[R-P] Duhalde, de la Rúa, y el futuro

Gorojovsky Gorojovsky en arnet.com.ar
Jue Mar 14 04:37:51 MST 2002


En relación a RE: [R-P] FW: Arg - No siempre lo legal es justo,, 
el 13 Mar 02, a las 16:03, Alberto Jorge Lapolla dijo:

> ¿Estas seguro que Duhalde no marcha a la
> dolarizacion? Vuelvo a hacer la misma pregunta de hace
> un mes: ¿alguien de la lista me puede explicar que
> tiene de nacional o popular este gobierno que esta
> generando el mayor superavit comercial posible aun a
> costa de reducir al minimo el consumo popular para
> poder seguir pagando la deuda externa y que las
> empresas extranjeras puedan remesar utilidades? ¿O es
> que alguien le encuentra hasta ahora algun otro
> sentido a esta devaluacion, con el gigantesco
> crecimiento de los precios de primera necesidad,
> seguida por ninguna emision, ningun control de
> precios, arreglo total con el FMI ccumpliendo a
> rajatabla sus reclamos -expulsion masiva de empleados
> publicos, cese de planes y presupuestos, deficit cero,
> limitacion y liquidacion de las monedas provinciales,
> etc- y el traspase masivo de las deudas empresarias al
> pueblo? Tiene esto algo de popular, de nacional de
> antiimperialista?

En mi carácter de moderador, he preferido hasta ahora fogonear y atemperar, por 
turnos, la discusión, evitando intervenir. Pero tengo alguna cosita que 
comentar.

El problema de Duhalde no es lo que está haciendo, sino lo que el imperialismo 
no quiere que haga.

Aquí nadie "defiende a Duhalde" (aunque sería bueno que hubiera defensores de 
Duhalde que los compañeros que atacan a Duhalde seguramente recibirán con 
amplio espíritu democrático). 

Lo que algunos dicen, si entiendo bien (y en parte comparto la postura) es que 
el ataque a Duhalde no puede ser un ataque a "Duhalde agente del imperialismo" 
sino a "Duhalde representación exhausta de un nacionalismo burgués sin futuro".

Alberto parece compartir, más bien, la idea de que Duhalde es un agente del 
imperialismo, un nuevo Menem, un nuevo de la Rúa digamos. Francamente, no creo 
que sea así. Como la situación es confusa, sigo la máxima de Y en tiempos de 
confusión me guío por lo que hace el enemigo común.

La diferencia sustancial entre ambas posiciones es la que media entre asignar 
alguna importancia a las jugadas de Dornbusch, Menem y López Murphy y la -a mi 
entender suicida- de no interesarse por ellas.

Los vínculos de Duhalde con el narcotráfico poco tienen que ver con esta 
pregunta que planteo arriba. Y en todo caso, más allá de convicciones 
personales más o menos fuertes, no han sido demostrados jamás.

De lo que se trata, me parece, es de encauzar la discusión en torno a las 
alternativas concretas de poder que se están expresando en el escenario 
político real de la Argentina. 

Por ejemplo: "Que se vaya Duhalde" es una lectura posible del "Que se vayan 
todos" de las asambleas populares. Otra es "Que se vayan los Alemann, Remes, 
Repsol, Telefónica, Citibank, Botín...". 

Personalmente, me gusta más la segunda alternativa. Porque tengo una pregunta 
para hacerle a los partidarios de la primera: "Que venga quién"?

La Argentina es hoy un gigantesco quilombo, derivado entre otras cosas de la 
decisión de las FF.AA. de no intervenir en política para salvar las papas del 
partido oligárquico. Quien se quemó con leche...

Duhalde, hasta ahora, no hizo gran cosa para merecer el respeto de nadie, y no 
goza precisamente del mío. Pero hay compañeros en esta lista (y está bien que 
así sea, porque para discutir esos asuntos es que existe esta lista) cuya 
posición parece ser la de que entre Duhalde y de la Rúa no hay diferencia 
alguna.

Pues bien, creo que eso es una visión errónea de los hechos. De la Rúa era la 
representación directísima del imperialismo y de sus perritos falderos, los 
rapiñosos gallegos descendidos del pacto de la Moncloa como el gorila desciende 
de su arbóreo nido. Tan es así que, acabo de enterarme, parece ser que Chupete 
era el representante en la Argentina nada menos que de Adolfo Suárez.

Adolfo Suárez! El "artífice de la Moncloa" con quien sueñan Duhalde, Alfonsín, 
Menem y tantos otros! El reverendo hijo de puta que, con una cancha y una 
viveza dignas de un gambeteador esquelético, logró reacomodar la situación 
española a la muerte de Franco para que la burguesía más perra de Europa 
siguiera controlando los hilos del país tras el fallecimiento del Generalísimo.

"España bien vale un González", parece haber dicho en su momento Suárez, en el 
sentido de que "la continuidad del franquismo bien vale una urticaria 
socialista". Y ese tipo es el que de la Rúa representaba aquí y los demás 
admiran. Sí, lo admiran. Pero de la Rúa LO REPRESENTA.

No sé si se pesca la diferencia entre 

(a) Duhalde, de quien a lo sumo podemos decir que es un martillero de barrio 
que surgió de las aguas cual Neptuno, pero ataviado de menestral bañero que 
quizás haya aprendido a hacer negocios turbios en el ambiente equívoco de los 
balnearios, pero que sigue siendo en suma un descendiente de inmigrantes 
muertos de hambre llegado a las máximas alturas del poder de la mano de la 
rosca política en el justicialismo del Gran Buenos Aires, y 

(b) un descendiente de encomenderos, hijo dilecto del núcleo más cerril de la 
oligarquía libertadora y catolicota de Córdoba, casado con la hija del fascista 
-fascista en el más estricto de los sentidos, no en el degradado sentido que le 
suele dar la izquierda facilista a un término que esa práctica hizo equivaler a 
"hijo de puta"- Basilio Pertiné  para poder ser socio del Jockey Club, un amigo 
personal de De Santibáñez y representante local del Monje Negro del franquismo 
contemporáneo.

No sé si se ve la diferencia. Yo al menos la veo con toda claridad. 

De la Rúa era impermeable a cualquier presión de masas. Eso lo hacía 
inmejorable para el imperialismo. Duhalde no es impermeable, para nada. Claro, 
en parte porque De la Rúa llegó al poder por la vía de los mecanismos formales 
de la elección, y Duhalde lo hizo por la vía de los alzamientos de masas.

Alzamientos que abomina y detesta, pero a los cuales debe su lugar en el sillón 
de Rivadavia. Sillón al que accedió tras traicionar a Rodríguez Saá, temiendo 
que se le escapara de las manos otra vez si el puntano hacía pata ancha y 
profundizaba el curso revolucionario insinuado en su discurso de asunción del 
mando y en su discurso ante la CGT. Pero sillón que no hubiera estado vacante 
de no mediar el 19 y 20 de diciembre.

Ahora bien, a muchos de los que hicieron el 19 y 20 de diciembre no les gusta 
el fruto de su movilización. Es como haber soñado con un Adonis bueno como el 
pan e inteligente como Einstein y parir un Quasimodo perverso y tardo de mente. 
Sí, es todo un choque. Y lo comprendo.

Pero ese Quasimodo es lo que podía tener la sociedad argentina en el estado de 
descomposición en que se encontraba. Las asambleas, por ejemplo, no supieron ni 
pudieron sostener o entender a Rodríguez Saá. Y de caer R.S. la opción era de 
hierro: Duhalde o De la Sota. Quieren conocer algo peor que Duhalde? Bueno, De 
la Sota es ese algo peor.

Duhalde aspira, en mi opinión, a desollar la gallina sin que cacaree. Es un 
hombre más bien manso, de costumbres suburbanas y visión relativamente 
burocrática y limitada. Pero -esto es verdad- tuvo la ambición de poder o el 
coraje (o quizás ambos) necesarios para montar el potro en medio del vendaval. 
Cree que se puede salir del vendaval negociando directamente con el 
cúmulonimbo. Así le va a ir. Espera una "ayuda" del FMI que no llega nunca, ni 
llegará, porque el FMI solamente ayuda a los países poderosos.

Pero Duhalde no lo sabe. Repito: no lo sabe, no es que finja no saberlo. No lo 
sabe. Puede aprenderlo, sin embargo, y allí veremos lo que hará. Hasta este 
momento busca negociar con el enemigo de la Patria, porque se aterra ante la 
posibilidad de tener que enfrentarlo. Pero entre tanto la crisis se profundiza, 
la industria se detiene, los desocupados son cada vez más, los jubilados, 
nuestros padres y madres, se mueren por falta de insumos, por hambre, por 
tristeza.

Duhalde teme enfrentar a quien nos asfixia. Pero sabe que no puede mantenerse 
mucho tiempo en esta indefinición. Por ahora, Alberto tiene razón: casi todas 
las medidas que tomó son del más puro corte fondomonetarista (insisto en el 
"casi", pero no viene al caso, estoy dispuesto a conceder un peón en esta 
partida y quitar el "casi"). Pero el futuro no está escrito en el mismo modo 
que lo estaba con Menem o con de la Rúa. Duhalde puede llegar a transformarse 
en lo que Alberto Lapolla dice que ya es, y yo creo que aún no es. También 
puede darnos una buena sorpresa.

Lo más probable es que la sorpresa sea mala, por cierto. Y en eso nadie, creo, 
se engaña en esta lista (quizás haya quien no esté de acuerdo con esto, y me 
gustaría escuchar esa voz). Pero existe una posibilidad de que la sorpresa sea 
buena. Personalmente, creo que leer el "que se vayan todos" como un "que se 
vaya Duhalde, que se vayan los peronistas" es en el fondo ayudar a que la 
sorpresa sea mala (la famosa profecía autocumplida) mientras que leer el "que 
se vayan todos" como un "que se vayan Repsol, Martínez de Hoz, Cavallo y Remes" 
es ayudar a que la sorpresa sea buena.

Esto es lo que -en mi modesta opinión- deberíamos estar discutiendo. No por 
casualidad cuando abrí la lista planteé el debate sobre el carácter social del 
gobierno de Duhalde. Sigue siendo el tema fundamental de nuestra política, pero 
parece que los miembros de R-P no están muy dispuestos a jugar sus opiniones en 
torno al tema.

Los bits no muerden. Qué esperan para largarse todos en vez de seguir la vía de 
la querella personal? Alberto hizo una pregunta, yo la respondí. Cómo sigue la 
cosa ahora?

Néstor Miguel Gorojovsky
gorojovsky en arnet.com.ar

*****************************************************************************

Compañeros del exercito de los Andes. 

...La guerra se la tenemos de hacer del modo que podamos: 
sino tenemos dinero, carne y un pedazo de tabaco no nos 
tiene de faltar: cuando se acaben los vestuarios, nos 
vestiremos con la bayetilla que nos trabajen nuestras mugeres, 
y sino andaremos en pelota como nuestros paisanos los indios: 
seamos libres, y lo demás no importa nada...

Jose de San Martín, 27 de julio de 1819.

*****************************************************************************




Más información sobre la lista de distribución Reconquista-Popular