada
intentada por
> Ariel Sharon en Israel, quien didácticamente intenta demostrarles a
los
> palestinos que la violencia no les conviene porque por cada israelí
caerán
> diez palestinos, es insuficiente y autodestructiva frente a la lógica
del
> suicida, a quien Alá ha prometido un paraíso material en el Más Allá
que
> incluye decenas de vírgenes.
> Por cierto, más allá de la sana decisión de George W. Bush de
contemplar el
> uso de armas nucleares contra enemigos exportadores del terrorismo y
de
> armas de destrucción masiva, la situación en Medio Oriente escala de
una
> manera incontrolable, lo que no es sino previsible dada la
> fundamentalización de los palestinos.
> La causa palestina fue, en un principio, una reivindicación puramente
> territorial. Aunque nació con el error que los indujo en 1947 a
rechazar la
> resolución de las Naciones Unidas sobre la partición, lo que los
condenó a
> una serie interminable de derrotas innecesarias, esta causa era
inicialmente
> negociable porque se encuadraba dentro de la lógica de la racionalidad
, ya
> que los errores forman parte de la conducta racional.
> Sin embargo, la primera guerra de Afganistán, librada en la década de
1980
> con apoyo norteamericano para liberar a ese país de la ocupación
soviética,
> convocó a muchos miles de palestinos, además de magnates y militantes
del
> Golfo Pérsico, y guerreros argelinos, libios y sirios. Aquellos fueron
> seducidos por el panislamismo y el fundamentalismo. Cuando los
palestinos
> regresaron a su tierra su semilla extremista prendió hasta el punto de
> lentamente cambiar el significado de la reivindicación para la mayor
parte
> de su pueblo, que dejó de ser nacional y territorial para convertirse
en
> panislámica y existencial.
> A partir de ese momento, la negociación verdadera (en sí misma muy
difícil,
> pero teóricamente posible) se tornó teóricamente imposible. No se
puede
> negociar con gentes que consideran que todo acuerdo de paz es un logro
> táctico para avanzar hacia el objetivo estratégico de destruir primero
a
> Israel y después a Occidente. Y aunque hubiera todavía palestinos
dispuestos
> de buena fe a negociar territorio (quizás incluso Yasser Arafat, por
qué no
> darle el beneficio de la duda?), éstos ya no representan a la
población
> palestina, cuya prensa y escuela predican el fundamentalismo para
contaminar
> a las generaciones venideras de su pueblo de esa demencia suicida. En
todo
> caso, los moderados son hoy idiotas útiles al servicio de los
extremistas.
> Gracias a los moderados que negociaban, de buena fe o no tanto, los
> fundamentalistas ganaron tiempo a la vez que torpedearon todo acuerdo
en
> ciernes, para luego permitir a hombres y mujeres de buena fe instar
> nuevamente a la negociación, una y otra vez. Los moderados, si los
hubo,
> fueron útiles a los propósitos de los extremistas, de la misma manera
en que
> en el Golfo Pérsico las políticas prooccidentales de la Casa de Saúd
son
> útiles para el nido de terroristas que se cobijan en su territorio al
amparo
> de esas políticas.
> Es hora ya de terminar con esta ridícula farsa. La decisión del
presidente
> norteamericano de extender la posibilidad del uso de la bomba atómica
a
> potencias no nucleares exportadoras de terrorismo es un primer paso,
> acertado, en esa dirección. Cómo puede contarse con el viejo
equilibrio del
> terror frente a suicidas que no se aterrorizan sino que por el
contrario
> están dispuestos a inmolarse para sembrar el terror? Lo que el
extremismo
> islámico inventó es el equivalente de la bomba atómica y sólo puede
ser
> derrotado por la bomba atómica. Y hay que golpear antes de que el
enemigo la
> posea, preferiblemente en alianza con Rusia, como en las dos guerras
> mundiales.
> La decisión de los Estados Unidos es también una buena señal para
Israel,
> que ya sabe que la paz es imposible. Es porque entiende que la
tragedia es
> inevitable que un pacifista como Shimon Peres está dispuesto a ser el
> canciller de un halcón como Sharon. El paso siguiente es comprender
que no
> basta con matar a diez palestinos por cada israelí que caiga
asesinado. Esto
> sólo consigue aumentar el número de terroristas fundamentalistas en
todo el
> mundo islámico.
> La única manera de torcer esta tendencia es acobardarlos de manera que
ya
> casi ninguno ose levantar un dedo contra un israelí, y eso se
conseguirá
> sólo cuando el coraje moral del Estado de Israel alcance para detonar
una
> pequeña bomba de uno o dos kilotones sobre Gaza.
> Sólo cuando los islámicos comprendan que el agua de todos los océanos
no
> alcanzará para enjugar las lágrimas producidas entre los suyos por la
> demencia fundamentalista, se reconquistará la posibilidad de
negociación y
> paz. Estos son tiempos para un Churchill y para una pequeña Hiroshima,
sin
> la cual la historia nos deparará un holocausto mucho mayor, que
> empequeñecerá aquella tragedia del Japón agresor de la Segunda Guerra.
> Y aquí, en Buenos Aires, en las vísperas de su aniversario, éstos son
> tiempos para rendir un homenaje a las víctimas del atentado de 1992,
ya sin
> hipocresías pacifistas sino conscientes de que frente a este enemigo y
en
> estas circunstancias la paz es imposible sin la guerra.
>
> Enviá tu opinión a bae en latinstocks.com
>
>
> Por Carlos Escudé
>
>
>
>
>
>
>
> Opinión
>
>
>
>
> La demanda de seguridad jurídica
> Por Enrique Zuleta Puceiro
> (13/03/2002)
>
>
> La opción de la bomba : el único homenaje posible a las víctimas del
> terrorismo
> Por Carlos Escudé
> (12/03/2002)
>
>
> El agro retrocede por falta de rumbo
> Por Arturo Vierheller (h.)
> (12/03/2002)
>
>
> El Central debe probar sus dotes
> Por Jorge Vasconcelos
> (11/03/2002)
>
>
> Políticos y democracia
> Por Héctor Timerman
> (11/03/2002)
>
>
>
> Por Wenceslao Giménez Bonet *
> (08/03/2002)
>
>
> La devaluación y su impacto en el comercio: la experiencia brasileña
> Por Juan Deheza y Edgardo Figueroa *
> (08/03/2002)
>
>
> La economía real sigue subordinada a un esquema imperfecto
> Por Raúl Cuello *
> (07/03/2002)
>
>
> La Corte Suprema de Justicia y la sociedad
> Por Enrique Zuleta Puceiro
> (06/03/2002)
>
>
> BID y BM: la necesidad de nuevos criterios de apoyo
> Por Marcello Averbug *
> (05/03/2002)
>
>
> Robo legalizado
> Por Steve H. Hanke *
> (05/03/2002)
>
>
> Mercosur-UE: una oportunidad perdida
> Por Arturo Vierheller (h)
> (05/03/2002)
>
>
> Una película en la que los buenos casi nunca ganan
> Por Jorge Vasconcelos
> (04/03/2002)
>
>
> La nostalgia de Bush y Duhalde
> Por Héctor Timerman
> (04/03/2002)
>
>
>
>
>
>  Solo para suscriptores
>
>
>
>
> Copyright
> Acerca de bae.com.ar
>
>
>
> _______________________________________________
>
> Para suscribirse o borrarse por vía Internet, visite
>  http://lists.econ.utah.edu/mailman/listinfo/reconquista-popular.
>
> Para suscribirse o borrarse por correo electrónico, envíe un mensaje
escribiendo 'help' <sin comillas> en el asunto o en el cuerpo, a
>  reconquista-popular-request en lists.econ.utah.edu
>
> Para comunicarse con la persona que administra la lista, envíe correo
electrónico a
>
> reconquista-popular-admin en lists.econ.utah.edu
> _______________________________________________
> Lista de correo electrónico Reconquista-popular
> Reconquista-popular en lists.econ.utah.edu
> http://lists.econ.utah.edu/mailman/listinfo/reconquista-popular
>





Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular